México incluye a perseguidores de Pablo Escobar en búsqueda de El Chapo

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

México ha solicitado asesoría de los funcionarios colombianos que persiguieron a Pablo Escobar, como una ayuda en la búsqueda de Joaquín “El Chapo” Guzmán, una medida llamativa que, sin embargo, quizá no aumente las posibilidades de que el gobierno vuelva a capturar pronto al narcotraficante fugitivo.

Tres generales colombianos retirados, reconocidos por haber liderado la operación que llevó a la muerte de Pablo Escobar en diciembre de 1993, viajaron a México para compartir sus experiencias con las autoridades que están tras el rastro de El Chapo, informó El País.

A Rosso José Serrano e Ismael Trujillo Polanco (exdirectores de la Policía Nacional de Colombia) y Luis Enrique Montenegro, exjefe del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, se les reconoce por haber acabado con los líderes de los carteles de la droga de Medellín, Cali y Norte del Valle. Esto incluye a Pablo Escobar (el famoso jefe del Cartel de Medellín) y los hermanos Rodríguez Orejuela, líderes del Cartel de Cali. Una fuente de la policía colombiana describe a aquellos como “los tres mosqueteros más eficaces que tiene el país contra los narcos”.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Colombia

En México, los tres funcionarios compartieron los conocimientos y la experiencia que adquirieron durante el trabajo que adelantaron en los años ochenta y noventa en la lucha contra los poderosos carteles de la droga en Colombia. Aunque ellos ya regresaron a Colombia, seis miembros activos de la policía colombiana permanecen en México para ayudar en la búsqueda de El Chapo.

Por otra parte, el 29 de julio un portavoz de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA por sus iniciales en inglés) anunció que Estados Unidos está ofreciendo una recompensa de US$5 millones por información que conduzca a la captura de El Chapo. Junto con los US$3,8 millones que ofrece el gobierno mexicano, la recompensa total por la cabeza de El Chapo es de por lo menos US$8,8 millones.

Además, el 28 de julio, autoridades de México, Estados Unidos, Colombia y Guatemala se reunieron en Texas para discutir y coordinar sus planes para encontrar a El Chapo. Entre las acciones a realizar se encuentran la identificación y el desmantelamiento de la red de apoyo financiero y transnacional de El Chapo.

Análisis de InSight Crime

El cínico escape de Guzmán de una prisión de máxima seguridad el 11 de julio fue una vergüenza enorme para el gobierno mexicano, que se ha comprometido a recapturarlo rápidamente.

Sin embargo, involucrar a altos funcionarios de la policía colombiana conocidos por rastrear a Pablo Escobar para que ayuden en la búsqueda de El Chapo es a lo sumo una estrategia publicitaria, y en el peor de los casos una señal peligrosa de hasta dónde están dispuestas a llegar las autoridades mexicanas para recapturar al narcotraficante fugitivo.

Las circunstancias exactas que rodearon la muerte de Escobar son confusas, y hasta el día de hoy no está claro quién le pudo haber dado muerte. La versión oficial del gobierno sostiene que fue la policía colombiana la que rastreó a Escobar y le dio de baja en su refugio en Medellín. Sin embargo, han surgido versiones divergentes, e incluso una de ellas sugiere que los Perseguidos por Pablo Escobar (PEPES) —un grupo de narcotraficantes y paramilitares que eran enemigos de Escobar— trabajaron mano a mano con la policía. Incluso Diego Fernando Murillo, alias “Don Berna”, miembro de los PEPES y jefe paramilitar, ha afirmado que fue su hermano quien mató a Escobar, y no la policía.

Independientemente de los detalles exactos de su participación, los PEPES parecen haber sido fundamentales para acabar con Escobar. Si las autoridades mexicanas fueran a adoptar un modelo similar en su búsqueda de El Chapo, ello implicaría que el gobierno trabajara de manera coordinada con sus rivales del Cartel de Sinaloa, como los sanguinarios Zetas —una opción insostenible y políticamente inviable—.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Tampoco está claro qué tan beneficiosas resultarían para la captura de El Chapo las técnicas y los métodos utilizados por la policía colombiana hace más de 20 años para buscar a Escobar. Los avances tecnológicos y la evolución de las organizaciones narcotraficantes han demostrado que muchas de las herramientas utilizadas por los funcionarios colombianos para encontrar a Escobar son anticuadas o inaplicables en el contexto mexicano actual.

Aún más, la policía colombiana ha hecho esfuerzos por dar con el narcotraficante más buscado de su país, Darío Antonio Úsuga, alias “Otoniel”. A pesar de una agresiva búsqueda y de una recompensa de US$5 millones ofrecida por Estados Unidos para obtener información sobre el líder de la organización narcotraficante Los Urabeños, Otoniel ha logrado evadir su captura.

En última instancia, los funcionarios colombianos que persiguieron a Escobar tienen poco que ofrecerle a México, y su participación probablemente servirá más como una forma de crear llamativos titulares y generar la impresión de que las autoridades están haciendo todo lo posible por encontrar a El Chapo, en lugar de realmente ayudar a conducir a su captura.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn