Confiscación de inmuebles de narco vinculado a la CIA es el más reciente golpe contra la impunidad en Honduras

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las autoridades de Honduras han confiscado 17 inmuebles pertenecientes a la familia de Juan Ramón Matta Ballesteros, un narcotraficante convicto y excontacto de la CIA -una de varias acciones recientes que sugieren que las autoridades finalmente están tomando medidas contra criminales que anteriormente eran intocables.

El 31 de julio las autoridades hondureñas confiscaron negocios, casas, y un terreno que pertenecían a los hijos de Juan Ramón Matta Ballesteros, informó La Prensa. Las autoridades creen que Matta Ballesteros adquirió las propiedades utilizando ganancias generadas con actividades ilegales, y que fueron heredadas a sus hijos cuando todavía eran menores de edad, informó El Heraldo.

Juan Ramón Matta Waldurraga, el hijo de Matta Ballesteros, negó las acusaciones y dijo que la familia había heredado las propiedades de su abuela. También acusó al gobierno de Honduras de aplicar retroactivamente una ley aprobada hace dos años en la confiscación de las propiedades, y señaló que esto era ilegal bajo la Constitución de Honduras.

Análisis de InSight Crime

Matta Ballesteros fue el primer gran narcotraficante internacional conocido de Honduras. Sirvió como intermediario entre el Cartel de Medellín de Colombia y el Cartel de Guadalajara de México. Según La Tribuna, amasó una fortuna de más de US$2 mil millones y en un momento se ofreció a pagar la deuda externa de Honduras.

Matta Ballesteros presuntamente tenía vínculos con funcionarios de alto nivel en Honduras y se rumorea que incluso financió un golpe militar en 1978. También trabajó con la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), que utilizó su compañía aérea para transportar armas, alimentos y otros suministros para los guerrilleros nicaragüenses conocidos como los Contras, quienes estaban librando una guerra contra el gobierno sandinista.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

Las cosas tomaron un giro para Matta Ballesteros en 1985, cuando fue implicado en el secuestro y asesinato del agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) Enrique Camarena. Fue detenido en Honduras por mariscales de Estados Unidos en 1988. Pese a que Honduras no tenía un tratado de extradición con Estados Unidos en ese momento, fue trasladado a Estados Unidos y condenado a cadena perpetua. Los hondureños protestaron, y quemaron la embajada. Varias personas murieron en los enfrentamientos. 

Se ha dicho que los hijos de Matta Ballesteros se involucraron en el tráfico de drogas desde la extradición de su padre, pero no se han presentado cargos contra ellos y no ha habido ninguna investigación conocida sobre las actividades de la familia. Sin embargo, las autoridades confiscaron algunas propiedades Matta Ballesteros en 2004.

Las recientes confiscaciones se producen en medio de otras acciones gubernamentales dirigidas contra poderosos grupos criminales, que en conjunto podrían indicar que la protección proporcionada a poderosos criminales hondureños, por parte de contactos estatales corruptos, podría estar empezando a agrietarse. En marzo, las autoridades hondureñas detuvieron al narcotraficante Carlos “El Negro” Lobo, quien se convirtió en el primer hondureño extraditado a Estados Unidos bajo una legislación de 2012. El año pasado, las autoridades persiguieron a los Cachiros, una importante organización de transporte de drogas, confiscando numerosas propiedades y negocios.

Sin embargo, no hay cargos formales contra los Cachiros, y otros grupos criminales más poderosos siguen operando con total impunidad.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn