Arresto del líder del Cartel de Tijuana podría significar el fin del imperio de la droga

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Las autoridades de México han capturado al líder del debilitado Cartel de Tijuana, eliminando al que probablemente será el último del clan de los Arellano Félix con la capacidad de controlar gran parte del corredor de drogas de Tijuana, aunque no las redes que mueven las drogas.

El ejército mexicano detuvo a Fernando Sánchez Arellano, alias “El Ingeniero”, en la ciudad fronteriza de Tijuana, al norte del país, el 23 de junio, informó Excelsior.

Sánchez, el sobrino de los hermanos Arellano Félix, que fundaron el Cartel de Tijuana, es requerido en México por cargos de crimen organizado, drogas y posesión de armas, y en Estados Unidos por tráfico de drogas.

Análisis de InSight Crime

El Cartel de Tijuana, también conocido como la Organización Arellano Félix por los cinco hermanos que dominaron la organización, es una de las organizaciones criminales más antiguas de México.

Durante casi dos décadas, este grupo controló el paso de drogas en la frontera de Tijuana y hacia California, y recaudó el “piso” -un impuesto criminal- sobre las actividades ilegales en la región de Tijuana a Mexicali.

VEA TAMBIÉN: Perfil de El Ingeniero

La organización comenzó a desmoronarse después de haber perdido a un líder tras otro, entre 2002 y 2008, llevando a la fragmentación a medida que las facciones se separaban para reclamar su parte en el hampa de la región.

Sintiendo la debilidad y la oportunidad, los grupos criminales de afuera se mudaron, formando alianzas con las facciones rivales. Sánchez hizo un pacto con la Organización de los Beltrán Leyva (OBL), mientras que sus rivales llegaron a un acuerdo con el Cartel de Sinaloa, llevando a un conflicto criminal que vio a Tijuana convertirse en una de las ciudades más violentas de México.

La matanza comenzó a disminuir en 2010, dando lugar a la especulación de que Sánchez había llegado a un acuerdo con los sinaloenses, permitiéndole permanecer en su lugar, pero operando como un subordinado.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad continuaron socavando a la organización, arrestando y extraditando a numerosos operarios de alto nivel.

La detención de Sánchez, quien mantuvo un perfil bajo en comparación con sus más ilustres predecesores, puede marcar el final de la dinastía criminal de los Arellano Félix, pero es poco probable que cree agitaciones serias en el hampa de Tijuana.

Ampliamente se creía que el Cartel de Sinaloa era el poder detrás del trono de Sánchez, y que probablemente intervendría para supervisar las redes criminales de la región.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles del Cartel de Sinaloa

Como en gran parte del país, esas redes pueden haber respondido a Sánchez, pero son en su mayoría horizontalmente organizadas y en gran medida descentralizadas, por lo que es poco probable que se vean afectadas por un cambio en el liderazgo.

La “decapitación” de las organizaciones criminales a menudo puede conducir a la violencia, a medida que los rivales compiten para llenar el vacío. Sin embargo, con el Cartel de Sinaloa actuando como garante del hampa local, la ciudad debería evitar una sangrienta guerra de sucesión.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+