Capo de República Dominicana en la mira de las autoridades

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El principal narcotraficante de República Dominicana, quien se inició como un microtraficante, llegó a dirigir una estructura entre cuyos colaboradores había atletas profesionales, funcionarios del gobierno y de las fuerzas de seguridad, así como un cartel mexicano. Pero sus hazañas han alertado a las autoridades estadounidenses, y han vuelto a llamar la atención sobre el papel del país caribeño en el tráfico de drogas.

César Emilio Peralta, alias “El Abusador”, se encuentra prófugo después de que las autoridades dominicanas anunciaran que habían desmantelado una de las “redes de narcotráfico más importantes del Caribe, Estados Unidos y República Dominicana”.

Entre las más de dos docenas de personas detenidas se encontraban tres de los principales miembros de la supuesta organización narcotraficante de Peralta: Baltazar Mesa, alias “Baltazar” o “El Maestro”; José Jesús Tapia Pérez, alias “Bola Negra”, “Boludo” o “Juan Carlos López”; y Sergio Gómez Díaz, alias “Sergio René Gómez Díaz”.

Los exjugadores de beisbol de las Grandes Ligas (Major League Baseball, MLB por sus siglas en inglés) Octavio Dotel y Luis Castillo también fueron acusados de tener vínculos con las actividades de narcotráfico y lavado de dinero de Peralta. Castillo ha negado que haya incurrido en malas conductas, según dijo su abogado a Associated Press.

      VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre República Dominicana

Por su parte, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos añadió a Peralta, a miembros de su organización narcotraficante y a sus empresas a su “Lista Clinton” o Kingpin list, en inglés.

Según las autoridades, Peralta —conocido como el “rey de la cocaína”— y su grupo operaban desde su base en la capital, Santo Domingo, donde lavaban dinero de la droga usando clubes nocturnos de Peralta o controlados por él.

“Cesar Emilio Peralta y su organización criminal han utilizado la violencia y la corrupción en República Dominicana para traficar toneladas de cocaína y opioides a Estados Unidos y Europa. El Departamento del Tesoro va a ir tras estos capos de la droga dominicanos”, dijo Sigal Mandelker, subsecretaria de Estados Unidos para Terrorismo e Inteligencia Financiera.

Análisis de InSight Crime

La creciente importancia de Venezuela como centro regional de cocaína y el aumento de los programas antidrogas respaldados por Estados Unidos en México y Centroamérica han llevado a un resurgimiento de la ruta de tráfico del Caribe, lo cual ha permitido el surgimiento de figuras como Peralta.

Mucho antes de que se convirtiera en el gran narcotraficante que según las autoridades es actualmente Peralta, el hombre, de 44 años de edad, se dedicaba a recoger los pasajes de un servicio de autobuses locales, según informes de medios locales.

Hace una década, Peralta era un pequeño distribuidor ambulante. Pero el arresto gradual de los principales traficantes de República Dominicana fue allanando el camino para que él ascendiera en los rangos, según dice el exdirector del organismo antidrogas del país, Rolando Rosado Mateo, en un informe de Univisión.

Las autoridades estadounidenses han relacionado a Peralta con cargamentos de cocaína que suman al menos 1.120 kilogramos, que fueron introducidos ilegalmente a Puerto Rico y Estados Unidos entre 2008 y 2017, según detalla su orden de extradición, reseñada por Listín Diario. En una grabación obtenida por las autoridades, Peralta describe cómo traficaba a Puerto Rico 20 kilos de cocaína semanalmente en avión.

Según el fiscal general de República Dominicana, Jean Alain Rodríguez, el Cartel del Golfo, uno de los grupos de crimen organizado más antiguos y poderosos de México, le suministraba a la organización de Peralta cocaína y medicamentos de prescripción, como oxicodona y fentanilo, un mortal opioide sintético.

Según Univisión, el grupo luego traficaba las drogas a Estados Unidos. Las relaciones entre grupos criminales de México y República Dominicana se han fortalecido en los últimos años, lo que ha permitido que figuras como Peralta estén ahora en la mira de las autoridades estadounidenses.

      VEA TAMBIÉN: República Dominicana y Venezuela: Tráfico de cocaína por el Caribe

Tradicionalmente, la corrupción entre los más altos rangos de las fuerzas de seguridad y funcionarios del gobierno de República Dominicana ha ayudado a actores criminales como Peralta a llevar a cabo sus operaciones y a evadir la captura. El presunto capo ha sido arrestado al menos dos veces por cargos relacionados con drogas, pero ha sido liberado por las autoridades a pesar de las claras evidencias de sus crímenes.

A la vez que aumentaba sus riquezas, Peralta era empresario de clubes nocturnos, y poseía varios clubes que utilizaba para blanquear dinero del tráfico de sexo y estupefacientes.

Antes de huir, Peralta no dudaba en alardear de sus riquezas en las redes sociales. Según Univisión, en un video de WhatsApp, Peralta muestra una colección de por lo menos doce relojes de lujo, cada uno de los cuales cuesta entre US$10.000 y US$500.000. También supuestamente posee varias propiedades suntuosas, así como yates y autos de lujo, incluyendo un Ferrari y un Mercedes Benz.

La esposa de Peralta, Marisol Mercedes Franco, tiene vínculos con la clase política de República Dominicana. Es hermana de Berlinesa Franco, actual directora ejecutiva del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), y al parecer es cercana al presidente Danilo Medina, según Univisión.

El suegro de Peralta también es muy conocido en República Dominicana. Franklin Franco fue presuntamente un reconocido narcotraficante en la década de los ochenta y es considerado por algunos como el primer gran traficante del país. Supuestamente asistió al cumpleaños de Peralta el año pasado, según un informe de la periodista Nuria Piera.

Con los años, República Dominicana se ha convertido en un punto de tránsito clave en el comercio internacional de drogas. Según un informe de 2019 del Departamento de Estado de Estados Unidos, las autoridades estadounidenses estiman que 90 por ciento de la cocaína transitando por el Caribe* y dirigida a los mercados de América del Norte y Europa pasa por República Dominicana en algún momento de la cadena de tráfico.

Falta ver lo que la atención que se le está prestando a Peralta y a su organización narcotraficante significará para la dinámica criminal en el Caribe. Por el momento, Peralta y varios líderes de su grupo continúan evadiendo la justicia.

*Este artículo ha sido actualizado para aclarar la cantidad de cocaína en tránsito por el Caribe que las autoridades estadounidenses estiman que pasa por la República Dominicana.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn