Contradictorios mensajes de Colombia sobre los objetivos de erradicación de coca en 2018

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Gobierno de Colombia ha emitido declaraciones aparentemente contradictorias con respecto a la cantidad de coca que pretende erradicar de manera forzosa el próximo año; por otra parte, las evidencias sobre la campaña de erradicación de este año han generado dudas sobre la viabilidad de esta estrategia.

El presidente Juan Manuel Santos dijo el 14 de diciembre que el Gobierno planea erradicar de manera forzosa 65.000 hectáreas de coca en 2018, lo que representa un 20 por ciento más de lo que se propuso para el año 2017.

El anuncio se produjo poco después de que el ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, afirmara que las autoridades habían superado su objetivo de erradicar de manera forzosa 50.000 hectáreas de cultivos de coca este año, según un comunicado de prensa del Gobierno.

VEA TAMBIÉN: Noticias y Perfiles de Colombia

Sin embargo, las declaraciones del Gobierno son confusas. Según Villegas, en el año 2018 se erradicarán 63.000 hectáreas —23.000 mediante sustitución voluntaria de cultivos y 40.000 por erradicación forzosa—. Pero, por otro lado, Santos señaló que en 2018 se erradicarán 65.000 hectáreas.

Análisis de InSight Crime

La evidente contradicción en las declaraciones de Santos y Villegas refleja las dificultades que ha enfrentado el Gobierno colombiano para encontrar un equilibrio entre la erradicación forzosa y los programas de sustitución voluntaria de cultivos.

A principios de 2017, Colombia se propuso que hacia finales del año erradicaría 100.000 hectáreas de cultivos de coca —50.000 hectáreas mediante erradicación forzosa y otras 50.000 mediante sustitución voluntaria de cultivos de coca—.

Sin embargo, un informe publicado en octubre por la Fundación Ideas para la Paz (FIP) señala que, al 30 de septiembre, el Gobierno había logrado sólo el 5 por ciento de sus objetivos de sustitución de cultivos de coca, lo que indicaría que solo el 20 por ciento de ese objetivo se cumpliría hacia finales del año.

Además, fuentes del ejército colombiano le dijeron a InSight Crime que las cifras de erradicación forzosa de este año pudieron haber sido manipuladas con el fin de hacer parecer que los programas tuvieron mayor éxito del que realmente alcanzaron.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre la coca

Es probable que el interés del Gobierno colombiano por resaltar sus logros en cuanto a la erradicación forzosa surja de la creciente presión por parte de Estados Unidos, que en septiembre de este año amenazó con declarar que el país no estaba cumpliendo con los programas de sustitución de droga, luego de que en dicho mes se presentaran niveles récord en la producción de cocaína.

Adam Isacson, experto de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus iniciales en inglés), le dijo a InSight Crime que el énfasis en la erradicación forzosa “obedece realmente a presiones de Estados Unidos”.

“Colombia siente la necesidad de mantener contentos a los estadounidenses”, dijo Isacson. “Y esto tiene mucho que ver con la presión que ejerce Estados Unidos, la cual también se sintió durante la administración Obama”.

El énfasis en la erradicación forzada ha generado desacuerdos entre las comunidades que dependen de la producción de drogas para su sustento. En el mes de octubre, por ejemplo, un incidente relacionado con las protestas de los agricultores contra la erradicación forzosa de los cultivos de coca en la ciudad puerto de Tumaco dejó como resultado la muerte de por lo menos nueve civiles.

Aunque las campañas de erradicación forzosa han tenido pocos logros en el control de los cultivos de coca en el largo plazo, son más fáciles de implementar que los programas de sustitución voluntaria, los cuales enfrentan grandes obstáculos políticos y logísticos.

De hecho, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reconoció en su alocución del 14 de diciembre que el Gobierno no había alcanzado todos sus objetivos, y señaló que el proceso de sustitución de cultivos de coca “no se da de la noche a la mañana”, aunque se están haciendo algunos avances.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn