Asesinatos en el oriente de Paraguay aumentan temores de narcoguerra

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los asesinatos de un agente de policía y de un alcalde en departamentos ubicados en el oriente de Paraguay, en la frontera con Brasil, se suman a una reciente ola de violencia en la zona, que por mucho tiempo ha sido un centro de narcotráfico y actividades criminales.

La noche del 9 de agosto, dos sicarios en una motocicleta asesinaron al policía Osvaldo Ramírez Lezcano en la ciudad de Curuguaty, ubicada en el departamento paraguayo de Canindeyú, cerca de la frontera con Brasil, informó ABC Color.

Tres personas han sido detenidas en relación con el homicidio, entre ellas Fermín Ramoa, un conocido asesino al servicio de narcotraficantes en la zona, según ABC Color.

Luego de su muerte se dio a conocer una breve grabación de Lezcano, en la que expresa sus críticas a la corrupción en la región, incluyendo la complicidad o la participación activa de funcionarios de alto rango de la policía en el tráfico de drogas.

Los funcionarios creen que Lezcano estaba en una lista de miembros de la policía del departamento de Canindeyú, que serían asesinados como represalia por la incautación de 20 toneladas de marihuana el pasado 8 de julio.

La muerte de Lezcano ocurrió después del asesinato, el 5 de agosto, de Miguel Echeverría Louteiro, alcalde de Bella Vista Norte, y de su secretario Celso Carballo. Dicha ciudad se encuentra en la frontera con Brasil, en el departamento de Amambay, al norte de Canindeyú.

Hombres armados emboscaron a Echeverría mientras él inspeccionaba un puente en un tramo asilado de una avenida a 50 kilómetros del centro de la ciudad. El forense señaló que Echeverría había recibido 23 impactos de bala, y que su secretario tenía 16 heridas de bala.

Los narcotraficantes tienen una fuerte presencia en Bella Vista Norte, y la muerte de Echeverría puede estar vinculada con la reciente incautación de 417 kilos de cocaína, informó ABC Color. Él también había denunciado la presencia de narcotraficantes en la zona, expresando su preocupación por el número de aviones privados y de ciudadanos brasileños que estaban pasando por la región.

Análisis de InSight Crime

Los departamentos de Amambay y Canindeyú, en la región oriental de Paraguay, son zonas de alta actividad criminal, generada en gran parte por la condición de Paraguay como el principal productor de marihuana en Suramérica. Brasil ofrece un lucrativo mercado de drogas para quienes controlan las rutas de tráfico a lo largo de la frontera, y la presencia de grupos criminales brasileños, como el Primer Comando Capital (PCC), contribuye a la violencia y a la corrupción en la región.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Paraguay

Estos dos asesinatos, sin embargo, se suman a una reciente oleada de violencia y generan nuevos temores de que una posible guerra se desarrolle a lo largo de la frontera. Jorge Rafaat, destacado empresario y presunto narcotraficante, fue asesinado el 15 de junio en la ciudad de Pedro Juan Caballero, ubicada en Amambay; los asesinos utilizaron una ametralladora calibre .50, cuyos disparos lograron atravesar su Hummer blindada.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn