88% del oro colombiano es ilegal: Experto

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La gran mayoría del oro de las minas de Colombia se extrae de manera ilegal, asegura un experto, quien subraya la importancia de esta economía ilegal cuando el país se apresta a escribir un nuevo capítulo en la historia delincuencial.

El 88 por ciento de las 57 toneladas de oro que se explotan cada año en Colombia son producidas ilegalmente, afirmó en una conferencia de prensa reciente el presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM) Santiago Ángel Urdinola.

Urdinola señaló que los departamentos con mayores porcentajes de oro de explotaciones ilegales son Chocó, Cauca y Valle del Cauca en la costa Pacífica, además de Antioquia y Caldas, informó RCN Radio.

El presidente de la ACM indicó que aun cuando no hay cifras oficiales sobre las ganancias generadas de la minería ilegal, él cree que son “astronómicas”. Dichas actividades no pagan impuestos al estado y no cumplen las regulaciones ambientales, añadió.

VEA TAMBIÉN:  Cobertura sobre Minería

Urdinola también expresó la esperanza de que el gobierno nacional finalice un nuevo proyecto de ley que busca endurecer los controles a la extracción ilegal de oro y suprimir las ambigüedades judiciales en la industria.

“La actividad ilegal es absolutamente rentable”, en parte por la falta de controles, señaló Urdinola.

El medio de noticias colombiano Portafolio, citando cifras de la ACM y del gobierno, informó en junio que solo el 18 por ciento de todo el oro que se produjo y exportó en Colombia en 2015 se hizo usando títulos mineros oficiales. Gran parte del oro ilícito entra al mercado legal en Antioquia y Valle del Cauca, y puede ascender a unos US$2.300 millones anuales, indicó Portafolio.

Análisis de InSight Crime

Las estadísticas recientes sobre la minería ilegal de oro demuestran la importancia de esta industria criminal para el panorama del crimen organizado en Colombia, y esta podría aumentar en un futuro próximo.

La minería es una fuente clave de ingresos para las organizaciones guerrilleras y para los grupos neoparamilitares, conocidos como Bacrim (o “bandas criminales”). Estos grupos administran, extorsionan y prestan servicios de seguridad a las operaciones mineras ilegales. Los departamentos con los mayores depósitos auríferos, que incluyen a Chocó, Antioquia, Córdoba, Bolívar y Cauca, son también algunos de los más violentos del país, con fuerte presencia de actores armados.

VEA TAMBIÉN:  Cobertura sobre Oro

Sin duda, en departamentos como Chocó, el oro puede llegar a ser una mayor fuente de ingresos para el crimen que los cultivos de coca, principal ingrediente de la cocaína. Este balance cambia constantemente. Con la fluctuación de las cotizaciones globales del oro, también varía el rol del mineral en la economía ilegal colombiana. Hacia 2012, el alza en los precios del oro llevaron al oro a convertirse en fuente principal de ganancias para los grupos criminales en cerca de una cuarta parte de los 32 departamentos de Colombia. El valor del oro luego se desplomó, y desde entonces el cultivo de coca ha experimentado un resurgimiento, alcanzando sus mayores niveles en años.

Dada esta tendencia, el reciente aumento del precio del oro —al parecer motivado por la decisión del Reino Unido de retirarse de la Unión Europea— es motivo de preocupación. El hampa criminal de Colombia está experimentando un profundo cambio de poder con el inminente prospecto de una desmovilización guerrillera de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que controlan gran parte de los cultivos de coca y las minas ilegales en el país. Estos depósitos minerales prometen atraer a actores armados rivales que busquen llenar el vacío dejado por las guerrillas en caso de que firmen un acuerdo de paz con el gobierno colombiano. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn