Sur de Bolívar: el fortín criminal donde el ELN se fortalece en Colombia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El ELN ha tomado fuerza en una región clave para el narcotráfico, al sur del departamento de Bolívar, noroeste de Colombia, lo que confirma que el grupo se ha beneficiado de la desmovilización de las FARC.

Por su ubicación en el centro del territorio colombiano, el sur de Bolívar ofrece fácil acceso a múltiples zonas del país, al igual que a dos fronteras claves para las rutas del narcotráfico: Panamá y Venezuela.

Así mismo, la zona tiene extensos de cultivos de coca y facilidad de transporte para estupefacientes a lo largo del río Magdalena. Además se encuentra allí la serranía de San Lucas, un punto importante para la minería ilegal.

VEA TAMBIÉN: Perfil y Noticias del ELN

La combinación de una inmensa riqueza y la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha llevado a la región enfrentamientos entre grupos criminales, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), Los Urabeños y disidentes de las FARC.

Análisis de InSight Crime

La presencia del ELN en los municipios del sur de Bolívar no es nueva. Desde finales de los años sesenta esta guerrilla, nacida en el municipio de San Vicente de Chucurí al norte de Santander, se expandió hasta los territorios al sur del Bolívar, y desde ahí llegó tan al norte como la Serranía de San Lucas, frontera natural del Bolívar con Cesar y enclave para el repliegue de sus tropas.

Solo dos veces, el ELN ha enfrentado contrapesos importantes a su dominio en la zona: la guerrilla de las FARC desde los ochenta y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en los primeros años de los 2000.

Recientemente, esta guerrilla se hizo con el control total de los municipios de Simití, San Pablo, Santa Rosa del Sur y Cantagallo, los cuales tienen 5.000 de las 6.100 hectáreas de coca que tuvo todo el departamento de Bolívar en 2017.

Además, el ELN ha instalado laboratorios para la cristalización en cocaína, aprovechando el río Magdalena, el cual permite mover tropas y droga desde cualquiera de estos municipios, hasta zonas al norte como la costa Caribe.

VEA TAMBIÉN: El ELN como ejército insurgente colombo-venezolano

Sumado a lo anterior, en San Lucas se han montado operaciones ilegales de minería de oro. En 2016 se desmontaron cinco puntos de minería cuyo producto se estimó en dos mil millones de pesos al mes (US$620.000).

Así mismo, información obtenida en terreno por InSight Crime establece que el sur de Bolívar podría estar sufriendo las consecuencias de dinámicas criminales en departamentos cercanos como Antioquia y Córdoba, donde existen disputas entre grupos como Los Urabeños, Los Caparrapos, el ELN y ex FARC.

Pero la bonanza cocalera y minera puede haber favorecido treguas temporales entre el ELN y Los Urabeños, lo que les permite repartirse ganancias de la cocaína y la minería, y reducir el conflicto armado en el sur de Bolívar.

Un ejemplo de esto es el municipio de Simití, donde InSight Crime confirmó que el ELN controla los cultivos de coca, mientras que Los Urabeños se encargan de transformarla en cocaína y moverla para su venta final.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn