HomeNoticiasEjército de México seguirá combatiendo crimen a pesar de abusos de derechos humanos
NOTICIAS

Ejército de México seguirá combatiendo crimen a pesar de abusos de derechos humanos

AYOTZINAPA / 6 OCT 2022 POR PETER APPLEBY ES

El presidente Andrés Manuel López Obrador no logra imponerse sobre los grupos criminales a pesar de apoyarse cada vez más en las fuerzas armadas de México contra todas las evidencias de abusos de derechos humanos por parte de esa entidad que han salido a la luz en los últimos meses.

El 4 de octubre, el Senado mexicano votó para ampliar la presencia del Ejército en las calles del país hasta 2028, lo que extiende el periodo en el que ejercerá tareas de fuerza de seguridad pública.

Esta decisión se toma en el marco de una renovada dependencia del Ejército por parte del gobierno. El aumento de la violencia en Zacatecas motivó el despliegue de 500 soldados a ese estado norteño solo en septiembre, para apoyar los continuos problemas de la policía estatal y municipal para contener la violencia de los carteles.

La situación de Zacatecas está lejos de ser la única. Otros estados con problemas, como Guanajuato, Jalisco, Michoacán y Tamaulipas han recibido refuerzos del Ejército en los últimos meses.

VEA TAMBIÉN: México mantiene militarización mientras registra año más letal

Antes de su llegada a la presidencia, López Obrador criticó a sus predecesores por el uso de las fuerzas militares para enfrentar el crimen organizado, y prometió devolverle al Ejército su función establecida como protector de la soberanía nacional. En lugar de eso se comprometió a usar la Guardia Nacional, una fuerza de seguridad pública que se concibió para estar bajo control civil, para pacificar las calles del país. Afirmó que su estrategia de prevención del delito, de “abrazos no balazos”, reconfiguraría la dinámica criminal para bien.

Pero en septiembre pasado, anunció su cambio de idea: El Ejército debe seguir siendo la fuerza de primera línea para combatir a los sofisticados grupos narcotraficantes del país, declaró. Frente a un aumento casi incesante de los homicidios, una institución policial indefendible, y la Guardia Nacional aún no está lista para redoblarse, el presidente López Obrador retomó la política de seguridad nacional seguida por sus predecesores.

Pero en este momento, las fuerzas armadas están envueltas en uno de los casos de brutalidad institucional más notorios del país, lo que pone en duda su credibilidad.

Nexos con Ayotzinapa

Ocho años después de la trágica noche en Iguala, Guerrero, cuando desaparecieron 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa (CoVAJ) publicó su informe final en agosto.

La exhaustiva investigación resumió la colusión entre miembros del cartel Guerreros Unidos, el Ejército, la policía local y funcionarios de gobierno en el secuestro, la desaparición y el asesinato de los 43 estudiantes. La Comisión halló que al menos un miembro de las fuerzas armadas había infiltrado el grupo de estudiantes esa noche, y que los miembros de las fuerzas armadas tenían acceso en tiempo real mientras se desplegaban en el terreno, pero no hicieron nada.

Alejandro Encinas, el funcionario del gobierno que dirige la comisión, también dijo que algunos de los estudiantes fueron entregados a los militares cuando aún estaban vivos antes de que un comandante local ordenara su muerte y desaparición.

Los padres de los estudiantes desaparecidos habían exigido durante mucho tiempo que las autoridades investigaran el papel de los militares en el crimen.

En la presentación de los hallazgos del informe Encinas fue claro: Fue “un crimen de Estado”, afirmó.

Al fin se tomarán algunas medidas. Jesús Murillo Karam, fiscal general en el momento de la tragedia, fue detenido, aunque un juez suspendió el caso contra él en ese momento. José Rodríguez, general retirado y antiguo comandante del Batallón de Infantería 27, desplegado en Iguala en la época de la masacre, fue capturado junto con otros dos oficiales. Rodríguez, primer militar de alto rango que es detenido, está acusado de ordenar el asesinato de seis de los estudiantes que fueron mantenidos con vida por varios días, según halló la Comisión de la Verdad.

En agosto, se despachó un total de 83 órdenes de captura en relación con el caso. Veinte de ellas estaban a nombre de militares, según los medios locales. Pero un mes después, luego de que la Secretaría de Defensa presuntamente amenazara con sacar al Ejército de las calles, se anularon 16 órdenes contra militares, una medida que Miguel Agustín, del Centro de Derechos Humanos Pro Juárez (PRODH), calificó de “extremadamente inusual”.

Un perfil más definido

Por tradición, el Ejército se ha mantenido aparte de otras fuerzas de seguridad de México. A diferencia de los cuerpos de policía municipales plagados de corrupción, los militares siguen contando con la confianza del público. Al contrario de la Guardia Nacional, con sus propios problemas de corrupción, este tiene una larga historia. Se considera fiable, por lo que en el mandato del presidente López Obrador ha recibido muchas más responsabilidades.

VEA TAMBIÉN: Por qué la masiva falta de cualificación de la Guardia Nacional de México

A pesar de las garantías dadas por el presidente de que la Guardia Nacional se mantendría como una institución en manos de civiles, y en contravía con su carácter civil consagrado en la Constitución Mexicana, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) recibió el control de la Guardia Nacional y se ampliaron sus tareas en materia de seguridad pública.

Pero el Ejército no es una fuerza para combatir el delito.

“El uso de las fuerzas armadas [para combatir a los carteles] se ha vuelto la nueva normalidad. La Guardia Nacional sigue creciendo en tamaño y presupuesto, aunque la mayoría de las fuerzas siguen proviniendo del Ejército y la Marina, aun cuando no tienen el entrenamiento apropiado para ese tipo de misión”, señaló Craig Deare, académico especializado en asuntos de seguridad nacional, en conversación con InSight Crime.

Las fuerzas armadas de México han participado en masacres y delitos financieros. Los militares han tenido problemas para controlar los abusos de derechos humanos en su interior al enfrentar a las organizaciones narcotraficantes, y ha sido salpicado por un “número alarmante de víctimas civiles”, según estimó la Oficina de Washington para Asuntos de Latinoamérica (WOLA).

"Cuando se ponen elementos importantes de las fuerzas armadas en esos roles no castrenses a realizar funciones de carácter esencialmente policial, para las cuales no han recibido adiestramiento, es más posible que se presenten abusos de derechos humanos y que aumente la corrupción", opinó Deare.

A pesar de esas preocupaciones, expresadas por diferentes organizaciones de derechos humanos, el Ejército mantiene su función como principal fuerza de seguridad pública en México. El presidente, alguna vez contradictor de la militarización del país, ahora transita un camino trillado.

compartir icon icon icon

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

What are your thoughts? Click here to send InSight Crime your comments.

We encourage readers to copy and distribute our work for non-commercial purposes, with attribution to InSight Crime in the byline and links to the original at both the top and bottom of the article. Check the Creative Commons website for more details of how to share our work, and please send us an email if you use an article.

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

Contenido relacionado

CARTEL DE JALISCO / 7 DIC 2022

Los asesinatos de varios funcionarios estatales en Zacatecas, y el asedio de esa estratégica región para los carteles más poderosos…

FRONTERA EU/MÉXICO / 8 DIC 2021

Decenas de individuos de Guatemala, Honduras y México fueron víctimas de una red transnacional de trata laboral que los llevó…

BARRIO 18 / 6 DIC 2022

La escalada de la campaña antipandillas en la ciudad de Soyapango, centro de El Salvador, ha suscitado serios interrogantes sobre…

Sobre InSight Crime

LA ORGANIZACIÓN

Escapar de Barrio 18

27 ENE 2023

La semana pasada, InSight Crime publicó una investigación en la que se narra la historia de Desafío, un joven de 28 años que pertenece a la pandilla Barrio 18, pero…

LA ORGANIZACIÓN

Cobertura sobre Europa causa buena impresión

20 ENE 2023

La semana pasada, InSight Crime publicó un análisis sobre el papel del aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol como centro de llegada de cocaína y metanfetamina procedentes de México.  El artículo fue bien…

LA ORGANIZACIÓN

El mundo recurre a InSight Crime debido a sus conocimientos sobre México

13 ENE 2023

Nuestra cobertura sobre el arresto del cofundador de los Chapitos, Ovidio Guzmán López, en México, ha recibido atención en todo el mundo. En el Reino Unido, medios como…

LA ORGANIZACIÓN

InSight Crime comparte su experiencia con el Departamento de Estado de Estados Unidos

16 DIC 2022

La semana pasada, Steven Dudley, cofundador de InSight Crime, participó en la Conferencia Internacional Anticorrupción organizada por la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de…

LA ORGANIZACIÓN

Respuesta inmediata a la investigación sobre la marihuana en Estados Unidos y México

9 DIC 2022

La investigación de InSight Crime sobre los efectos que tendrá la legalización de la marihuana en muchos estados de EE. UU. sobre la dinámica criminal en México causó revuelo esta…