Cómo un narcotraficante de Guatemala operaba en Honduras

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Informes de inteligencia obtenidos por los medios de comunicación de Honduras muestran cómo un capturado narcotraficante y ladrón de cocaína de Guatemala operaba con la complicidad de funcionarios hondureños, destacando la importancia del país en las operaciones de tráfico de drogas de Centroamérica.

Según los informes de inteligencia a los que tuvo acceso El Heraldo, funcionarios hondureños suministraron documentos falsos a Jairo Orellana Morales, alias “El Pelón”, y a sus colaboradores, facilitando sus operaciones de narcotráfico en la región fronteriza.

Miembros de la policía nacional de Honduras presuntamente también dieron protección a Orellana, permitiéndole operar durante años en el país.

Los informes también ofrecen detalles sobre las operaciones de El Pelón en Honduras, identificándolo como autor de varios asesinatos por venganza en San Pedro Sula, y detallando su papel como un ladrón de cocaína que establecía negocios de drogas y posteriormente asesinaba a los proveedores y robaba sus cargamentos.

Los nuevos detalles de las operaciones de Orellana surgen poco después de que las autoridades confiscaran 17 propiedades y cuatro empresas, y congelaran 22 cuentas bancarias en San Pedro Sula y Santa Cruz de Yojoa, que aparentemente están vinculadas con testaferros de Orellana en Honduras.

Análisis de InSight Crime

Orellana, capturado en mayo, había operado desde una temprana edad en la región fronteriza de Guatemala y Honduras. Era conocido por sus cambiantes lealtades y por su predilección por los “tumbes” (robos de droga), lo que le ganó el título de “El Rey del Tumbe” y casi acabó con su vida en al menos una ocasión.

Durante años, Orellana estuvo asociado con el clan Lorenzana, que operaba principalmente en los departamentos (provincia) guatemaltecos de Zacapa y Chiquimula. Tuvo un hijo con la hija del patriarca de la familia. También se convirtió en un importante socio comercial de los Zetas -quienes tenían vínculos con los Lorenzana- después de que ellos comenzaran a operar en la región. Sin embargo, cuando la influencia de los Zetas en Guatemala se redujo y la relación de Orellana con los Lorenzana se deterioró, aparentemente comenzó a vender cocaína a los grupos rivales de México, entre ellos el Cartel de Sinaloa.

VEA TAMBIÉN: Perfil de los Lorenzana

Las operaciones de El Pelón en el lado hondureño de la frontera no son ningún secreto. Orellana operaba particularmente en el departamento de Copán, hogar del grupo criminal los Valles, y probablemente dependió de su apoyo para llevar a cabo sus operaciones -aunque esto pudo haber cambiado después de que en 2012 presuntamente robara un importante cargamento de cocaína que pertenecía al grupo.

Los últimos informes ayudan a ilustrar el alcance de la influencia de Orellana en Honduras, y cómo esta red de apoyo facilitaba sus operaciones. La policía hondureña es notoriamente corrupta, y la región fronteriza, donde hay poca presencia del Estado central, es particularmente vulnerable a la influencia del crimen en la política.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn