Aumenta preocupación en Argentina por microtráfico y violencia relacionada con las drogas

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Oficiales en Argentina han expresado su preocupación por los altos niveles de consumo de drogas y la creciente violencia relacionada con éstas, en las regiones del norte y centro del país, mientras los mercados locales de Argentina siguen floreciendo en medio de la expansión del comercio de drogas.

En un tribunal local, en la ciudad norteña de Orán, a 20 kilómetros de la frontera con Bolivia, cerca de 7.000 casos de tráfico de drogas siguen sin resolverse; el número más alto registrado en algún tribunal del país. Según el juez Raúl Reynoso, 18 toneladas de droga han sido incautadas en la ciudad en los últimos ocho años, informó Clarín.

Gran parte del producto transita hacia Buenos Aires y otros mercados importantes, pero una cantidad significativa permanece para la distribución local. Dijo que “miles” de jóvenes de la zona han desarrollado adicción a las drogas, lo que a su vez ha dado lugar a crecientes robos.

“Y es en todo el norte, no solamente acá “, agregó Reynoso.

En el centro de Argentina, la creciente violencia del narcotráfico ha generado preocupación, informó La Nación. En enero, el gobernador de la provincia argentina de Santa Fe, Antonio Bonfatti, se reunió con agentes estadounidenses en Washington para discutir la expansión del narcotráfico en las provincias centrales del país. La discusión se centró en Rosario -la ciudad más grande de Santa Fe, la cual ha experimentado un aumento en los homicidios este año, así como las provincias de Córdoba y Entre Ríos.

Expertos del Departamento de Estado de Estados Unidos dijeron que la geografía de Rosario la hacía particularmente vulnerable. La ciudad se encuentra en el cruce entre Buenos Aires y los países productores de droga, Bolivia y Paraguay.

Análisis de InSight Crime

Argentina ha sido durante mucho tiempo un punto de tránsito para la cocaína, pero en los últimos años las organizaciones criminales transnacionales han consolidado su presencia y han comenzado a utilizar el país como centro de operaciones. El ministro de Seguridad de Argentina reconoció recientemente que el país se había convertido en un productor y principal consumidor de drogas, así como en una nación de tránsito.

Los comentarios del juez de Salta y de los agentes de Estados Unidos ilustran los efectos locales de la expansión del comercio. Mientras los pueblos argentinos -en particular los que se encuentran cerca de los cruces fronterizos a lo largo de las principales rutas de tránsito- han estado saturados de drogas ilícitas, el microtráfico se ha disparado. Esto ha llevado a un aumento en las tasas de adicción y a más delitos menores, así como a la violencia provocada por las pandillas y a niveles más altos de homicidios. Para citar un ejemplo, hubo un número récord de homicidios registrados en Rosario en 2013.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre microtráfico

También ha habido varias señales que muestran que el tráfico de drogas en el país está evolucionando, incluyendo el descubrimiento de varios laboratorios de cocaína –el mayor de ellos fue encontrado cerca de Rosario– en 2013, y las tácticas utilizadas por las bandas de narcotraficantes son cada vez más sofisticadas en las principales ciudades.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn