Descubrimiento de Laboratorios de Cocaína de Guerrilleros en Colombia Evidencia Narco Alianzas

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La policía colombiana ha destruido 44 laboratorios de cocaína que dicen que fueron parte de una operación que reunió a los grupos guerrilleros de las FARC, el ELN y los remanentes del EPL, mostrando cómo la cooperación guerrillera se extiende hasta el narcotráfico.

La policía antinarcóticos descubrió los laboratorios mientras realizaba operaciones en el departamento nororiental de Norte de Santander, en la frontera con Venezuela, informó AFP.

Según el general de policía, Yesid Vásquez, los laboratorios eran administrados por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). La cocaína procesada era luego vendida a Víctor Manuel Navarro, alias ‘Megateo’, quien encabeza una pequeña facción disidente del desmovilizado grupo guerrillero Ejército Popular de Liberación (EPL), que ahora se dedica al narcotráfico.

Análisis de InSight Crime

En una región cocalera cerca de las populares rutas de tránsito de drogas de Venezuela, el departamento de Norte de Santander es un nexo para muchas de las alianzas criminales que controlan el narcotráfico de Colombia.

Es también un bastión tradicional del ELN, hogar de una de las siete divisiones de combate de las FARC o “bloques”, el último escondite conocido del comandante de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko“, y la base de lo que queda del EPL, controlado por Megateo.

El ELN y las FARC son conocidos por colaborar en operaciones militares, mientras que el EPL, que sólo tiene un estimado de 50 combatientes, comparte sus reportes de inteligencia y contactos con las organizaciones más grandes. Los tres grupos también están muy involucrados en el narcotráfico y mantienen sus propias operaciones de cultivo de coca, mientras que Megateo se ha convertido en un facilitador importante para la cocaína y la base de coca.

Aunque parece probable que cada laboratorio era administrado por el ELN o las FARC, en lugar de una operación conjunta, las operaciones policiales resaltan el desafío de seguridad que representan las narco-alianzas guerrilleras.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn