Gobierno de México resta importancia a las acusaciones de una masacre perpetrada por el ejército

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las autoridades de Perú han dicho que las dos empresas, cuyos envíos de carbón resultaron contener toneladas de cocaína, habían sido establecidas como fachadas por traficantes de droga mexicanos; un modus operandi que sugiere la participación del Cartel de Sinaloa.

Las autoridades peruanas todavía están contando la cantidad de cocaína oculta entre los envíos de carbón incautados el 25 de agosto –hasta ahora se han encontrado seis toneladas- aunque ya se han tomado medidas contra las empresas de exportación involucradas, arrestando a los directores de ambas compañías.

Según el ministro del Interior Daniel Urresti, las dos compañías de carbón, que fueron fundadas en los últimos tres años, eran empresas legalmente constituidas pero fueron establecidas como fachadas para el tráfico de cocaína de un cartel mexicano, informó La República.

Las empresas ya habían enviado 30 cargamentos a España y Bélgica pero, según Urresti, las autoridades aún deben determinar cuántos de los envíos contenían drogas ya que creen que la estrategia del grupo criminal era enviar cargamentos legales a Europa al comienzo de sus operaciones para así construir credibilidad, informó AP.

La policía antidrogas ha intervenido hasta ahora 14 empresas y casas vinculadas con la investigación, informó La República. La investigación también ha puesto de manifiesto que algunas de las propiedades pertenecían a una figura política de la provincia de La Libertad, donde se encontraron las drogas.

Análisis de InSight Crime

Aunque las autoridades peruanas aún no han dado el nombre del cartel de drogas mexicano que dicen es el responsable del envío, la creación de dos empresas fachada legales para enviar grandes cantidades de cocaína apunta a la participación del Cartel de Sinaloa.

La organización utilizó una táctica similar para transportar un gran envío de cocaína de 20 toneladas en 2007, enviando a dos miembros a Panamá para crear una compañía de transporte legal y comprar un barco de carga para traficar las drogas. Durante los dos primeros meses, la compañía envió cargamentos legales desde Guyana a través del Canal de Panamá y hacia México para dar a la empresa una fachada de legitimidad.

Además, el Cartel de Sinaloa al parecer ha utilizado empresas fachada para comprar y enviar heroína desde Afganistán a Estados Unidos, trabajando con organizaciones criminales turcas y de la India para establecer las operaciones.

VEA TAMBIÉN: Perfil del Cartel de Sinaloa

La ubicación geográfica del puerto utilizado para el esquema de tráfico más reciente también indica la participación del Cartel de Sinaloa. Según las autoridades peruanas, el envío iba con destino a los puertos de Callao, cerca de Lima, y Paita, en Piura. Ya en 2011, las autoridades peruanas habían advertido de la presencia del Cartel de Sinaloa en Piura, un punto de transbordo cerca de la frontera con Ecuador.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn