Fútbol y seguridad en Brasil: Crimen organizado en Manaus

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Los equipos de fútbol de Inglaterra y Estados Unidos están listos para los jugar partidos de la Copa Mundial en la húmeda ciudad de Manaos, en el Amazonas, al norte de Brasil, donde dos infames bandas de narcotraficantes están luchando por el control de las rutas de tráfico de cocaína.

Antes de la Copa Mundial, la agencia de noticias privada Southern Pulse ha producido una serie de informes sobre las ciudades brasileñas que serán sedes del torneo, examinando la presencia del crimen organizado, las dinámicas de seguridad y evaluando los riesgos. Los extractos tomados de su informe de seguridad en Manaus examinan la amenaza del crimen organizado. El informe completo está disponible para su compra aquí.

En honor a la Copa Mundial, InSight Crime relata cómo se entrelazan el fútbol y el crimen organizado. Vea otras historias aquí

Manaus es el centro de todo lo que uno podría esperar de un centro de transporte, abarcando tanto mercancía lícita como ilícita. La ciudad es el hogar de fábricas que ensamblan televisores, motocicletas, teléfonos celulares y otros productos, todos adquiribles con incentivos fiscales en la ciudad. Manaus también es el principal centro de transporte para una red de traficantes de drogas que comienza en Colombia y Perú, y envía el producto hacia Europa, así como a otras partes de Brasil.

[…]

Dos grandes grupos se disputan el control del ambiente criminal de Manaus: el Primer Comando Capital (PCC), que según fuentes del SPC tiene vínculos con la policía federal, está entrando por la fuerza en el estado de Roraima, al norte, y la Familia del Norte (FDN).

El PCC es una organización criminal de nivel uno, con sede en São Paulo, y con influencia en todo Brasil. Ellos son la organización criminal dominante en el sistema penitenciario brasileño, especialmente en São Paulo, y tienen vínculos con una amplia red de criminales con espíritu emprendedor. En Manaus, el PCC mantiene un control parcial sobre ciertas prisiones como el Instituto Penal Antônio Trindade (Ipat), y compite con la FDN por el control de la ciudad. La manifestación más visible de su rivalidad se produce cuando utilizan los motines en las cárceles para atacarse mutuamente. El PCC sabe que el control sobre el sistema penitenciario les da ventaja sobre sus rivales en el manejo del entorno criminal de la ciudad. Por su parte, la FDN busca mantener su punto de apoyo y activamente persigue a los líderes del PCC en las calles de Manaus.

VEA TAMBIÉN: Perfil de Primer Comando Capital

La FDN es una organización criminal de nivel dos, formada bajo la tutoría del Comando Vermelho (CV), un grupo de nivel uno. Tres hombres lideran la FDN: Roberto Fernandes, conocido como Zé Roberto da Compensa; Gelson Carnaúba; y João Pinto Carioca, alias João Branco. Los dos primeros están cumpliendo sentencias en la cárcel, en la Prisión Federal Catanduvas, mientras que João Branco está cumpliendo su sentencia en el Complexo Penitenciário Anísio Jobim (Compaj), en Manaus. Su encarcelamiento no impide su gobierno sobre las operaciones de la FDN, fuera de los muros de la prisión.

La FDN se organiza dividiendo territorialmente a Manaus, para así evitar el conflicto y gobernar de una mejor forma el hampa de la ciudad. Su asociación con el CV comenzó a principios de 2000, cuando los traficantes de drogas de la Amazonía, en una prisión federal de Mato Grosso, se contactaron con Fernandinho Beira-Mar (un hombre fuerte del CV), quien estaba cumpliendo su condena en el mismo lugar. Los familiares de los internos que vivían en la ciudad donde se encontraba la prisión, comenzaron a intercambiar información, realizando transferencia de tecnología criminal con los familiares de los internos de la Amazonia.

Mientras tanto, el CV establece activamente una base de operaciones en Manaus para apoyar sus importaciones de drogas y armas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la insurgencia colombiana profundamente involucrada en el tráfico de drogas. Como parte de su relación con el CV, la FDN está resistiendo la invasión del PCC, utilizando su dominio local para resistir al grupo forastero.

VEA TAMBIÉN: Perfil de Comando Vermelho

Parte del poder de la FDN se origina en el sistema penitenciario del estado de Amazonas, que controla con pocas excepciones (como el Ipat), pero otra parte se origina en su control territorial sobre la distribución y venta de drogas al por menor a lo largo de Manaus y, más ampliamente, en gran parte del norte de Brasil. Dos de los jefes de la FDN, Zé Roberto da Compensa y João Branco, están a cargo de dos de las principales áreas problemáticas de la ciudad, el barrio Compensa (cerca del puente Río Negro y en la orilla de Río Negro) y Mauazinho (otro barrio ubicado en la costa, en la Zona Este de Manaus). Desde estos lugares, el grupo controla la distribución por toda la ciudad para grupos criminales locales de nivel tres, y opera centros de venta de drogas al por menor en la zona norte de la ciudad, como Cidade Nova.

Como Southern Pulse ha observado en otros países de Latinoamérica, los grupos criminales de nivel tres tienden a cometer actos de violencia registrados a nivel callejero, en toda la ciudad. Estos grupos son indistinguibles, se mezclan con la población de la ciudad, y no atraen la atención especial de los medios de comunicación de forma individual, a excepción de las redadas policiales. Principalmente, estas son operaciones muy pequeñas.

En Manaus, los analistas de seguridad pública vinculan aproximadamente el 70 por ciento de los homicidios con el tráfico a pequeña escala, la mayoría de los cuales se producen debido a guerras territoriales entre estos grupos de nivel tres, los cuales se disputan los puntos de venta y realizan ejecuciones para liquidar las deudas contraídas por los consumidores. Múltiples fuentes de Southern Pulse, conectados a la policía, los medios de comunicación locales y políticos de seguridad pública designados indicaron que el tráfico de drogas conduce la mayor parte del crimen en Manaus porque alimenta las ventas al por menor y los ciclos de consumo de la violencia inherente al tercer nivel de la actividad.

[…]

Los visitantes deben ser conscientes de esto, pero no tener miedo de la ciudad y su dinámica. La cultura popular describe a los residentes de la ciudad -Manauaras- como amigables y tranquilos. Aunque ocurren hurtos y robos, no son más frecuentes que en cualquier gran ciudad. Por excelencia, Manaus es la metrópoli del norte de Brasil.

*Extractos fueron publicados con permiso de Southern Pulse. El informe completo está disponible aquí. 

En honor a la Copa Mundial, InSight Crime relata cómo se entrelazan el fútbol y el crimen organizado. Vea otras historias aquí.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+