Cartel de México ligado a segunda mayor operación encubierta de cocaína en Argentina

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las autoridades creen que la segunda mayor incautación de cocaína en la historia argentina tiene relación con un cartel mexicano que usaba una inusual ruta de tráfico, una indicación de que el rol de Argentina como punto de transbordo sigue en aumento, lo que es lo más probable ante los avances domésticos e internacionales en materia de drogas.

El 19 de junio, la Policía Federal de Argentina incautó dos toneladas de cocaína —la segunda mayor incautación en la historia del país, con un valor estimado de US$60 millones— en la ciudad portuaria de Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires. Otros 500 kilos se retuvieron en la ciudad Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, cerca de la frontera con Chile, según un boletín de prensa del Ministerio de Seguridad .

Las autoridades presumen que los estupefacientes eran introducidos desde Chile a la provincia de Mendoza y de allí a Buenos Aires. En el puerto de Bahía Blanca, la cocaína —presuntamente con destino a España y Canadá— se escondía en bobina de acero para bloquear los escáneres de aduanas.

Tradicionalmente, la cocaína ingresaba a Argentina por las provincias del norte, que limitan con Bolivia, y más recientemente por la frontera con Paraguay.

Cuando se le preguntó por este inusual corredor de tráfico, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich comentó, “La hipótesis es que eligieron esta ruta porque en el norte está muy controlado”.

Diecisiete personas fueron capturadas como parte de la operación, incluyendo a cuatro ciudadanos mexicanos, anunció Bullrich. Otros dos siguen fugitivos, informó Clarín. Todos los sospechosos mexicanos eran presuntamente del estado de Michoacán. También se capturó a tres funcionarios de aduanas.

“Es posible que los extranjeros detenidos pertenecen [sic] al Cartel de Michoacán; estamos esperando que México nos dé esa información”, apuntó Bullrich, sin especificar a qué grupo del crimen basado en Michoacán se refería.

Análisis de InSight Crime

En décadas recientes, Argentina ha pasado de ser un lugar de retiro para capos mexicanos y colombianos a punto de tránsito estratégico que ofrece fuertes incentivos para el tráfico transcontinental de cocaína. La última incautación señala que este rol va en aumento, muy probablemente estimulado por una combinación del boom de la producción de cocaína en la región Andina y factores domésticos.

El atractivo de Argentina como retiro de placer para excapos de la droga puede ilustrarse mejor con la racha de capos colombianos capturados a las afueras de Buenos Aires, en Nordelta, uno de los sectores residenciales más exclusivos de Suramérica, informó la revista Semana. Uno de ellos fue Henry de Jesús López, alias “Mi Sangre“, quien en abril de 2017 describió a Argentina para Infobae como un “corredor de desvío” para las drogas y un país donde las políticas de estado facilitan el lavado de dinero.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre migración criminal

Pero hay pruebas cada vez más concluyentes que indican que Argentina se están convirtiendo en un corredor primario, no secundario, para la cocaína con destino a Europa. Los nexos comerciales de Argentina con Asia y Europa mantienen un activo tráfico marítimo, que crea oportunidades para sacar drogas del país, a la par que se importan precursores químicos que por largo tiempo han abastecido a grupos criminales mexicanos y colombianos que elaboran drogas sintéticas.

Varios factores han contribuido a la creciente importancia de Argentina en el negocio internacional de la droga. En primer lugar, la corrupción es generalizada, lo que facilita el tránsito seguro de productos ilícitos. En segundo lugar, el lavado de ganancias de la droga es relativamente fácil. Tercero, el consumo interno de droga en Argentina ha aumentado en los últimos años; el consumo local fomenta el microtráfico y permite a los traficantes pagar a contratistas locales con producto en lugar de efectivo.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre políticas de drogas

Además, las políticas económicas y de seguridad del presidente Mauricio Macri pueden tener consecuencias indeseadas. Las medidas orientadas a estimular las exportaciones han incrementado el flujo de mercancías a través de los puertos, lo que dificulta aún más la detección de carga ilícita, mientras que las autoridades se han centrado en las medidas antinarcóticos en el mercado interno, reduciendo los recursos existentes para enfrentar los enlaces transnacionales del negocio de la droga.

“Argentina decidió cambiar sus políticas contra el narcotráfico”, comentó a InSight Crime Lucas Manjon, director de la unidad de investigaciones de la Fundación  Alameda. “Si se miran las estadísticas de productos ilícitos incautados [en el gobierno de Macri], ha habido un incremento considerable en las incautaciones de marihuana y cocaína de muy baja calidad destinada para distribuir en el país, [pero] las incautaciones de cocaína de máxima pureza han bajado bastante debido a la falta de control en puertos y aeropuertos”, sostuvo Manjon. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn