Videos muestran a líderes del FMNL ofreciendo a las pandillas un programa de créditos de US$10 millones

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Dos videos revelan otra capa de negociaciones secretas entre el partido gobernante de El Salvador, el FMLN, y los líderes de las tres pandillas principales en El Salvador. Uno de ellos implica al exministro de Seguridad Pública, Benito Lara, y el otro es con el ministro del Interior actual Arístides Valencia, en el cual éste le ofrece a los líderes de las pandillas hasta US$10 millones en microcréditos.

Los dos videos, obtenidos por Factum, El Faro e InSight Crime, muestran a miembros del partido gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) –quienes han controlado el gobierno de El Salvador desde 2009– en una reunión con líderes de la Mara Salvatrucha (MS13) y las dos facciones de la pandilla Barrio 18, en donde les prometen millones de dólares en ayuda a los miembros de las pandillas.

Los videos, los cuales fueron tomados clandestinamente, muestran claramente al actual ministro de Gobernación, Arístides Valencia y al exdiputado y exministro de Seguridad Pública Benito Lara, quien asumió la cartera de seguridad entre junio de 2014 y enero de 2016 y desde entonces se ha convertido en consejero para la presidencia en temas de seguridad y pandillas.

La aparición de los videos se produce pocos meses después de que El Faro revelara una grabación de audio en la que Valencia discutía con pandillas sobre un pacto electoral secreto para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2014. El excomandante guerrillero del FMLN convertido en político, Salvador Sánchez Cerén ganó esa elección por un margen estrecho.

El nuevo video en el aparece Valencia –que dura sólo 15 minutos y 24 segundos de lo que parece ser más de una hora de grabación– lo muestra a él y a un grupo de miembros de la pandilla, en una larga conversación entre ellos que incluye el ofrecimiento de un fondo de hasta US$10 millones para que los jefes de las tres principales pandillas lo administren y ejecuten un proyecto de microcréditos destinados a pandilleros. En el otro video con Lara, que dura 18 minutos y 50 segundos, aunque la imagen es clara, el sonido es tan deficiente que apenas es posible comprender algunas partes de la conversación.

Los vídeos, aparentemente grabados de manera secreta por pandilleros, fueron proporcionados por una fuente relacionada con las instituciones de justicia de El Salvador el 17 de octubre. El Faro, Factum e Insight Crime han certificado la autenticidad de ambos videos.

Mientras estaba en el Congreso, Lara fue parte de la comisión de seguridad pública y fue el principal portavoz del partido en materia de seguridad ciudadana.


Los videos y la oferta explícita de millones de dólares a las bandas, están en aparente violación de una ley antipandillas que el FMLN promovió y ayudó a aprobar en septiembre de 2010.

 

En las reuniones con Lara y Valencia son reconocibles dos líderes de la pandilla del Barrio 18: uno es Carlos Eduardo Burgos Nuila, alias “Nalo”, líder de la facción Revolucionarios. Burgos Nuila fue capturado en 2015 y acusado de ser uno de los máximos responsables del boicot al transporte público orquestado por las pandillas en julio de 2015. Ese mismo año fue trasladado al centro penal de máxima seguridad de Zacatecoluca.

El otro es Óscar Salvador Mejía, alias “Cejas”, vocero de la facción Sureños del Barrio 18. Según los registros oficiales del sistema de justicia, Mejía guardó prisión entre diciembre de 2012 y mayo de 2013 en el penal de Cojutepeque, acusado de extorsión, agrupaciones ilícitas y robo en grado de tentativa. Fue sentenciado a tres años de cárcel, pero estos le fueron conmutados por la suspensión condicionada de la pena. Mejía fue asesinado el 4 de junio de 2016.

Estas grabaciones, junto con el audio anteriormente revelado por El Faro en mayo, muestran que el partido había comenzado una ronda de conversaciones por separado con las pandillas, diferentes del diálogo que el gobierno del expresidente Mauricio Funes inició con las pandillas en 2012. En marzo de ese año, el gobierno de Funes negoció con las pandillas la reducción de homicidios en el país a cambio de beneficios carcelarios. Este proceso llegó a ser conocido como “la tregua” y dio lugar a un descenso en los homicidios de 14 a 6 diarios.

Estos nuevos videos, y el ofrecimiento explícito de millones de dólares de parte del FMLN hacia pandilleros, discrepan con la ley antipandillas que el primer gobierno de izquierdas promovió y aprobó en septiembre de 2010, como respuesta al incendio de un microbús repleto de pasajeros ocasionado por pandilleros del Barrio 18 en el municipio de Mejicanos. En la ley antipandillas, aún vigente, se define como ilegal la existencia de las pandillas, el apoyo y financiamiento a las mismas, y establece las sanciones para aquellas personas a las que se compruebe participación o colaboración con este tipo de agrupaciones.

Empresas para las pandillas

El video de este nuevo encuentro de Arístides Valencia con los líderes pandilleros muestra cómo este ofreció a las tres pandillas iniciar un proyecto de microcréditos que arrancaría en tres municipios — Zacatecoluca, Ciudad Delgado e Ilopango — con una inversión inicial de US$100 mil por municipio. Valencia no deja claro en la conversación de dónde saldrían esos fondos, pero explica a los presentes el rol que él tendría en ese proyecto: “Yo voy a manejar la gestión de dónde vamos a sacar el dinero para dárselo”.

Posteriormente, Valencia agrega que, si los primeros emprendimientos resultan exitosos, el proyecto requerirá una mayor inversión de dinero: “Calculo que para que el proyecto sea algo que realmente va a funcionar, la proyección es que llegue a unos US$10 millones la inversión”.

El plan que Valencia ofrece a los pandilleros estaba incluso consignado por escrito en un documento al que uno de los pandilleros da lectura: consiste en un fondo de microcréditos que se otorgarían a pandilleros para crear empresas. En ese documento se establece que el organismo responsable de decidir a quién se prestaría dinero sería un comité de crédito.

Valencia explica a los pandilleros quiénes serían los miembros de ese comité: “El comité de crédito son ustedes”, les dice a los líderes pandilleros. Y agrega: “Ahí se le pone ?comité de crédito? para tener un nombre que funcione [inaudible] eso nos va a permitir que va a ser un trámite para […] porque hablábamos de la movilización de ustedes sin problema […] entonces viene el comité de crédito y lo recibe [la solicitud de crédito], aquí lo recibimos y lo analizamos”.

Luego, Valencia les pide que “en la medida de lo posible” legalicen las empresas que se supone que crearán con esos créditos, aunque da libertad a los pandilleros para que decidan si ponen las empresas a nombre propio o a nombre de algún familiar: “Ahí cómo se va a legalizar [la empresa] ya es otra cosa: si vamos a poner a los familiares o directamente a los com… a los muchachos”, dijo.

En el video se evidencia otra de las ofertas de Valencia, la cual consistió en la posibilidad de que los líderes pandilleros que formaran parte del comité de crédito tuvieran un salario y explicó que debían ser las propias estructuras pandilleras las que definieran quiénes las representarían en ese organismo.

Los reportes de Factum y El Faro confirmaron que la reunión de Valencia con miembros de la pandilla ocurrió en una habitación en la Iglesia Episcopal Anglicana de San Salvador. Cuando se le planteó el asunto al canciller de la Iglesia, José Osvaldo López Márquez, este admitió que sabe de ese encuentro, pero se rehusó a hablar sobre él: “Conozco esto. No voy a entrar en detalles”. 

Él despues, brevemente especuló sobre el origen de los videos: “Seguramente alguno de los que estaba aquí se criterió [se hizo colaborador de la Fiscalía]”.

López Márquez aseguró que “en esos momentos” el líder de la iglesia era el obispo Martín Barahona, que se jubiló en 2014.

Al ser consultado, Barahona admitió que la Iglesia Anglicana fue sede de varias reuniones con pandilleros, debido a sus actividades pastorales en la búsqueda de la paz, aunque dijo no recordar la presencia de ningún representante del FMLN. Cuando se le hizo ver que había vídeos que registraban esas reuniones, dijo: “Bueno, si tiene vídeos, entonces así fue”.

Aunque la fecha que aparece sobreimpresa en la imagen de ambos vídeos es de 2008, varios hechos hacen concluir que esa no es la fecha en que se hizo la grabación. Por un lado, uno de los líderes pandilleros a los que se distingue en ambos vídeos es Carlos Eduardo Burgos Nuila, representante de la facción Revolucionarios del Barrio 18. Según los registros oficiales de Centros Penales, Burgos Nuila estaba preso en 2008, cumpliendo una condena de cinco años por robo agravado en grado de tentativa, que le fue agregada a otra condena que ya cumplía desde 2006. Salió de prisión el 20 de noviembre de 2011.

Además, la grabacion publicada en Mayo por El Faro de Valencia, mostraba como el ministro de Gobernacion afinaba con líderes pandilleros estrategias para movilizar el voto a favor de FMLN despúes de las primera ronda electoral de la votacion presidencial de 2014 y antes de la segunda.

En varios momentos de aquel encuentro, referenciadas por El Faro en febrero de 2014, se hace alusión a reuniones anteriores y también a un posible encuentro posterior para llegar a acuerdos más concretos.

“Podemos ir avanzando en propuestas ya más concretas, que es lo que en esta reunión, y en la próxima que puede haber antes de la elección, es lo que nosotros creemos que debemos ir trabajando, para que inmediatamente nosotros podamos decirles y darles ya a los compañeros de ustedes[…] las señales de que hemos logrado algo”, dijo Valencia en aquella reunión.

La reunión con Benito Lara

El vídeo que consigna la reunión de Benito Lara con líderes de pandillas tiene un audio muy débil y plagado de ruidos de ambiente y producidos por los movimientos de cámara. Se alcanza apenas a comprender que los pandilleros se quejan ante Lara del abuso que las autoridades hacen de los testigos criteriados y de las redadas masivas que sus declaraciones producen: “Tenemos un caso por cierto en Quezaltepeque donde hay alrededor de 78 personas detenidas por un homicidio, ¿cómo es posible que 78 personas hayan participado en un homicidio?”.

Más adelante, un miembro de una pandilla le comparte a Lara su propio análisis sobre por qué el FMLN debería ser la fuerza política dominante en la Asamblea Legislativa. “Lo que están buscando es crear una inestabilidad del sistema […] Y dejar que se formé antes de llegar al poder”, dice, refiriéndose al partido rival ARENA.

 “Nosotros creemos de que […] 100% […] esta gente lo que está buscando es ese distanciamiento […] ustedes tienen la capacidad de hacer las cosas según lo hemos hablado […] y nosotros tenemos la capacidad de hacer las cosas mejor para la próxima vez, y ya no tengamos que estar dependiendo de otras personas, en el sentido de estar esperando convenios con otra gente; bueno, ya de parte de ustedes, va, que tienen que verse con otra gente para que las decisiones o  planteamientos  que tienen caminen; sino que ya ustedes tener la fuerza necesaria para hacer las cosas, ya como partido, o sea me refiero en la Asamblea”.

Lara lo deja terminar y contesta: “Indudablemente, creo que eso que estás planteando es correcto. Y […] van a tratar de aprovecharse de […] que pueden haber […] entonces el planteamiento nuestro […] porque así como habemos algunos interesados en buscarle una salida, habrán otros interesados en interrumpir cualquier salida y no me cabe duda que harán todos los esfuerzos (…) entonces no todos, y cuando digo no todos, no me refiero directamente a ustedes, sino a cualquier persona […] no tiene la íntima convicción de […] hacerle huevos […] les dijimos la vez pasada que les decíamos que independientemente cuál fuera el resultado […] claro, la ejecución estando en una posición es otra”.

Factum y El Faro constataron en su reporte que la reunión entre los líderes de pandillas y Lara se llevó a cabo en la sede de la dirección departamental de San Salvador del FMLN, conocida como “2-29”. Antes de que el FMLN ganara la segunda elección presidencial consecutiva, en 2014, Lara era diputado y dentro del FMLN era el director departamental de San Salvador. En junio de ese año, Lara se convirtió en ministro de Seguridad, puesto que ocupó hasta enero de 2016, cuando lo sustituyó Mauricio Ramírez Landaverde, hasta entonces director de la Policía Nacional Civil.

Arístides Valencia también era diputado antes de junio de 2014 y se mantiene como ministro de Gobernación hasta el momento. Al ser cuestionados por el contenido de estas grabaciones, ninguno de los dos funcionarios quiso hacer comentarios. Arístides Valencia se limitó a contestar, vía Whatsapp: “No tengo comentario. Hermano, ya se dio a conocer nuestra posición”.

Lara fue consultado en persona el miércoles 26 por la noche a la salida de un acto funerario en San Salvador sobre el video de la reunión en la sede 2-29 del partido FMLN. Lara respondio simplemente: “No, de ese tema no quiero hablar. Hay otros temas prioritarios para nosotros en este momento. Ese punto no lo voy a tocar”.

Y abandonó el lugar.

En el video que registra la reunión entre los pandilleros y Valencia, el contador de la cámara que filma el encuentro registra una reunión de más de una hora de duración. Sin embargo, la mayor parte del archivo original fue suprimida y no hay indicios que arrojen pistas sobre lo que contenía ese registro. Además, el audio y el video no tienen sincronía, por lo que técnicos de El Faro sincronizaron el material original para una mejor comprensión del documento.

En el tramo final del archivo original hay 2 minutos con 45 segundos que no se correspondían con la filmación del encuentro entre Valencia y los pandilleros. Se trata de un audio grabado evidentemente de otro encuentro y no fue posible determinar si las personas que participaron de él eran las mismas que las del video original. 

Aun así, mientras que la imagen de vídeo de esta parte del archivo parece estar bloqueado, el audio se puede discernir. En el audio se escucha a varias personas dialogando: una dice que su grupo es un grupo que cumple su palabra cueste lo que cueste; alguien más dice: “mire, don Arístides, es que sinceramente lo que se busca es que pongan a alguien que acepte públicamente que nos va a apoyar, imagínese eso que le pedimos a monseñor, porque si saliera Raúl sabemos el costo que tuviera eso, pero monseñor es un hombre de dios”.

La referencia a “Monseñor” y el “obispo” podría ser referencias al obispo Fabio Colindres, el miembro de la Iglesia Católica que ayudó a negociar la tregua de 2012. “Raúl” podría ser Raúl Mijango, el negociador autorizado por el gobierno para esa tregua.

VEA TAMBIÉN: Tregua entre pandillas en El Salvador

Sin embargo, a pesar de las similitudes con la reunión original, no hay manera de determinar si este audio es de la misma reunión entre Valencia y las pandillas, o si “Raúl” y “Monseñor” son los primeros mediadores.

Se solicitó a la jefa de comunicaciones del partido FMLN y al del secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas una postura institucional al respecto de estas reuniones, pero al cierre de esta publicación no se había obtenido ninguna respuesta.

La nueva mano dura

Al menos en los primeros seis meses al frente de la seguridad pública del país, la gestión de Benito Lara no se caracterizó por la política de combate frontal -entiéndase enfrentamientos armados- contra las pandillas que ha marcado el sello del actual gobierno desde enero de 2015.

En la única entrevista que Lara concedió a El Faro, apenas unos días después de asumir el cargo en junio de 2014, el entonces ministro aseguró que dejaba las puertas abiertas para un posible diálogo con las pandillas, e incluso dijo que le parecía que las reuniones que se organizaron en el penal de Mariona entre líderes de todas las pandillas -en el contexto de La Tregua- no tenían nada ilegal. 

La apertura a valorar la opción del diálogo con las pandillas que tuvo Lara también contrasta con la oposición radical a ese tema de su sucesor en el cargo, Mauricio Ramírez Landaverde. Desde que Sánchez Cerén sepultó cualquier posibilidad de diálogo con las pandillas, cuando en enero de 2015 anunció que su estrategia no iba a pasar por sentarse a negociar con ellas, tras calificar esas prácticas de ilegales, se han producido decenas de enfrentamientos armados entre los cuerpos de seguridad —PNC y Ejército— y pandilleros, con un saldo de centenares de muertos.

El 25 de agosto de 2015 la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia declaró a la MS13 y a las dos facciones del Barrio 18 como “organizaciones terroristas” y consideró en su sentencia “inadmisible” cualquier negociación con estas agrupaciones. Esto cerraba la puerta a cualquier réplica del intento de negociación que estableció el gobierno del expresidente Mauricio Funes en 2012 con ambos grupos.

Mientras tanto, la situación de seguridad ha empeorado. En 2015, El Salvador se convirtió en el país más violento del mundo, con una tasa de homicidios de 103 por cada 100.000 habitantes. Entre enero de 2015 y de agosto de 2016, más de 90 miembros de la policía y al menos 24 miembros de las Fuerzas Armadas han muerto. Durante ese mismo período, la policía ha matado a 694 presuntos pandilleros.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

A pesar de que la policía diga oficialmente que estas muertes se produjeron durante los “enfrentamientos”, hay sospechas de que algunos de los presuntos pandilleros fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales. El Faro reportó en 2015 que uno de estos supuestos enfrentamientos, sucedido en la Finca San Blas del municipio de San José Villanueva, arrojaba claros indicios de asesinatos cometidos a sangre fría por agentes de Policía. La investigación posterior de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos concluyó que la Policía cometió ejecuciones extralegales y la Fiscalía ha imputado a varios agentes por el caso.

Esta no es la única ocasión en la que políticos son sorprendidos en negociaciones con pandilleros: El Faro publicó también en marzo pasado un video que registra una reunión de febrero de 2014 en la que Ernesto Muyshondt –en aquel momento vicepresidente de ideología de Arena- y el alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, hablaban con líderes pandilleros para solicitar el respaldo electoral de esas estructuras criminales a cambio de una nueva tregua en el caso de que Arena ganara la elección presidencial.

En abril de 2016, la MS13 y las dos facciones del Barrio 18 hicieron público un comunicado en el que daban por roto un supuesto acuerdo con el FMLN. En ese documento, las pandillas aseguraban que en elecciones anteriores habían llegado un acuerdo con el partido de izquierdas para “generar en nuestras comunidades apoyo electoral para ellos y para impedir el voto para la oposición” durante las elecciones presidenciales de 2014. En esa declaración, las pandillas también dijeron que voceros del FMLN los habían buscado.

“…El gobierno ha acusado a Arena de haber hecho pactos con las pandillas, cuando en verdad los que han negociado nuestro apoyo electoral han sido dirigentes del FMLN al más alto nivel, como Benito Lara, Medardo González y José Luis Merino. Todos ellos se han reunido con nosotros y nos han ofrecido que el nuevo gobierno del FMLN iba a reducir la represión contra nuestra gente y abrir canales para buscar el diálogo…”.

Los videos conocidos hasta el momento confirman en parte esa afirmación.

Medardo González es el máximo líder del partido y José Luis Merino es uno de los hombres más influyentes en la institución: es el principal contacto entre el partido y la millonaria empresa Alba. El jueves 20 de octubre, Merino fue nombrado viceministro de inversión extranjera, un nuevo cargo creado bajo el paraguas institucional del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las pandillas aseguraron en aquel comunicado que rompían su acuerdo con el FMLN porque se sentían traicionadas por el gobierno: “Los dirigentes del FMLN y Gana nos han defraudado, porque ninguna de sus promesas se han hecho realidad. Por lo contrario, promueven nuestra aniquilación por medios militares”.

* Juan José Martínez d’Aubuisson es antropólogo y colaborador frecuente de Factum y InSight Crime. Carlos Martínez es escritor del personal en el Faro. Este informe fue una colaboración entre El Faro, Factum y InSight Crime.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+