Bancos estadounidenses cierran sucursales en la frontera con México para evitar el lavado de dinero

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Algunos de los bancos más importantes de Estados Unidos cerraron recientemente sus sucursales en la frontera con México, en un intento por poner fin al lavado de dinero; esto es un reflejo de la facilidad con la que los narcotraficantes mexicanos pueden legalizar sus ingresos ilícitos al norte de la frontera.

En los últimos meses, bancos de la talla de J.P. Morgan y Bank of America cerraron sus sucursales en la ciudad fronteriza de Nogales, Arizona, informó The Wall Street Journal. Otros bancos, como Wells Fargo y Chase, presuntamente clausuraron cientos de cuentas, muchas de las cuales pertenecían a nacionales mexicanos.

Estas medidas antilavado se presentan en un momento de regulaciones más estrictas, que estipulan que los bancos pueden ser multados con altas sumas de dinero si no consiguen monitorear cuentas bancarias sospechosas de manera efectiva, informó National Public Radio.

Algunos bancos ubicados en el lado mexicano de la frontera también han concentrado sus esfuerzos en combatir las actividades de lavado de dinero. Según Associated Press, algunos bancos mexicanos incluso han comenzado a rechazar dólares estadounidenses.

Análisis de InSight Crime

Los bancos estadounidenses tienen razones para temer que las redes criminales usen sus servicios financieros para lavar dinero. Arizona ha sido señalada como el destino predilecto de los carteles mexicanos para lavar dinero, y ejecutivos de los bancos le dijeron a The Wall Street Journal que el sur de California y el valle del Río Grande en Texas también son zonas de alto riesgo. Como lo evidencian las decisiones recientes, en algunos casos es simplemente más fácil para los bancos cerrar las cuentas y sucursales bancarias que evitar que los criminales usen sus servicios financieros.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre la frontera México-Estados Unidos

Varios casos representativos muestran la habilidad de los narcotraficantes mexicanos para legalizar sus ingresos ilícitos a través del sistema bancario estadounidense. En 2010, Wachovia (ahora Wells Fargo) llegó a un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos luego de que los fiscales descubrieran que el banco había lavado cerca de US$110 millones producto del narcotráfico. En 2012, el Buró Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus iniciales en inglés) de Estados Unidos también reveló un mecanismo a través del cual Los Zetas lavaban dinero por medio de una empresa de carreras de caballos, usando cuentas del Bank of America.

Adicionalmente, la decisión de los principales bancos de cerrar sus sucursales en la frontera sugiere que ejercer mayor presión sobre los bancos —en lugar de ir tras individuos o redes criminales— podría ser la forma más efectiva de combatir el lavado de dinero. Una decisión legal reciente, con la cual se anuló la condena en el caso de las carreras de caballos vinculadas a Los Zetas, demuestra precisamente cuán difícil es para los fiscales perseguir a los lavadores de dinero.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn