Captura de Narcotraficante Resalta las Alianzas Cambiantes en las Pandillas Colombianas

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El arresto del líder de la banda colombiana los Paisas revela las dinámicas del conflicto de la droga, en el que las pandillas cambian constantement sus nombres y alianzas en el mundo del narcotráfico.

La policía anunció el arresto de Germán Bustos Alarcón, alias “El Puma”, uno de los criminales más buscados del departamento colombiano de Antioquia, por quien se ofrecía una recompensa de 250 millones de pesos (unos US$140.000) por información de su paradero. En 2011, fue acusado por una corte estadounidense del Distrito Sur de Florida por narcotráfico, al lado de figuras poderosas como Diego Pérez Henao, el líder capturado de los Rastrojos. Esto fue parte de la primera serie de acusaciones formuladas por la única unidad de acusaciones de Estados Unidos que tiene por objetivo a los grupos narcotraficantes colombianos, conocidos como bandas criminales (o BACRIM).

El Puma fue arrestado en la región conocida como Bajo Cauca, el centro de operaciones de los Paisas y una de las áreas más fuertemente disputadas por los grupos del crimen organizado en Colombia. Gran parte del área fue otrora controlada por facciones de la federación paramilitar conocida como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Pero, luego de su desmovilización en 2006, el Bajo Cauca se convirtió en el campo de batalla entre los grupos compuestos por exparamilitares, a los que el gobierno decidió nombrar como BACRIM. Casi todas las BACRIM de Colombia –los Urabeños, los Rastrojos, los Paisas, y en alguna medida, la Oficina de Envigado– tienen presencia en el Bajo Cauca.

Análisis de InSight Crime

De muchas formas, el caso del Puma es representativo del tipo de actores criminales que encabezan el conflicto colombiano. Él fue capaz de trabajar de manera ininterrumpida en las diferentes generaciones de los grupos criminales colombianos, cambiando lealtades en numerosas ocasiones.

Puma empezó como un mando medio en el Bloque Mineros de las AUC, bajo el control del líder paramilitar Ramiro “El Cuco” Vanoy. Fue uno de los 2.789 paramilitares que se desmovilizaron de este bloque en 2006.

No obstante, Puma nunca dejó el narcotráfico, igual que cientos de otros paramilitares de los mandos medios que pasaron por el proceso de desmovilización, para luego establecer nuevas organizaciones criminales con diferentes nombres. Junto con exmiembros del Bloque Mineros, se enlistó en los Paisas, una organización dedicada al tráfico de cocaína en el Bajo Cauca. Este reciclaje de exparamilitares de las AUC en las BACRIM es uno de los principales conductores del conflicto de las drogas en Colombia.

Los Paisas lucharon una guerra sangrienta con los Rastrojos y los Urabeños en el Bajo Cauca entre 2008 y 2010. Este conflicto es, de igual forma, representativo de cómo la guerra de la droga en Colombia es combatida ahora entre grupos de neoparamilitares. Este conflicto involucra muchos exmandos medios de las AUC que nunca se desmovilizaron por completo, quienes constantemente cambian sus lealtades entre grupos rivales. Por ejemplo, entre 2008 y 2010, los Paisas lucharon en contra de los Urabeños en el Bajo Cauca donde eran aliados de los Rastrojos. Pero, luego de la muerte del líder Paisa, César Augusto Torres Luján, alias “Mono Vides”, en octubre de 2010, los Paisas cambiaron de bando y trabajaron con los Urabeños en el Bajo Cauca. Sin embargo, estas alianzas fuertemente regionalizadas no son obligatoriamente ejecutadas a nivel nacional, como sí sucedía en la época de las AUC.

Aún así, con la captura del Puma, los Paisas pueden contar con Rafael Álvarez Piñeda, alias “Chepe”, otro miembro desmovilizado del Bloque Mineros, para mantener al grupo cohesionado. Mientras que la muerte de Mono Vides, aparentemente tuvo el efecto de dar un vuelco de 180 grados a las dinámicas del Bajo Cauca, es poco probable que la salida del Puma cause un cambio similar en la relación de los Paisas con los Urabeños, más aún, si los Urabeños parecen estar convirtiéndose en la más poderosa red de narcotraficantes de Colombia.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn