Cobrador de la mafia colombiana llega a acuerdo con Estados Unidos

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Una corte estadounidense condenó al líder criminal colombiano Fredy Alonzo Mira Pérez, alias “Fredy Colas”, a siete años de prisión, lo que al parecer fue una sentencia reducida a cambio de información de inteligencia sobre su organización, la Oficina de Envigado.

 En abril, Fredy Colas, un importante miembro del grupo criminal la Oficina de Envigado, con base en la ciudad de Medellín, fue encontrado culpable de narcotráfico, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Entre 2012 y 2014, Fredy Colas se desempeñó como el principal cobrador de la Oficina de Envigado. Sus tareas incluían invertir recursos en cargamentos de drogas, recolectar pagos para criminales en Colombia y México, y determinar la responsabilidad financiera por los cargamentos de drogas incautados por las autoridades.

La Oficina de Envigado es un grupo criminal cuyas raíces datan de la época del Cartel de Medellín, dirigido por Pablo Escobar. La organización se ha concentrado por mucho tiempo en la segunda ciudad más importante de Colombia; sin embargo, esta estructura ha sufrido golpes significativos, y gran parte de su dirección ha sido arrestada o puesta bajo la mira del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Análisis de Insight Crime

La extradición de Fredy Colas para enfrentar a la justicia en Estados Unidos pudo haber sido la mejor decisión (él ya había sido capturado y liberado en dos ocasiones en Colombia debido a falta de evidencias).

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de la Oficina de Envigado

La política de extradición colombiana sufre de significativos inconvenientes a la hora de impartir justicia. Los traficantes de drogas saben que las sentencias por tráfico de drogas en Estados Unidos son mucho mejores, pues les permiten evitar ser juzgados por la violación de derechos humanos cometidos durante el actual conflicto armado en Colombia.

Estados Unidos también busca convencer a los colaboradores de que, a cambio de información de inteligencia que le resulte útil, este país no solamente ofrecerá una pena de prisión reducida sino que además ofrecerá protección contra cualquier cosa que suceda después. Fredy Colas podrá volver a ser un hombre libre en siete años, y sus antiguos socios intentarán buscar algún tipo de represalia por su cooperación con las autoridades. Por otro lado, Fredy Colas podría regresar al mundo criminal colombiano en busca de venganza, como sucedió con el narcotraficante Víctor Patiño Fomeque hace varios años.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn