Tambaleantes templarios son golpeados con la muerte del segundo al mando

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Según los informes, las fuerzas armadas de México dieron de baja en un tiroteo al líder de los Caballeros Templarios, Enrique “El Kike” Plancarte. Su muerte se produce tan sólo semanas después de la muerte del principal líder de los caballeros, “El Chayo” Moreno, lo que pone al asediado grupo frente a un futuro cada vez más incierto.

La Secretaría de Gobernación (SEGOB) anunció en Twitter que las autoridades estaban en proceso de confirmar la identidad de un hombre dado de baja en un enfrentamiento con la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR), quién se creía que era “El Kike” Plancarte, segundo al mando de la organización criminal los Caballeros Templarios.

Según Animal Político, el tiroteo se produjo en una iglesia de Colón, en el estado de Querétaro, en el centro sur del país, en la que El Kike había buscado refugio.

Dos días antes, Samuel Díaz Benítez, un presunto operario de El Kike, fue capturado en Michoacán. Fuentes gubernamentales dijeron que Benítez proporcionó información clave para la operación contra su jefe, informó el Excelsior.

Análisis de InSight Crime

Tras el reciente asesinato del fundador y líder espiritual, Nazario Moreno González, alias “El Chayo”, se creía que El Kike se había convertido en el segundo al mando de los Caballeros Templarios, detrás de Servando Gómez Martínez , alias “La Tuta”, quien sigue en libertad. De confirmarse la muerte de Plancarte, sería la más reciente de las capturas y asesinatos de los líderes del grupo, y significaría que dos de los tres principales líderes del grupo han sido dados de baja.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de los Caballeros Templarios

Según Animal Politico, todavía hay cuatro líderes activos de la organización, incluyendo a la Tuta. No obstante, parece que los Caballeros Templarios están en una situación desesperada. La ofensiva lanzada por las fuerzas estatales y las autodefensas está causando estragos, y la desintegración del grupo parece estar acelerándose.

Sin embargo, aunque la caída de los Caballeros Templarios sería una aparente victoria para el Estado, es poco probable que esto represente la restauración de la ley y el orden en Michoacán.

Los mismos Caballeros son producto de la caída del una vez poderoso grupo de Michoacan -la Familia Michoacana- y es probable que su propia disolución genere sucesores. Incluso si esto no sucede, hay numerosos grupos que podrían llenar el vacío, incluyendo a sus rivales del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), e incluso a sus agresores del movimiento de milicias de autodefensa, quienes también han sido vinculados a organizaciones narcotraficantes

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn