HomeNoticiasAnálisisAutodefensas de México: Una pregunta decisiva para Peña Nieto
ANÁLISIS

Autodefensas de México: Una pregunta decisiva para Peña Nieto

AUTODEFENSAS / 20 ENE 2014 POR DUDLEY ALTHAUS ES

El violento estado de Michoacán sigue siendo la piedra más grande en el zapato del presidente Enrique Peña Nieto en su intento por cambiar la imagen de México como un hervidero del crimen sangriento hacia el de una potencia pacífica, industrial y progresista.

Frente a la lucha aparentemente imparable entre las milicias de la comunidad y la banda de traficantes de los Caballeros Templarios, Peña Nieto ha enviado a miles de soldados a las tierras bajas del estado costero del Pacífico para repeler lo que parece una guerra civil en desarrollo.

El líder mexicano ha nombrado a un asociado cercano, el ex procurador del consumidor, Alfredo Castillo, como procónsul, haciendo a un lado al desafortunado gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo. Castillo se comprometió a resolver la inseguridad en el estado para finales del año.

Tales promesas se han hecho -y han sido burladas- con frecuencia a lo largo de siete años desde que el entonces presidente Felipe Calderón desplegó miles de soldados y policías a Michoacán para someter a los mafiosos.

Pocos ven este momento como una situación diferente.

“Las palabras distan mucho de los hechos”, declaró Miguel Patiño, Arzobispo de Michoacán, la semana pasada en una carta abierta publicada el 15 de enero. “Les pedimos a los políticos, al gobierno y al Secretario de Gobernación que den a los pueblos de nuestra región signos claros de que en realidad quieren parar a la máquina que asesina”. 

“La gente espera una acción más eficaz del Estado en contra de los que están provocando este caos”, escribó Patiño, refiriéndose a los Templarios.

El ministro del Interior, Miguel Ángel Osorio Chong, exigió la semana pasada que las milicias de autodefensa se desarmaran pero luego cambió de opinión después de que soldados mataran a dos aldeanos que estaban protestando contra el intento de las autodefensas de tomar las armas.

Hombres armados de las milicias, muchos de ellos jóvenes criados en Estados Unidos que recientemente regresaron a Michoacán, algunos deportados condenados por diversos delitos, continúan patrullando las ciudades y los pueblos que rodean Apatzingán, bastión de los Templarios.

Los milicianos y soldados intercambian mudos gestos de saludo o asienten con la cabeza en señal de reconocimiento, cuando se encuentran en las calles y en los caminos rurales. Muchos de los milicianos, antiguos recogedores de fruta de bajos salarios, o trabajadores de fábricas, claramente disfrutan su papel como defensores de la comunidad y el respeto que esto les proporciona.

VEA TAMBIÉN: Cobertura de autodefensas

“Nací aquí, tengo familia aquí”, dijo Jorge Ríos, de 22 años, otrora reparador de neumáticos deportado de Tucson unos años atrás, y quien ha surgido como una especie de líder de un escuadrón de milicianos que ocupa la ciudad de Nueva Italia, a aproximadamente 30 kilómetros (20 millas) al este de Apatzingán.

“Está en mi corazón y en mi sangre”, dijo sobre Michoacán. “Estamos haciendo esto para nuestros pueblos”.

Enfatizando en esa misión, el 16 de enero los líderes de las autodefensas devolvieron los huertos de aguacate confiscados por los Templarios a decenas de sus legítimos propietarios.

Cientos de tropas federales patrullan Apatzingán, evitando la captura de la ciudad de 125.000 habitantes por parte de las milicias. Los Templarios han incendiado empresas y la Alcaldía en una demostración de su propio poder, centrándose en las tiendas nacionales de cadena, que se niegan a pagar la extorsión al grupo.

Tales acciones han puesto a muchos en contra del grupo, que, como las milicias, alega proteger el bienestar de la gente de Michoacán. Pocos aquí apoyan el negocio de metanfetaminas del grupo, un negocio internacional que se extiende hasta Estados Unidos. Están indignados por la incesante extorsión, el secuestro y el robo.

“Yo conozco a esta gente. Su causa es justa”, le dijo Gregorio López -un sacerdote de Apatzingán- a InSight Crime sobre los milicianos armados y sus seguidores. “Después de 12 años de abusos, ya sólo estaban hartos”.

Los comandantes de las milicias insisten en que no se desarmarán a menos que las fuerzas de seguridad desmantelen a los Templarios de una vez por todas, incluyendo la detención o dada de baja de los siete hombres que según ellos lideran el grupo. Funcionarios del gobierno han dicho que no pueden localizarlos. Sin embargo, la semana pasada, periodistas visitaron la ostentosa mansión del capo de los Templarios Enrique Plancarte en Nueva Italia.

En la tarde del 16 de enero, milicianos detuvieron a un hombre, en un puesto de control en las afueras de Nueva Italia, quien dijo que trabajaba para Plancarte. Los milicianos lo sacaron de un coche delante de su mujer e hijo, y luego lo tiraron al suelo, poniendo su camiseta sobre su cabeza y dándole de patadas en el pecho. El hombre luego fue entregado a la policía federal para ser interrogado.

“Hemos vivido ocho o nueve años sufriendo por estas personas”, dijo un hombre corpulento y enmascarado que había señalado al supuesto Templario. “Se llevaron a su vecino, su primo, sus amigos, quienes nunca regresaron”.

“Lo que ha pasado fue una caricia, nada en comparación [con lo que hacen Templarios]”, dijo del sospechoso que fue golpeado.

Tales acciones han alimentado los temores de que las propias milicias podrían convertirse en una fuerza abusiva en la llamada “Tierra Caliente” de Michoacán, donde está ubicada Apatzingán.

Algunos informes de prensa, en particular aquellos en los medios de comunicación mexicanos, han sido críticos de las milicias. Muchos temen que podrían ser un espejo de los paramilitares de derecha en Colombia, que en los años ochenta comenzaron como milicias pagadas para defender haciendas y comunidades de las guerrillas de izquierda, pero que luego se transformaron en capos del tráfico de cocaína.

Autoridades del gobierno, que apenas si parpadearon cuando las autodefensas empezaron a fortalecerse en los últimos 11 meses, ahora alimentan esos temores a medida que intentan controlar a los milicianos.

“Usted puede comenzar con una causa genuina, pero cuando empieza a tomar el control, a tomar decisiones y a sentirse poderoso… usted corre el riesgo de llegar a ese punto”, dijo Castillo, el nuevo jefe del gobierno federal en Michoacán, a la periodista Carmen Aristegui.

Análisis de InSight Crime

Autoridades y ciudadanos por igual tienen razón en temer el potencial de las milicias de Michoacán para degenerar en una amenaza contra la sociedad. Ese ha sido el destino de estos movimientos, desde los paramilitares de Colombia, hasta el Khmer Rouge de Camboya y los señores de la guerra del Congo.

Las autodefensas no son un sustituto para el estado de derecho. Jóvenes no entrenados con armas de alto poder, no pueden sustituir a una policía profesional ni a los fiscales.

Sin embargo, las advertencias piadosas de los burócratas como Castillo no son más que frases sin sentido.

Las milicias se formaron aquí después de años de esfuerzos fallidos y poco entusiastas de los gobiernos por acabar con los Caballeros Templarios y otros grupos que han aterrorizado y azotado a Michoacán. Jefes de pandillas como Plancarte permanecen en la clandestinidad, y son protegidos por oficiales sobornados o temerosos, en todos los niveles.

Peña Nieto y sus asesores han prometido resolver la crisis de Michoacán desde que asumieron el cargo hace 14 meses. Lo siguen prometiendo hoy en día. ¿Quién puede culpar a la gente en Michoacán por no creer en ellos?

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Una ocupación militar de Michoacán tampoco es la respuesta. En lugar de arrestar a los Templarios, los soldados y la policía militarizada simplemente patrullan el Estado e instalan puestos de control, y parecen más unos espantapájaros que los salvadores de la región.

La violencia actual de México, que en siete años ha cobrado la vida de unas 80.000 personas y ha dejado 25.000 más desaparecidas, se puede situar en gran medida en la base del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Peña Nieto, el cual gobernó México durante la mayor parte del siglo pasado.

El crimen organizado floreció bajo el régimen profundamente corrupto del PRI. Se volvió mucho fuerte cuando México se convirtió en un importante corredor para la cocaína de Suramérica que era traficada hacia Estados Unidos en 1990.

La elección de Peña Nieto en 2012 representó el retorno del PRI al poder luego de un período de doce años. Él y sus asesores se retratan a sí mismos como la cara limpia y trabajadora de un partido reformado. Han trabajado duro para cambiar la imagen sobre México, de la carnicería criminal a las oportunidades económicas.

Si las autoridades federales no logran resolver las preguntas que rodean ahora a Michoacán, esos esfuerzos serán risibles. Y si las milicias se convierten en otro flagelo para el pueblo de México, esto recaerá sobre la cabeza de Peña Nieto y sus asesores.

Compartir icon icon icon

¿Cuál es su opinión? Clic aquí para enviar sus comentarios a InSight Crime.

Invitamos a nuestros lectores a copiar y distribuir nuestro trabajo con fines no comerciales, siempre y cuando se den los respectivos créditos a InSight Crime, con un enlace al artículo original tanto en la parte superior como en la parte inferior del artículo. Consulte el sitio web de Creative Commons para conocer más detalles sobre cómo compartir nuestro trabajo. Agradecemos que nos envíe un correo electrónico si utiliza alguno de nuestros artículos.

Contenido relacionado

CRIMEN CIBERNÉTICO / 1 MAR 2021

Una investigación sobre un grupo criminal liderado por rumanos radicados en México y especializado en saqueo de cajeros automáticos y…

FRONTERA EU/MÉXICO / 21 OCT 2014

El poder corruptor de los narcotraficantes mexicanos se encuentra enquistado en las corporaciones policiacas del sur de Estados Unidos. Una…

CARTEL DEL GOLFO / 12 SEP 2019

Aunque la guerra antinarcóticos en México dejó gran parte de la frontera entre Estados Unidos y México devastada por la…

Sobre InSight Crime

LA ORGANIZACIÓN

Hemos actualizado nuestro sitio web

4 FEB 2021

Bienvenidos a nuestra nueva página de inicio. Hemos renovado el sitio para crear una mejor experiencia visual y de lectura.

LA ORGANIZACIÓN

Eventos InSight Crime: Crimen fronterizo – El Triángulo Norte y la Triple Frontera

ARGENTINA / 25 ENE 2021

En varios ciclos de extensas investigaciones de campo, nuestros investigadores han analizado y situado las principales economías ilícitas y los mayores grupos criminales presentes en 39 departamentos fronterizos distribuidos en los…

LA ORGANIZACIÓN

La investigación ‘Memo Fantasma’ de InSight Crime gana el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar

COLOMBIA / 20 NOV 2020

El equipo investigativo de InSight Crime fue galardonado en Colombia con el prestigioso Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar por su investigación de dos años de duración sobre el narcotraficante…

ANÁLISIS

InSight Crime: de denunciar el crimen organizado a encontrar estrategias efectivas para enfrentarlo

COLOMBIA / 12 NOV 2020

Este proyecto se inició hace 10 años como una iniciativa para dar solución a un problema: la falta de cubrimiento diario, de artículos de investigación y análisis del crimen organizado…

ANÁLISIS

InSight Crime – Diez años de investigación del crimen organizado en América Latina

DESTACADO / 2 NOV 2020

A principios de 2009, Steven Dudley fue a Medellín, Colombia. Su tarea: hablar con un líder paramilitar encarcelado en la prisión de Itagüí, al sur de la ciudad.