58.000 animales traficados son confiscados anualmente en Colombia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los expertos han revelado la magnitud del tráfico ilegal de vida silvestre en Colombia, revelando una fuente de ingreso poco reportada pero lucrativa para las organizaciones criminales; sólo superada por las drogas, las armas y la trata de personas.

Alrededor de 160 animales traficados ilegalmente son incautados a diario en Colombia, informó El Espectador, sumando más de 58.000 al año. Los animales se recuperan con mayor frecuencia en los departamentos de Sucre, Valle del Cauca, Córdoba, Santander y Bolívar, con la mayoría de especies proviniendo de la Amazonía, la frontera sur, la Costa Pacífica y los Llanos Orientales, informó RCN Radio.

VEA TAMBIÉN: Cobertura del ecotráfico

Claudia Brieva, experta en rehabilitación animal de la Universidad Nacional de Colombia, dijo que muchas personas creen que están “salvando” a los animales o los quieren como mascotas. Algunos de los animales que con más frecuencia son traficados son las tortugas, los caimanes, las iguanas, las boas y los loros.

Análisis de InSight Crime

Según la Interpol y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el tráfico de vida silvestre obtiene ganancias estimadas de entre US$15 y US$20 mil millones al año, lo que hace el cuarto comercio ilegal más grande del mundo, después de las drogas, la trata de personas y el tráfico de armas. En 2012, las autoridades colombianas rescataron a más de 46.000 animales traficados ilegalmente. Está lejos de ser la única fuente para el comercio: en los dos últimos años un envío que salió de Paraguay contenía más de 3.500 animales, mientras que miles de animales han sido rescatados de Bolivia y Brasil el año pasado puso en marcha sus propias operaciones contra el tráfico de animales.

Pese al enorme potencial de ganancias de este comercio, se sabe relativamente poco acerca de las organizaciones que están detrás del tráfico mundial de vida silvestre, debido en parte al hecho de que no genera los mismos altos niveles de violencia que generan el narcotráfico y el tráfico de armas, o las víctimas humanas como en la trata de personas.

Según el informe de la ONU, a menudo se utilizan las mismas rutas que son utilizadas para el tráfico de drogas y armas para traficar animales. Sin embargo, hasta cierto punto, el tráfico de animales requiere un mayor grado de sofisticación que el de drogas o armas debido al cuidado que se necesita para mantener a los animales vivos durante todo el viaje. Esto sugiere que un alto nivel de organización y experiencia está involucrado en el comercio.

El mercado para la fauna traficada tampoco se entiende totalmente. Las mascotas exóticas pueden ser símbolos de estatus o artículos novedosos para algunas personas, pero la demanda en el mercado negro de productos como pieles de reptiles y huevos de tortuga conecta a estas redes con un mercado global de consumidores más grande.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn