Arresto de criminal colombiano evidencia la influencia de antiguo cartel

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Las autoridades arrestaron al exdirigente de una organización narcotraficante colombiana ya desaparecida, lo que indica la continuidad de la influencia del grupo en el hampa del país.

Una operación conjunta realizada por las autoridades colombianas e Interpol condujo a la captura de José Orlando Sánchez Cristancho el 26 de marzo en Facatativá, departamento de Cundinamarca, Colombia, informó El Tiempo.

Sánchez, mejor conocido por el alias de “El hombre del overol”, fue uno de los líderes del Cartel del Norte del Valle (CDNV), un poderoso grupo narcotraficante colombiano que surgió de los restos del tristemente célebre Cartel de Cali.

Sánchez ya había sido detenido en junio de 2001 en el estado de Florida, acusado de conspirar para lavar dinero. Estuvo 63 meses en prisión (un poco más de 5 años) y 3 años en libertad bajo fianza en Estados Unidos. Las autoridades creen que, una vez regresó a Colombia, Sánchez reanudó sus actividades criminales; además, su nombre apareció en la lista de “circulares rojas” de Interpol.

Un tribunal del distrito de Florida ha solicitado su extradición para que enfrente cargos relacionados con blanqueo de capitales y fraude bancario.

Análisis de InSight Crime

El arresto de Sánchez puede interpretarse como una señal de que el legado del CDNV continúa ejerciendo influencia sobre el hampa colombiano, a pesar de que gran parte de la red criminal ha sido desmantelada.

Las autoridades afirman que Sánchez fue uno de los líderes del CDNV, pero parece haber cierta confusión en torno a su apodo, “El hombre del overol”. Sin restar la importancia de Sánchez al interior del grupo, la evidencia sugiere que el fundador del cartel, Orlando Henao Montoya (ya fallecido), utilizaba el mismo seudónimo.

VEA TAMBIÉN: Perfil del Cartel del Norte del Valle

El CDNV surgió tras la ruptura del Cartel de Cali y pasó a convertirse en uno de los grupos de narcotraficantes más ricos del país. Las estimaciones del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus iniciales en inglés) de Estados Unidos indican que, en su apogeo, el cartel era responsable del 60 por ciento de la cocaína enviada a Estados Unidos. Las luchas y traiciones internas condujeron a la implosión del grupo: hacia el año 2010, la mayor parte los dirigentes del CDNV habían sido asesinados o capturados.

Los grupos que surgieron del desaparecido CDNV conformaron otras organizaciones criminales nuevas e independientes, como Los Rastrojos y Los Urabeños.

Sánchez no es el primer miembro del CDNV que ha regresado a Colombia después de haber cumplido una condena en Estados Unidos. Víctor Patiño Fomeque, alias “El Químico”, fue otra figura prominente dentro del grupo que negoció su entrega con las autoridades estadounidenses y posteriormente regresó a Colombia, donde, según las autoridades, al parecer ha reincidido en sus actividades criminales.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+