DEA presenta nueva dinámica del tráfico regional de heroína

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un alto funcionario de la DEA ha encendido las alarmas sobre la forma masiva como los traficantes de heroína en México han incrementado el cultivo de amapola y expandido sus redes de distribución a la costa Este de Estados Unidos, buscando aprovechar el creciente número de consumidores de heroína en Estados Unidos.

En testimonio ante el Congreso sobre el abuso de drogas (pdf) el 8 de octubre, el subdirector de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus iniciales en ingles) Jack Riley afirmó que la DEA ha documentado un aumento de 50 por ciento en el cultivo de amapola (planta base para la producción de heroína) en México, principalmente en el estado de Guerrero y en el “Triángulo Dorado” mexicano, conformado por los estados de Durango, Sinaloa y Chihuahua.

Organizaciones criminales mexicanas, como el Cartel de Sinaloa también han estado expandiendo su territorio en los mercados estadounidenses y desarrollando técnicas de producción más sofisticadas, según Riley.

Por tradición, explicó el subdirector, el mercado de la heroína en Estados Unidos ha estado dividido por el río Mississippi: los mercados al oeste del río usaban alquitrán negro y heroína en polvo marrón de México, mientras que los mercados más lucrativos, los grandes centros urbanos de la costa Este, estaban dominados por la heroína en polvo blanco de producción colombiana, cuya calidad era superior. Sin embargo, los narcotraficantes mexicanos ahora compiten por el lucrativo mercado de la Costa Este, introduciendo heroína en polvo marrón y alquitrán negro de México, pero también buscando producir su propia versión de la variedad en polvo blanco, más refinada.

Las rutas de tráfico preferidas para estas redes es la frontera entre el Suroeste de Estados Unidos y México, donde se duplicaron las incautaciones de heroína, de 846 a 2.196 kilogramos, entre 2009 y 2013, según Riley.

Los traficantes mexicanos están abasteciendo a un número cada vez mayor de consumidores de heroína en Estados Unidos, que creció más del 100 por ciento entre 2007 y 2014, de 373.000 a 914.000, de acuerdo con Riley. Hoy, añadió, la heroína es más pura, menos costosa y muchas veces más fácil de conseguir que los opioides formulados, como los analgésicos oxicodona e hidrocodona.

Análisis de InSight Crime

Numerosas fuerzas de mercado explican el cambio en la dinámica de producción, tráfico y distribución de heroína en la región.

Uno de los más importantes es el creciente aumento de la demanda como resultado del mayor número de consumidores en Estados Unidos. Como explica Riley en su testimonio, el creciente uso de la heroína en Estados Unidos tiene mucho que ver con el abuso de los analgésicos recetados, la droga ilegal más común en Estados Unidos, después de la marihuana. Muchos usuarios comienzan con las pastillas, pero pasan a la heroína, porque es menos costosa, más fácil de conseguir o porque tiene un efecto más fuerte.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre la Heroína

Para los traficantes mexicanos, explotar este mercado en crecimiento también puede compensar las pérdidas de ingresos en otros lugares. En años recientes, el consumo de cocaína en Estados Unidos se ha reducido, y la legalización de la marihuana en varios estados del país ha abierto ese mercado a una mayor competencia, y es posible que los carteles consideren la heroína como un sustituto rentable para estos mercados en merma.

Estas nuevas condiciones pueden haber llevado a que los traficantes mexicanos desarrollaran una estrategia basada en tres pilares; aumento de la producción, expansión a nuevos mercados e innovación de las técnicas de producción para competir mejor con la superioridad del producto de sus rivales colombianos.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn