Aliado del Cartel de Sinaloa Toma el Control de una Región Clave al Norte de México

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Aliados del Cartel de Sinaloa están en proceso de expulsar a sus rivales de una región clave al norte de México, preparando el escenario para nuevas ganancias para la organización de Joaquín “El Chapo” Guzmán, a medida que los Zetas, sus debilitados rivales, pierden terreno.

En el estado de Durango, el grupo vinculado al Cartel de Sinaloa conocido como Los Cabrera ha tomado el control de Gómez Palacio y Lerdo -dos ciudades fronterizas en el área metropolitana conocida como La Laguna-, según informes de Proceso. El grupo también ha hecho incursiones en una tercera ciudad de La Laguna, Torreón, que limita con Gómez Palacio al otro lado de la frontera del estado de Coahuila.

Los avances de Los Cabrera se dan a expensas de Los Dannys, un grupo local también conocido como el Cartel de Occidente y que ha dominado Gómez Palacio y Lerdo, y los Zetas, quienes habían controlado Torreón durante la mayor parte de los últimos cinco años. Los Dannys, un grupo extremadamente violento y sospechoso de cometer varios ataques contra los medios de comunicación locales, han sufrido una serie de detenciones en los últimos meses, incluyendo la de su principal líder, lo cual los ha dejado vulnerables a la incursión de los Cabrera.

Los Zetas, por su parte, ya devastados por años de luchas internas, arrestos y desgastados por los enfrentamientos contra sus rivales, habían reducido su presencia en Torreón, incluso antes del arresto de Miguel Ángel Treviño, alias “Z40”, en el mes pasado; abriendo una ventana de oportunidad para los agentes locales del Cartel de Sinaloa.

Análisis de InSight Crime

Gómez Palacio, Torreón y Lerdo colectivamente constituyen una de las diez metrópolis más grandes de México: La Laguna. La zona es un importante centro de tránsito, con importantes pasos fronterizos hacia Juárez, Reynosa y Nuevo Laredo, que se encuentran a entre cinco y nueve horas de distancia.

Desde hace varios años, La Laguna ha marcado una línea divisoria en el conflicto más duradero del país, con los Zetas controlando Torreón junto con el resto de Coahuila, y el Cartel de Sinaloa ejerciendo más influencia en la frontera con Durango. Como consecuencia de ello, la región, que fue inusualmente tranquila hace cinco años, para ser una ciudad del norte, se ha convertido en una de las más caóticas de México. Según el Consejo Ciudadano Para La Seguridad Pública y la Justicia Penal, una organización no gubernamental local, en 2012, Lerdo, Torreón y Gómez Palacio fueron la segunda, quinta y vigésimo quinta ciudades más violentas de México, respectivamente [Lea el informe completo en pdf].

Un cambio en el control del hampa local a menudo explica una ola de violencia, pero en el caso de La Laguna, lo contrario puede ser cierto. El retiro de los Zetas elimina un motor de violencia a largo plazo, y puede permitir a los Cabrera consolidar su control sobre toda la zona.

Además, tanto los Zetas como los Dannys tenían la reputación de cometer actos desafiantes de violencia, mientras que un funcionario del gobierno citado por Proceso dijo que los Cabrera operan con un perfil más bajo. La ascensión de un grupo menos agresivo podría significar el retorno a la calma, por la cual era conocida anteriormente La Laguna, aunque ese resultado depende de que los Cabrera mantengan el control del territorio y su red de alianzas.

El reducido papel de los Zetas en Torreón también podría ser un presagio para el futuro del grupo, ya que los dos principales líderes de los Zetas han sido retirados de la escena en el último año (el anterior jefe Heriberto Lazcano, alias “Z3”, fue asesinado en un tiroteo con la Infantería de Marina de México en octubre). Tras la detención de Treviño, el grupo publicó mensajes en todo el país diciendo que un plan de sucesión había sido implementado y que el grupo estaba en buenas manos. Es difícil saber si esa afirmación es cierta, pero entregar una ciudad de gran importancia estratégica, la cual el grupo había logrado mantener en medio de una creciente ola de violencia por cinco años, es un paso inusual hacia atrás de un grupo que ha sido persistentemente agresivo.

La Laguna también demuestra el grado en el que los grupos locales, y no sólo los famosos capos como Joaquín “El Chapo” Guzmán, juegan un papel importante en el mundo criminal de México. Aunque en gran parte desconocidos, los Dannys fueron los autores de varios incidentes notorios, y demostraron ser capaces de repeler cualquier intento por parte de los Zetas de moverse hacia Gómez Palacio. Cuando se desvaneció, el dominio local pasó a manos de otro grupo local: los Cabrera. En otras palabras, dos de los recientes protagonistas más importantes en una de las ciudades más violentas de México son prácticamente desconocidos para el público general.

El dominio de grupos más pequeños como estos es a menudo un indicio de la inestabilidad en una región determinada, desde Acapulco hasta Juárez. Por otra parte, aunque los Cabrera sirven actualmente como representantes locales del Cartel de Sinaloa, eso no quiere decir que van a permanecer en buenos términos indefinidamente. La historia reciente del Cartel de Sinaloa está llena de ejemplos de aliados y afiliados que se separan. Tal fue el caso de la Organización de los Beltrán Leyva, y con Gente Nueva, entre muchos otros. Si la historia se repite en La Laguna, cualquier promesa de un dividendo de paz puede ser de corta duración

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn