Academia de la DEA, fábrica de agentes dobles

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Debieron de haber sentido como una patada en el estómago los de la DEA cuando se enteraron que el comandante Iván Reyes Arzate, lacayo de la agencia durante ocho años, tenía una doble vida.

Arzate era cómplice del Cártel de los Beltrán Leyva y, simultáneamente, titular de la Unidad de Investigaciones Sensibles (SIU) de la Policía Federal de México, grupo de élite operacional y de espionaje creado, aprobado y financiado por la DEA.

Reyes Arzate, apodado “La Reina”, se vislumbra como el testigo estrella que puede clavar en la cárcel el resto de su vida a Genaro García Luna. Reyes Arzate hará lo que la DEA ordene. Es parte de su inventario. Aprobó todos los exámenes y polígrafos que le aplicaron, y tomó dos cursos en la Academia de la DEA en Quántico, Virginia. Metodología de captación de inteligencia y corroboración de información confidencial. Tanto impresionó que, en 2008, la DEA lo palomeó para dirigir la SIU bajo el sexenio de Felipe Calderón.

*Este artículo apareció originalmente en Sin Embargo y fue publicado con permiso. Vea el original aquí.

Reyes Arzate sobrevivió el cambio en la presidencia del PAN al PRI. Se entregó voluntariamente a las autoridades estadounidenses en 2017, luego de ser confrontado por agentes de la DEA en México. Se disponía a regresar a México tras cumplir una leve condena en Chicago por filtrar información a los Beltrán Leyva cuando la Corte de Brooklyn en Nueva York, que lleva el caso contra García Luna, lo acusó en enero pasado de haber recibido cientos de miles de dólares del narco mientras era titular de la SIU. Tenía acceso a información “sensible” de ambos gobiernos que luego vendía a los cárteles.

VEA TAMBIÉN: Caso de corrupción opaca victoria diplomática por condena de capo de México en EEUU

Reyes Arzate y García Luna fueron cómplices en el silencio. Conocían sus mutuas componendas secretas con los cárteles desde que trabajaron juntos cuando García Luna dirigía la Agencia Federal de Investigación (AFI) en el Gobierno de Vicente Fox. El beneficio personal que obtenían estaba a la vista del que quisiera ver. Reyes Arzate y cuatro altos mandos de entonces–cuyos nombres me voy a reservar porque dos aún siguen siendo servidores públicos (en la capital y en Guanajuato), y a ninguno ha sido posible contactar–no tenían empacho en lucir prendas de vestir de diseñador y accesorios (plumas MontBlanc, relojes, corbatas y calzado Hermes y Salvatore Ferragamo). Consumo inconsistente con los sueldos que percibían. También abundaban versiones de propiedades de residencias y autos de lujo, aunque no los llevaban al trabajo. Se desplazaban en camionetas suburban blindadas con policías federales a bordo en calidad de guardaespaldas.

Por encima de Reyes Arzate en la SIU estaban Ramón Eduardo Pequeño, ex titular de la División Antidrogas de la SSP y el secretario García Luna, quien mantenía el contacto directo con Calderón. Las oficinas de la SIU se localizaban en la calle Naranjales 80, Colonia Las Campañas, Alcaldía Coyoacán.

Reyes Arzate era enlace entre el cártel de los Beltrán Leyva y la Policía Federal. Los jefes superiores solían colocar a personal de su confianza para que fueran ellos los que dieran la cara en las reuniones con los capos en las que se daba el intercambio ya sea de información o de seguridad por dinero. De esa manera los altos mandos no se veían involucrados de manera directa. Para Reyes Arzate el cargo de jefe de la SIU implicaba intrínsecamente asumir las actividades delictivas en representación de las personas que le dieron el puesto.

Los voluminosos bultos de dinero para el pago de los jefes policiacos los narcos los dejaban a bordo de vehículos cuyas llaves entregaban a los emisarios en lugares públicos. Si los mandos tenían que verse cara a cara con los capos lo hacían en restaurantes que mandaban cerrar para que no hubiera testigos.

La Fiscalía en Nueva York tiene en su posesión grabaciones comprometedoras para García Luna. ¿Conversaciones entre Reyes Arzate con los Beltrán Leyva, Pequeño y García Luna e incluso de este con Calderón? Solo los estadounidenses saben. Las infiltraciones de los equipos telefónicos en los altos niveles del Gobierno mexicano las hacían agentes de sus dependencias en México y/o en Estados Unidos. Conversaciones, mensajes, fotos, videos, correos electrónicos. La Fiscalía debe tener bien amarrados los casos contra García Luna y Reyes Arzate.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de la OBL

La infraestructura de las agencias estadounidenses en México superaba la de las dependencias mexicanas. Tenían carta abierta para operar y acceso a información ilimitada de bases de datos mexicanas. La llamada Iniciativa Mérida expandió y fortaleció su capacidad operativa en México. Parte de tener bases de operaciones en los diferentes estados del país era poder clonar, intervenir los teléfonos celulares y obtener ubicaciones satelitales de los equipos telefónicos.

Los “güeros” o los “primos”, cómo se conoce a los agentes de la DEA en México, siempre llevaban la batuta. La SIU hacía las detenciones, los allanamientos y cateos de inmuebles que la DEA dictaba. Tres presidentes consecutivos–Fox, Calderón y Peña Nieto–dieron órdenes de que los agentes de la DEA, el FBI, la CIA y el ICE, operaran en México con toda libertad.

Para decirlo sin disimulo: los policías mexicanos de la SIU eran achichincles de la DEA. Cuando no los tenían interviniendo teléfonos, los tenían en el campo corroborando pistas de sus informantes que seguido resultaban falsas. No era un trato entre iguales sino de subordinación y desconfianza. Muchos policías resentían la humillante sumisión a los prepotentes agentes de la DEA y el amplio campo de acción que García Luna les daba bajo órdenes de Calderón. Pero callaban. Cumplían órdenes. Eran soldados de a pie.

En habitaciones alquiladas por la DEA en el Hotel Holliday Inn sobre Reforma y Sheraton María Isabel, próximo a la Embajada de Estados Unidos, los policías mexicanos esperaban su turno en el lobby. Eran escoltados a una habitación donde un oficial, un traductor y un técnico de la DEA les aplicaban individualmente la prueba del polígrafo. Filtro ineludible para los cursos de cinco semanas en Quántico.

Resulta inverosímil en ese contexto de excesiva permisividad que las autoridades mexicanas sigan mintiendo que los agentes de la DEA en México andan desarmados. Lo cierto es que no dan paso sin sus pistolas cortas GLOCK, de fabricación estadounidense. Las ocultan conspicuamente entre el cinturón y el pantalón bajo la chaqueta.

A lo largo de más de dos décadas, la DEA ha capacitado por encima de dos mil mexicanos. Foto: Especial

Es posible que también los altos mandos resintieran la violación a la soberanía de México por parte de la DEA. ¿García Luna y Reyes Arzate encontraron solaz en traicionar la presunta confianza que sus amos habían depositado en ellos coludiéndose con los capos? ¿O fue la corrupción lo que los motivó?

Creada en medio de la guerra a las drogas, la SIU inició operaciones en 1987 en países donde el poder de las drogas había corrompido a los gobiernos: México, Colombia, Brasil, Bolivia, Ecuador, Guatemala, Perú, República Dominicana, Pakistán, Tailandia y Uzbekistán. En 1997, bajo el gobierno de Ernesto Zedillo, la DEA entrenó a la primera generación de policías mexicanos. En 2007, 187 mexicanos habían tomado los cursos de la DEA. En 2017, se graduó la clase 94. La Academia de la DEA en Quántico no respondió pedidos sobre la lista de ex alumnos mexicanos.

En el sexenio de Fox, la DEA montó las llamadas “casas de seguridad” en Tijuana, Hermosillo, Culiacán, Mazatlán, Guadalajara, Monterrey y la Ciudad de México. En ellas se alojaban policías de la SIU que eran desplegados al interior del país para corroborar pistas dictadas por la DEA. La DEA pagaba la renta, la electricidad, el agua, teléfono y daba a los encargados de esas casas dinero para despensa. Los policías eran reembolsados por la DEA si presentaban facturas verificadas. Lo único que la DEA no pagaba eran sus sueldos. Las “bases” fueron clausuradas por Calderón bajo sospechas de malversación de fondos.

Casi todos, si no es que todos los que ocuparon puestos de titularidad y direcciones en el área antidrogas y en la SIU en los gobiernos de Fox, Calderón y Peña Nieto pasaron por la fábrica de agentes doble de la DEA. Son los mismos que a lo largo de los años han sido vinculados o sospechados de tener lealtades divididas con los narcos. Siguen incrustados en instituciones de seguridad, ya sea en el ámbito privado o estatal.

A lo largo de más de dos décadas, la DEA ha capacitado por encima de dos mil mexicanos, ha operado casas clandestinas en todo el país, infiltrado cárteles, plantado informantes en los gobiernos, dando órdenes de cateo, dirigido y codirigido operativos armados contra criminales de gran calado (Beltrán Leyva, La Barbie, Ye Gon, La Familia Michoacana, “El Gus” Rivera Martínez), interferido comunicaciones, grabado conversaciones y filmado reuniones secretas. El costo a la soberanía y a la dignidad de México de la insidiosa intervención de la DEA es inconmensurable.

Anotación: Esta columna se basa en información de primera mano de una fuente confidencial que protagonizó y atestiguó los hechos aquí narrados y a quien entrevisté por más de dos horas. Pidió permanecer en el anonimato

*Este artículo apareció originalmente en Sin Embargo y fue publicado con permiso. Vea el original aquí.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn