Marina de México recuperará el control de los puertos del país

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los Infantes de Marina de México recuperarán el control de los 103 puertos del país a partir del 17 de junio, después de 41 años. Esta medida es un signo preocupante de que los puertos están fuera de control. Sin embargo, la militarización no ha sido una panacea para ninguno de los temas del crimen organizado de este país.

Entre otras cosas, la Secretaría de Marina (SEMAR) asumirá la seguridad de todas las funciones de los puertos, mientras que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) estará a cargo de todos los aspectos económicos.

Además de la seguridad marítima y portuaria, la SEMAR también autorizará la llegada y salida de buques e inspeccionará y certificará a los buques nacionales y extranjeros.

La Marina asumió el control de los puertos después de su creación en 1821 y mantuvó el control hasta 1977, cuando el presidente mexicano, José López Portillo, reformó la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, mediante la cual se encargó a la SCT de la construcción de la infraestructura portuaria, así como de su administración, operación y seguridad.

La decisión fue modificada de nuevo en el año 2016, cuando el Senado mexicano aprobó algunas reformas mediante las cuales a la armada se le permitía volver a tomar el control de los puertos del país y reconfigurar las acciones de la SEMAR y la SCT para “reforzar la seguridad en los puertos y costas del país”, informó Proceso.

Análisis de InSight Crime

La decisión del gobierno parece obedecer a dos tendencias: 1) los puertos son coladores a través de los cuales pasan todas las cargas de contrabando, drogas y armas; 2) la Marina se ha convertido en una de las instituciones más confiables en la lucha contra los grupos criminales.

Ante la ausencia de la Marina, los puertos de México se han convertido en un lugar cada vez más atractivo para los grupos del crimen organizado y sus actividades ilegales.

Vidal Francisco Soberón Sanz, almirante de la Marina mexicana, le dijo a El Universal que los puertos de México han tenido problemas con el crimen organizado y el tráfico de drogas, personas, dinero y armas “por 20 o 25 años”.

El asunto se complica aún más debido a que los puertos han sido descuidados. Las fallas operativas y el bajo presupuesto, así como el poco personal y los equipos inadecuados, han llevado a que los puertos sean ineficaces para detener las actividades ilícitas, como Soberón Sanz le dijo a El Universal.

Jaime López, un exagente de policía que se desempeña como consultor en materia de política de seguridad, le dijo a InSight Crime, en un correo electrónico, que volver a poner a los puertos en manos de la Marina hace parte de la tendencia general de “fortalecer y ampliar el papel [de la armada] en la seguridad nacional y pública”.

Y en el corto plazo, los legisladores sostienen que la infraestructura y la experiencia de la SEMAR, así como sus recursos, tendrán un impacto inmediato.

Sin embargo, recuperar el control no será una tarea fácil. La ruta del tráfico marítimo del Pacífico ha sido identificada como la vía preferida por los narcotraficantes. En particular, el puerto de Manzanillo en el estado de Colima y el puerto de Lázaro Cárdenas en el estado de Michoacán son dos de los puertos más problemáticos de México en esta ruta, por los que pasó la mayor parte de la cocaína y la marihuana en 2016, según los registros de incautación de la Armada de México, analizados por El Financiero.

De hecho, según estadísticas del Servicio de Administración Tributaria (SAT), aproximadamente la sexta parte de las incautaciones de drogas ocurren en los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas. Y las incautaciones fueron de más del triple en 2016, en comparación con el año 2015: la Armada decomisó más de 13 toneladas de cocaína en 26 incautaciones de drogas, 24 de las cuales se hicieron en el Pacífico.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Aparentemente, el principal traficante de estas drogas es el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que se cree que controla el “corredor de la metanfetamina” de México, un área que incluye los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo en el Pacífico, como le dijo a Vice News el analista de seguridad mexicano Alejandro Hope.

El CJNG se ha expandido por todo el país, dado que el Cartel de Sinaloa ha sido debilitado por una lucha de poder interna causada por la captura y extradición de su exdirigente, Joaquín “El Chapo” Guzmán. Y en enero de este año, el CJNG fue vinculado al descubrimiento de 12 cadáveres mutilados en las afueras de la ciudad puerto de Manzanillo, otro posible signo de su expansión.

Pero el CJNG ha enfrentado resistencias. En el año 2015, el jefe de la Capitanía del Puerto de Lázaro Cárdenas, José Luis Corro Chávez, fue asesinado afuera de su casa. Según Vice News al parecer él había estado intentando recuperar el control sobre el puerto.

Pero aunque la población mexicana ha identificado a la Marina como una de las instituciones de seguridad pública con las mejores evaluaciones, también ha sido acusada de corrupción en sus filas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn