¿Estuvieron los Beltrán Leyva Detrás del Ataque a Agentes de la CIA en México?

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El reciente tiroteo que involucró agentes de la CIA y agentes de la policía federal de México, pudo haber sido un intento de asesinato por parte de grupos del crimen organizado, según un agente estadounidense que habló con Associated Press, mientras las autoridades mexicanas por su parte investigan si la Organización Beltrán Leyva están detrás del ataque.

Associated Press habló con un funcionario estadounidense que cuenta con información de la investigación y dijo que el ataque de agosto parece haber sido una operación planeada. “Es una operación de tipo ‘queremos matara a las personas de ese vehículo’, no una de tipo ‘Uy! Tenemos a las personas equivocadas’”. El funcionario dijo que hay gran cantidad de evidencia circunstancial que los agentes que llevaron a cabo el ataque están vinculados al crimen organizado.

El 2 de octubre, un oficial mexicano le dijo a AP que los fiscales estaban investigando si los 12 policías federales involucrados en el incidente tenían vínculos con la Organización Beltrán Leyva (OBL). Dos agentes de la CIA, estaban en el vehículo con un capitán de la armada mexicana en el estado de Morelos, en el centro de México, el 24 de agosto cuando fueron obligados a parar por agentes de la policía federal, que empezaron a disparar. Ellos intentaron alejarse, pero fueron perseguidos por otros tres vehículos sin placas que llevaban oficiales federales, ninguno de los cuales se encontraba en uniforme. Los dos agentes estadounidenses resultaron heridos.

El gobierno mexicano estableció luego del ataque, que la policía pudo haber confundido a los ocupantes del vehículo por unos sospechosos de un caso local de secuestro.

Según el oficial mexicano que hablo con AP, la teoría de que los Beltrán Leyva están detrás del ataque es que los vigilantes de la organización habían visto el carro pasar por el área en numerosas ocasiones y creyeron que los pasajeros se encontraban involucrados en investigaciones oficiales a la BLO. Según declaró el oficial, posiblemente no sabían que los pasajeros eran ciudadanos estadounidenses.

Análisis InSight Crime

El reporte de AP aparece cuatro días después de que La Jornada reportara que oficiales estadounidenses creyeran que la OBL podría estar detrás del ataque, pero que no se conocían sus motivos. Fuentes del ejército mexicano que hablaron con el diario establecieron que si la OBL estaba involucrada, una venganza no podría descartarse como el motivo. Los agentes de la CIA que resultaron heridos venían trabajando con la armada mexicana durante más de tres años, según las fuentes, y es bien conocido el papel de Estados Unidos en la muerte del líder de la OBL, Arturo Beltrán Leyva, en diciembre de 2009.

Pese a que la OBL tiene historial de infiltración oficial en los más altos niveles –el ex zar de la droga mexicano Noé Ramírez, fue arrestado en 2008 por ser parte de la nómina del cartel, y cuatro altos mandos del ejército fueron detenidos este año por presuntamente haber colaborado con el grupo– la organización se ha visto fuertemente debilitado en años recientes. La OBL rompió su alianza con el Cartel de Sinaloa en 2008, lo que llevó a una batalla sangrienta. Es más, desde la muerte de Arturo Beltrán Leyva han perdido numerosos comandantes de alto nivel, incluyendo a Édgar Valdéz Villareal, alias “La Barbie”, y Sergio Villareal, alias “El Grande”.

Dado el declive del grupo, vale la pena cuestionar si tienen el poder de llevar a cabo un golpe tan audaz. No obstante, hay factores que hacen esto posible. Morelos es uno de los fortines de la OBL y la organización ha forjado alianzas con los poderosos Zetas. A pesar de ser la principal agencia de orden público del país, siendo menos corrupta que sus contrapartes estatales y municipales, la policía federal no es inmune a la infiltración criminal. El diez por ciento de la fuerza fue dada de baja hace dos años, por fallar en pruebas que buscan detectar la corrupción, y un tiroteo en el aeropuerto internacional de Ciudad de México entre policías federales en julio demuestra que la narco-corrupción es aún un problema. Es posible que los oficiales federales implicados en el tiroteo con la CIA estuvieran trabajando con un grupo criminal, especialmente si se tiene en cuenta que no tenían uniformes y manejaban vehículos sin placas.

El gobierno mexicano se ha rehusado a especular en la teoría del crimen organizado, citando el hecho de que es una investigación que se encuentra en proceso. El último round de declaraciones, además de las hechas luego del ataque por oficiales de la armada anónimos que establecieron que fue intencional, ejercerá más presión sobre las autoridades.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn