Contrabando de combustible le cuesta a Honduras US$230 millones al año

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Honduras está perdiendo US$230 millones al año en ingresos debido al contrabando de combustible; una práctica impulsada por los grupos criminales que aprovechan los subsidios al combustible de Venezuela.

Según el ministro hondureño de Industria y Comercio, Adonys Lavaire, el combustible importado ilegalmente le cuesta al país el equivalente a un diez por ciento de sus importaciones anuales de combustible, que dijo corresponde a US$ 2,3 mil millones, informó El Heraldo.

El 26 de septiembre, la Fuerza Naval de Honduras reportó la captura de un barco que transportaba 40.000 litros de combustible ilegal que estaban dirigidos a la ciudad costera caribeña de Puerto Castilla, habiendo aparentemente salido de la isla de Curazao.

La redada lleva la recuperación total de combustibles ilegales en Honduras a 190.000 litros de combustible en menos de una semana, después de que un barco procedente de Venezuela fuera capturado frente a la isla de Roatán en el caribe del país, llevando 150.000 galones.

Según Proceso, el combustible es procedente de Venezuela, donde se produce y donde los subsidios del gobierno hacen que sea lucrativo para las bandas criminales contrabandear el producto hacia otros países.

Análisis de InSight Crime

Según Proceso, Honduras ha sido particularmente vulnerable a alimentar el contrabando desde el derrocamiento en 2009 del expresidente Manuel Zelaya, que vio al país ser expulsado de Petrocaribe -una alianza entre Venezuela y varios países del Caribe, que ofrece a sus miembros el combustible venezolano subsidiado-. Grandes cantidades de combustible ilegal ya se han recuperado este año y mientras que en agosto se informó que Honduras volvería a recibir combustible subsidiado en septiembre, según informes de Proceso, hasta ahora nada ha llegado.

Esto deja a Honduras abierto a los grupos criminales organizados que importan combustible barato, con Proceso informando que también alteran el producto de modo que los vehículos y las maquinaria terminan dañándose. México también es un importante punto de origen para el combustible ilegal que es destinado a Honduras y los carteles mexicanos son conocidos por estar involucrados en este tipo de actividad.

Venezuela tiene un problema particular con el robo de combustible, algo con lo que se comprometió a combatir este año; sin embargo, con el contrabando de combustible vertiéndose sobre la frontera con Colombia, así como en el mar, y con la corrupción profundamente arraigada en las fuerzas de seguridad venezolanas, sigue siendo poco claro cómo el país abordará efectivamente la situación.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn