Crimen organizado de México controla minería en cinco estados

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las organizaciones criminales ahora controlan el derecho a la minería en al menos cinco estados de México, según trabajadores del sector, lo cual es otro ejemplo de la expansión de los grupos ilegales hacia la explotación de recursos en zonas donde la presencia del Estado es débil.

Decenas de empresas mineras -incluyendo multinacionales- están siendo extorsionadas por grupos criminales en los estados de Tamaulipas, Chihuahua, Guerrerro, Morelos y Michoacán, lo que ha llevado a algunas empresas a hacer un llamado al gobierno federal para que tome medidas, informó 24 horas.

Según fuentes consultadas por 24 Horas, la situación es particularmente grave en Michoacán, rico en minerales, donde tanto las empresas locales como las internacionales, de países como Estados Unidos, Canadá, China e India, deben pagar por el derecho a la extracción y el transporte de metales como hierro, oro, plata y cobre. Las fuentes dijeron que los esfuerzos del gobierno para abordar el problema, mediante la creación de puestos de control militares en todo el estado, han fracasado hasta ahora.

Análisis de InSight Crime

La participación de grupos criminales mexicanos en la extracción de recursos ha sido un problema desde hace algún tiempo, y no sólo a través de la extorsión -a principios de este año fueron congeladas las cuentas de 12 empresas mineras acusadas de tener vínculos con el narcotráfico, a medida que las autoridades investigaban denuncias de lavado de dinero, evasión de impuestos y el incumplimiento de las regulaciones federales-.

La participación de los grupos ilegales en la minería se ha visto en toda la región, especialmente en Colombia, donde tanto las organizaciones narcotraficantes como la guerrilla están fuertemente involucradas, tanto en la extorsión de mineros como en la gestión de sus propias operaciones mineras ilegales. Según las autoridades, en al menos ocho departamentos (provincias) colombianos, la minería de oro ha superado al narcotráfico como la principal fuente de financiación de los grupos ilegales. Mientras que el oro es el pilar de la minería ilegal, los grupos criminales se han expandido hacia otros sectores, como los minerales preciosos de tungsteno y coltán, que son extraídos por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Al igual que en Colombia, la participación criminal en la minería en México es más alta en las regiones donde el Estado carece de control, ya sea debido a dificultades en la vigilancia policial en las regiones aisladas con terrenos inhóspitos, o debido al control ejercido sobre las zonas por los grupos criminales.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn