1.400 Policías de Honduras son Suspendidos por Vínculos con el Crimen Organizado

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Los 1.400 agentes que componen la Policía de Investigación de Honduras han sido suspendidos por supuesta corrupción y vínculos con el crimen organizado, resaltando una vez más la magnitud de la corrupción policial en Honduras y el tamaño del desafío que enfrentan los intentos de reforma.

El 5 de junio, todos los oficiales de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) – que compone alrededor del 10 por ciento de la fuerza policial de Honduras – fueron suspendidos indefinidamente y serán sometidos a pruebas de confianza.

El Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CICC), Fernando Jaar, manifestó que el Secretario de Seguridad Arturo Corrales le aseguró que la intervención a la DNIC se hizo en respuesta a los vínculos entre el cuerpo de investigación y el crimen organizado; “Él nos dijo … que algunos investigadores estaban filtrando información al crimen organizado y se estaban planeando actos delictivos desde esa oficina” [la DNIC]”, dijo Jaar.

Desde junio de 2012, la policía hondureña ha estado sometida a pruebas de confianza – incluyendo evaluaciones psicológicas, pruebas de polígrafo y exámenes de drogas – en un esfuerzo por combatir la corrupción endémica.

El día antes del anuncio de la suspensión, el Congreso dio su aprobación final para la creación de una unidad especial de policía nacional, los “Tigres” (Unidad Toma Integral Gubernamental de Respuesta Especial de Seguridad), una fuerza que contaría con alta tecnología y con capacidades de investigación e inteligencia. Las autoridades dijeron que la fuerza no va será de naturaleza militar, como se había previsto anteriormente.

Análisis de InSight Crime

La afirmación de que los funcionarios suspendidos estaban involucrados con el crimen organizado no es sorprendente, dada la notoriedad de la fuerza policial en Honduras. En 2011, un funcionario afirmó que el 40 por ciento de la policía tenía vínculos con el crimen organizado, mientras que la policía también ha sido acusada ??de extorsión, narcotráfico y de llevar a cabo homicidios por encargo.

Como parte del actual esfuerzo de reforma, desde abril 652 oficiales han sido removidos y miembros de alto rango han sido sometidos a pruebas de confianza. No obstante, el proceso ha sido criticado por su lentitud y por no suspender a algunos oficiales que previamente habían fallado en las pruebas de confianza.

Teniendo en cuenta las últimas suspensiones, la aprobación de la unidad de los Tigres es una movida interesante del Congreso. Aunque los oficiales de los Tigres serán sometidos a rigurosas pruebas antes de ser contratados, la dinámica de la corrupción de la policía hondureña indica que el aumento del número y la adición de unidades no hará que la fuerza sea más efectiva, a menos que esté acompañada por un cambio general en la cultura policial.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+