‘Periodistas’ Falsos Fueron Encontrados Culpables; Quedan Dudas Sobre los Vínculos con Televisa

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Un tribunal nicaragüense condenó a 18 mexicanos que se hicieron pasar por periodistas de Televisa, mientras buscaban contrabandear millones de dólares en efectivo, producto del lavado de activos y del narcotráfico. Algunas dudas persisten sobre la conexión de la compañía de medios de comunicación con el caso.

El 19 de diciembre, el juez nicaragüense Edgar Altamirano encontró culpables de narcotráfico, lavado de activos y asociación con el crimen organizado a los ciudadanos ??mexicanos acusados de haber suplantado a periodistas de Televisa para mover grandes cantidades de dinero y drogas a través de Centroamérica.

Los sospechosos fueron detenidos en la frontera entre Nicaragua y Honduras en agosto mientras viajaban en seis camionetas llenas de equipos de vídeo con el logotipo de Televisa. A pesar de haber afirmado que eran enviados por la compañía de comunicación para cubrir el juicio del empresario nicaragüense Henry Fariñas, sus identificaciones resultaron ser falsas, y una búsqueda de los vehículos reveló que los mexicanos estaban llevando US$ 9.2 millones en efectivo escondidos en maletas de gimnasio. Fueron trasladados de inmediato a la policía.

En su fallo, el juez Altamirano encontró que los acusados ??no habían proporcionado credenciales periodísticas legítimas y fueron incapaces de explicar el origen del dinero con el que se les encontró en el momento de su detención. Aunque los fiscales no los han vinculado a un cartel de drogas específico de la región, Altamirano dijo que no había “ninguna duda” de que estaban involucrados con el crimen organizado, señalando los múltiples viajes a Nicaragua, Honduras y Costa Rica, realizado por el grupo desde 2010, y el hecho de que fueron encontrados residuos de cocaína en los vehículos.

Análisis de InSight Crime

Aunque Televisa los ha denunciado en repetidas ocasiones como impostores, hay razones para creer que puede haber vínculos entre el gigante de los medios y los 18 mexicanos. Según Confidencial, los contactos en el teléfono celular de Raquel Alatorre – identificada como la líder del grupo – incluye uno nombrado como “oficinas de Televisa” y otro con el nombre del vicepresidente de la compañía, Amador Narcia.

Esto fue confirmado más tarde por la policía nicaragüense, quien dijo que los registros telefónicos indican que Alatorre hizo unas 106 llamadas a la oficina de Narcia en los dos meses anteriores a su arresto. Los registros también muestran que Narcia hablaba por lo menos una vez con Juan Luis Torres, otro de los acusados.

Narcia fue vinculado aún más al caso después de que se descubrió que una carpeta encontrada en uno de los vehículos contenía acreditaciones y otros documentos firmados por él. Él ha dicho que se trata de una falsificación, pero el 17 de diciembre Televisa pidió al gobierno nicaragüense analizar la carta para ver si había sido firmado por Narcia.

Los fiscales en el país centroamericano han hecho hincapié en que esta petición es independiente del juicio, asegurando al público que la legitimidad de los falsos “periodistas”, y su conexión potencial entre Televisa y su esquema de contrabando de dinero no está en duda. Sin embargo, es difícil ver cómo un certificado firmado por el vicepresidente, además de su aparente posesión de equipo de Televisa, no implicaría a los funcionarios de la compañía en el crimen.

En caso de que la firma Narcia sea válida, sin duda conducirá a interrogantes sobre la influencia de la delincuencia organizada en los medios de comunicación. Uno de los 18 sospechosos, Manuel de Jesús Herrera Pineda, tiene vínculos con una empresa de exportación operada por “Los Charros”, una banda mexicana de narcotraficantes. Debido a que la prensa en México y Centroamérica es frecuentemente atacada por redes criminales por investigar sus actividades, los medios de comunicación son en gran parte considerados víctimas de la guerra contra las drogas. Como resultado de la violencia, algunos periódicos en México se han visto obligados a dejar de informar sobre el crimen. Pero si Narcia está efectivamente vinculado a los Charros o cualquier otro grupo o actividad criminal, esto sugeriría que el crimen organizado está teniendo una influencia más directa, y peligrosa, sobre los medios de comunicación.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+