Informe destaca diferencias regionales en comercio de droga en Argentina

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un informe reciente sobre el mercado de la droga en Argentina muestra aumentos en la violencia, adicción y percepción de inseguridad en zonas del país afectadas por el narcotráfico, a la vez que ilustra algunas diferencias regionales importantes en términos del impacto sobre las comunidades locales.

El diario argentino La Voz del Interior publicó hace poco un análisis de un informe sobre narcotráfico y adicción (pdf) divulgado por la Universidad Católica de Argentina en 2015. El artículo aparecido en La Voz amplió el informe de la universidad usando información derivada de fuentes de las fuerzas de seguridad y en organismos de investigación, además de artículos académicos y periodísticos.

Según La Voz, el narcotráfico local y transnacional ha florecido en las provincias del noroeste de Argentina. Grupos pequeños, informales, conocidos como “clanes familiares” tienden a dominar el mercado regional de drogas, a menudo introduciendo pasta de coca de la vecina Bolivia para su procesamiento final. Mucha parte del producto final viaja al sur hasta los principales centros urbanos del país, pero parte importante se queda en el área para la venta local. El crecimiento del mercado local de drogas puede haber contribuido a la capacidad de los traficantes de corromper a los funcionarios locales, pero hasta el momento las provincias del noroeste no han tenido incrementos sustanciales en la violencia por el comercio de la droga.

Las provincias al noroeste de Argentina comparten una frontera con Paraguay, el mayor productor de cannabis en Suramérica. La Voz informó que grupos criminales en esta región están conformados generalmente por argentinos, paraguayos y brasileños, que participan principalmente en el negocio de la marihuana. Además del narcotráfico, estas organizaciones participan en una serie de actividades criminales, entre las que se cuentan la trata personas, el lavado de dinero y el contrabando de mercancías, como armas y autos. La Voz informó que, al igual que en las provincias al noroeste de Argentina, la corrupción impera en el noreste, pero la violencia se mantiene en niveles relativamente bajos.

16-02-02-Argentina-Drug-MapMapa de la dinámica regional de las drogas en Argentina, por La Voz del Interior

Un área que ha visto un incremento de la violencia es la provincia de Mendoza en el occidente de Argentina. Esta región ha servido por tradición como punto de tránsito para las drogas que cruzan la frontera hacia Chile, y en los últimos años ha visto surgir un mercado local para la droga. La Voz relaciona el incremento del consumo local y el microtráfico con un aumento en la violencia urbana en Mendoza.

El artículo de La Voz también describe la provincia de Córdoba, en el centro del país, como un “nudo clave” para las rutas de narcotráfico que atraviesan Argentina. Según La Voz, hay un “descontrol importante” en la industria química en Córdoba, que la convierte en el lugar ideal para establecer laboratorios para la producción de cocaína. Las autoridades locales han advertido que los aumentos en homicidios y secuestros en Córdoba podrían estar ligados al comercio de la droga, y que la corrupción y la impunidad siguen siendo problemas importantes.

Las ciudades de Rosario y Santa Fe en la provincia de Santa Fe han cobrado reconocimiento como epicentros de violencias y corrupción cada vez mayores derivados del floreciente mercado de la droga en Argentina. Rosario marca la estación final en el sur de la infame Ruta 34 —una autopista que serpentea hacia el sur desde la frontera boliviana y con frecuencia se usa para embarcar grandes cantidades de drogas a los centros urbanos de Argentina—. Rosario queda a menos de 322 km de Buenos Aires, el mayor mercado de drogas del país, y también tiene numerosos puntos de acceso al Río de La Plata, lo que lo hace ideal para embarcar drogas por el río.

En el hampa de Rosario, el grupo criminal Los Monos ha surgido como la organización con la estructura más definida y el modus operandi más violento. Sin embargo, La Voz informa que otros grupos criminales son capaces de sostenerse con los cerca de US$140 millones al año generados por el tráfico local de drogas, según estimados de la policía.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Argentina

La violencia relacionada con drogas también se ha recrudecido en la ciudad de Buenos Aires y provincias vecinas. Según La Voz, criminales argentinos, peruanos y paraguayos dominan el mercado local, muchas veces trayendo pasta de coca desde Bolivia y Perú para procesarlos y distribuirlos localmente. La marihuana y las drogas sintéticas “de diseño” también tienen una parte importante en la financiación de las organizaciones criminales, al igual que “paco” —droga que VICE News describe como “una variación del crack a bajo precio y enormemente adictiva, hecha de residuos de cocaína, bicarbonato de sodio y en ocasiones incluso vidrio y veneno para ratas”. Se dice que los grupos criminales —sospechosos de vínculos con políticos y agentes de policía corruptos— emplean sofisticados laboratorios, en ocasiones móviles, para el procesamiento de la droga, y contratan a “especialistas” extranjeros para que les ayuden con la producción.

Análisis de InSight Crime

Argentina ha sido por mucho tiempo un mercado clave para las organizaciones narcotraficantes extranjeras, e incluso ha servido como escondite para operadores criminales de alto nivel. Pero informes recientes como el publicado en La Voz apuntan a una evolución del panorama criminal interno. El mayor consumo doméstico de droga ha impulsado el desarrollo de mercados locales de droga, que a su vez han dado pie a organizaciones criminales cada vez más sofisticadas y a menudo violentas. Algunos de estos grupos han comenzado a establecer vínculos con otros poderosos criminales en toda Latinoamérica, un indicador de que la importancia del país en el mercado regional de la droga seguirá creciendo.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Élites y crimen organizado

Aunque es importante señalar que Argentina no se destaca particularmente como un país productor de droga, ya se ha consolidado como país importante en el consumo y el transbordo de drogas. El nuevo presidente Mauricio Macri ha prometido acometer frontalmente contra el crimen organizado y el comercio de la droga en general con una serie de nuevas medidas de mano dura, si bien algunas de las propuestas, como derribar aviones sospechosos de transportar droga, ya han generado reacciones negativas entre sus opositores políticos.

Y como ya lo había señalado InSight Crime, la corrupción generalizada en el gobierno de Argentina plantea uno de los obstáculos más importantes para combatir los grupos criminales, en especial si se tiene en cuenta el aumento creciente en el poder y las ganancias de muchas redes criminales argentinas. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn