Alcalde de Honduras es acusado de liderar un grupo narcotraficante

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las autoridades hondureñas han detenido a un alcalde que supuestamente lideró una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y a contratar sicarios, en un caso que destaca cuán borrosas se han vuelto las líneas entre los funcionarios corruptos y el crimen organizado en Honduras.

El 27 de julio, la policía detuvo a Arnaldo Urbina Soto, el alcalde del municipio de Yoro, ubicado en el departamento del mismo nombre al norte del país, por almacenamiento de armas ilegales y lavado de dinero, informó La Prensa.

Durante la operación, la policía allanó nueve propiedades y confiscó otras 10 que supuestamente pertenecían a un grupo criminal encabezado por el alcalde y sus dos hermanos. Los hermanos de Urbina, un mexicano responsable de organizar peleas de gallos en la propiedad de Urbina, y otros dos empleados, también fueron detenidos, informó El Heraldo.

En las lujosas residencias de los tres hermanos las autoridades encontraron armas de alto calibre, incluyendo ametralladoras AK-47 y fusiles M-16, municiones, chalecos antibalas y teléfonos satelitales, informó El Heraldo.

Las autoridades han acusado a la organización criminal Urbina Soto de tráfico de drogas, asesinatos a sueldo, de proporcionar seguridad a los narcoaviones y de robo de tierras. Las autoridades creen que el grupo consta de unos 37 miembros responsables de 137 muertes y 45 desaparecidos, según El Heraldo.

Análisis de InSight Crime

El grupo del alcalde de Yoro probablemente trabajó al servicio de una o más organizaciones narcotraficantes más grandes, brindándoles protección, facilitando sus cargamentos de droga y saldando cuentas pendientes.

Estos grupos locales de transporte en Honduras han operado moviendo envíos para los carteles de la droga mexicanos desde alrededor del cambio de siglo, y se han vuelto cada vez más conocidos en los últimos años, mientras Honduras se ha convertido en un punto de tránsito favorito para los traficantes que mueven la cocaína colombiana hacia el norte. La creciente presencia de estos grupos transnacionales a su vez ha facilitado el crecimiento del crimen organizado local.

VEA TAMBIÉN: Perfil de Honduras

La idea de que un alcalde local dirigiera su propia red criminal indica cuán profundo el crimen organizado ha penetrado las instituciones hondureñas. Se cree que la fuerza policial de Honduras, en particular, está fuertemente vinculada a la actividad criminal, y al parecer la élite política del país ha ayudado a facilitar las actividades de poderosos grupos narcotraficantes.

Es de destacar que el alcalde se pusiera al frente de una organización como esa -mientras que a través de la región los alcaldes han trabajado en estrecha colaboración con los narcos, ser un político públicamente conocido parece ser una estrategia peligrosa para un líder de una banda. La disposición de Urbina de hacerlo puede hablar de una alta percepción de inmunidad por parte de los funcionarios hondureños.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn