Asesinato de reina de belleza presiona al gobierno de Venezuela para actuar contra la inseguridad

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El asesinato de la ganadora de Miss Venezuela 2004 ha desatado una ola de preocupación por la situación de seguridad del país, lo que obligó al gobierno a enfrentar un problema importante al cual previamente trató de restarle importancia.

Mónica Spear, una modelo y actriz, fue asesinada junto con su pareja británica, Thomas Henry Berry, en un aparente intento de robo el 6 de enero.

Según El Universal, el auto de la pareja se descompuso en la carretera mientras se dirigían hacia Caracas, y ellos estaban siendo asistidos por una grúa cuando un grupo de asaltantes armados se acercó a su auto y les disparó seis veces. Ambos murieron en el tiroteo, y su hija de cinco años de edad resultó herida.

Cinco sospechosos han sido arrestados en el caso, dos de ellos menores de edad, informó El Universal.

Tras los asesinatos, el líder de la oposición, Henrique Capriles, afirmó que el país estaba en una “situación de emergencia”, pidiendo al presidente Nicolás Maduro “poner de un lado las profundas diferencias políticas que podamos tener” para luchar contra la inseguridad.

Por su parte, Maduro prometió “aplicar todo el peso de la ley” en contra de los responsables y el uso de una “mano de hierro” en contra los criminales del país.

Análisis de InSight Crime

Cuando se coloca frente al récord de 24.763 homicidios -una tasa de homicidios récord de 79 por cada 100.000 habitantes, registrada en el recuento no oficial del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV)- en 2013, la muerte de Spear no es ni sorprendente ni inusual. El robo es una de las principales causas de estas muertes -una cuarta parte de los asesinatos en Caracas fueron atribuidos a la delincuencia en 2011.

Sin embargo, el asesinato de una figura pública tan prominente ha puesto el problema de la inseguridad en el centro de atención después de años de intentos de los funcionarios de encubrir las estadísticas de delincuencia desagradables y manipular la percepción pública.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Venezuela

Un tema central en los próximos días será la reacción de Maduro. La naturaleza de alto perfil del caso pone presión sobre su gobierno para abordar con eficacia la inseguridad en el que se ha convertido, con base en las cifras del OVV, el segundo país más peligroso del mundo detrás de Honduras. Sus políticas de seguridad hasta ahora han incluido el despliegue de los soldados en las calles y la creación de un grupo de tarea conjunta cívico-militar para luchar contra la delincuencia transfronteriza, pero las cifras de homicidios del OVV sugieren que estas acciones han tenido poco impacto hasta ahora. Si bien las cifras del OVV pueden no ser infalibles, parecen mucho más confiables que las estadísticas publicadas por el gobierno.

Si las autoridades van a abordar eficazmente la violencia desenfrenada de Venezuela, también tendrán que centrarse en cuestiones tales como las fuerzas de seguridad profundamente corruptas e ineficaces, el aumento del tráfico de drogas a través del país y la falta de un control de armas efectivo.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn