SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Pese a que la presencia del poderoso Cartel de Jalisco en Ciudad de México se ha desestimado por largo tiempo, una serie de hechos recientes demuestran que de nada sirve negarla.

En las últimas semanas, se han presentado indicios de que el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) está expandiendo su presencia en la capital mexicana, en gran medida por medio de alianzas con la Fuerza Anti-Unión para enfrentar a la agrupación criminal más grande de la ciudad, La Unión Tepito.

El 3 de octubre, un tiroteo en la alcaldía de Azcapotzalco, Ciudad de México, dejó 6 muertos y 4 heridos, y uno de los perpetradores detenidos declaró a la policía que fueron contratados por el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para atacar a expendedores de narcóticos de una banda rival, según informó El Universal.

VEA TAMBIÉN: ¿Por qué el Cartel de Jalisco no domina México?

A comienzos de octubre en un operativo realizado en el mercado mayorista conocido como la Central de Abastos de Ciudad de México se hallaron túneles usados para mover narcóticos y armas. Los delegados de gobierno de la ciudad afirmaron que estas eran propiedad de la Fuerza Anti-Unión Tepito y que el CJNG les proveía armamento.

Las respuestas de los representantes de gobierno sobre el CJNG han sido contradictorias. El 18 de septiembre, el secretario de seguridad Alfonso Durazo Montaño afirmó que el CJNG había estado haciendo incursiones en Ciudad de México y que mantenía “frágiles” acuerdos con las pandillas locales.

Pero a comienzos de septiembre el secretario de seguridad ciudadana de Ciudad de México, Omar García Harfuch, afirmó que el CJNG no tenía presencia importante en la capital y que las pandillas locales, como la Unión Tepito y su enemigo la Fuerza Anti-Unión, se habían fragmentado en “células atomizadas”. Más recientemente, el funcionario identificó incluso a 14 grupos criminales activos en la capital, sin contar al CJNG.

Los comentarios de García Harfuch se conocen pocos meses después de que fuera blanco de un intento de asesinato el 26 de junio, cuando el CJNG disparó contra el vehículo en que se movilizaba, dándole tres tiros y asesinando a sus guardaespaldas y a una transeúnte.

Análisis de InSight Crime

El gobierno de Ciudad de México está apegado a la vieja narrativa de que la capital sigue siendo un bastión seguro, libre de carteles.

Pero esta versión queda desmentida por un sinfín de noticias de los medios: que el CJNG abastece a los microtraficantes en 9 de las 16 alcaldías de Ciudad de México, que integrantes del CJNG extorsionan directamente a negocios del Centro Histórico y que el nuevo jefe de la Fuerza Anti-Unión presuntamente tiene fuertes nexos con el CJNG.

La consolidación de una base de poder en Ciudad de México supondría un paso para el grupo, y lo llevaría más cerca de tener presencia en cada rincón del país.

VEA TAMBIÉN: Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG)

Según Óscar Balderas, periodista mexicano experto en crimen organizado, la capital tiene atractivos evidentes para el CJNG: “desde aquí se controla la logística de todo el país […] se tiene el Centro Histórico, que es la zona de comercio itinerante más rica de toda Latinoamérica, el aeropuerto más importante de Latinoamérica para el narcotráfico y la trata de personas, hay centros financieros en los que puede blanquearse dinero”, comentó a InSight Crime.

El CJNG es, por hoy, la mayor amenaza criminal de México y ha sido clasificada por la DEA como la tercera organización criminal más peligrosa del mundo; su entrada a la capital era completamente predecible.

Pero es más difícil identificar con precisión cuándo ocurrió esto. Se sospecha que ha habido nexos entre el CJNG y la Fuerza Anti-Unión por lo menos desde 2017, cuando se conoció la primera alerta del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi).

Esa estrategia de “divide y vencerás” ha funcionado en otros lugares. Su éxito en todo México puede atribuirse en parte a su táctica común de crear alianzas con los grupos locales, como sucedió en Tamaulipas con Los Metros o en Tijuana, con remanentes de la Organización Arellano Félix, quienes se han reencauchado como el Cartel de Tijuana Nueva Generación (CTNG).

Desplazar a la Unión Tepito, sin embargo, no será tarea fácil. Para hacerlo, el CJNG “debe romper los profundos nexos, incluso familiares, de La Unión Tepito con el centro de Ciudad de México […] Sus únicas alternativas serían “comprar” lealtades, y el CJNG tiene dinero de sobra para hacerlo, u obligarlos a irse con violencia”, explicó Balderas. Pero también indicó que una estrategia violenta bien podría provocar una respuesta firme de las autoridades y arruinar una de las ventajas más importantes de Ciudad de México: “la capacidad de pasar desapercibido mientras se controlan algunos de los negocios criminales más rentables del país”.

Fotografía: Associated Press

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn