Arresto de diputado acentúa dudas sobre nexo entre gobierno de Nicaragua y narcotráfico

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un diputado vinculado al partido de gobierno en Nicaragua está señalado de dirigir una sofisticada red dedicada al trasiego de cocaína por Centroamérica, lo que se suma a sospechas extendidas de nexos del partido oficialista con el narcotráfico internacional.

El Ministerio Público nicaragüense alega que Francisco Sarria García, diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) en representación del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), encabezó una red que movía cocaína y marihuana desde Costa Rica a través de Nicaragua hasta Honduras, según informó La Prensa.

También conocido con el alias de “El Doc”, Sarria García dirigía un grupo que incluía a dos guatemaltecos y un colombiano residente en Costa Rica. Ellos usaban la ciudad costera de Mechapa, sobre la costa pacífica —separada de Honduras solo por el golfo de Fonseca— en el departamento occidental de Chinandega para recibir cargamentos de drogas y dinero. 

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Nicaragua

Sarria García, quien es también pastor evangélico, era el supuesto encargado de organizar, planear y dirigir todas las operaciones del grupo. Los demás miembros de su red eran presuntamente responsables de ejecutar las operaciones ilícitas, según La Prensa.

Las autoridades, sustentadas en presuntos testigos presenciales y fotografías de un teléfono móvil, también han vinculado la banda narco de Sarria García con un brutal homicidio en septiembre de 2019. La víctima, Máximo Ríos, debía entregar a Sarria García más de 250 kilogramos de cocaína procedentes de Costa Rica en la ciudad de Mechapa a cambio de US$60.000. Pero cuando el cargamento no llegó, Ríos fue torturado, asesinado y desmembrado, señala La Prensa.

Análisis de InSight Crime

Los señalamientos de narcotráfico formulados contra un miembro activo del FSLN del presidente Daniel Ortega atizan las sospechas de corrupción y vínculos con el crimen que por largo tiempo se han atribuido al partido oficialista.

En 2010, por ejemplo, una serie de cables develados por WikiLeaks alegaba que el partido sandinista había “recibido dinero de manera regular” de narcotraficantes internacionales para financiar campañas electorales a cambio de sobornos a jueces para que liberaran a traficantes capturados por la policía o el ejército, según el cable.

La exministra del interior Ana Isabel Morales, quien fuera una de las funcionarias de mayor confianza del presidente Ortega, también ha denunciado que varios jueces han liberado o recortado sentencias a unos 1.000 traficantes detenidos en Nicaragua, incluyendo miembros del Cartel de Sinaloa de México.

VEA TAMBIÉN: Arresto de capo plantea nuevos interrogantes sobre corrupción en Nicaragua

La última captura indica que miembros del partido no estaban simplemente conectados, sino personalmente involucrados en el tráfico de drogas. Tras la caída de los principales transportistas de droga en Centroamérica —clanes familiares como los Mendoza, los Lorenzana y los León en Guatemala, Los Cachiros en Honduras y Los Perrones en El Salvador—, que desempeñaron un rol vital en el trasiego de narcóticos desde Suramérica por Centroamérica hasta México, hay muy pocos grupos con la capacidad y las conexiones para lograr dirigir operaciones de ese calado.

Aún no se sabe con certeza cuál era la escala de la operación narcotraficante de Sarria García, pero el hecho de que tuviera la capacidad de recibir cocaína y marihuana de Costa Rica para llevarla hasta Honduras indica que puede haber sido un actor importante en el tráfico regional de narcóticos.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn