El Salvador despliega escuadrón élite antipandillas a zonas rurales

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Salvador desplegó una unidad élite de soldados y agentes de policía para combatir las pandillas que han migrado al campo, llevando a la zona rural del país lo que cada vez se parece más a un conflicto de baja intensidad.

El 20 de abril, las autoridades anunciaron la Fuerza Especial de Reacción El Salvador (FERES), que consiste de 600 soldados y 400 agentes de policía, y está equipada con helicópteros, autos blindados y armas de asalto, informó BBC.

El ministro de defensa David Munguía Payés señaló que el cuerpo élite atacará a pandilleros que hayan huido al campo tras la presión de las fuerzas de orden público en las ciudades, indicó EFE.

“Es lógico; se da un efecto globo, porque cuando nosotros apretamos [a las maras] en las zonas urbanas, ellos se mueven por protección a las rurales, y sobre todo los cabecillas, para evitar las capturas”, afirmó Payés.

El vicepresidente Óscar Ortiz prometió que la nueva fuerza adoptará tácticas agresivas contra las maras pero en el marco de la ley.

El despliegue de la fuerza es “un claro mensaje que dice a los criminales que el estado es más fuerte”, agregó Ortiz. El vicepresidente añadió, sin embargo, que las fuerzas de seguridad respetarán los derechos humanos.

Análisis de InSight Crime

Con este despliegue, parece que el gobierno de El Salvador está ampliando el alcance de las operaciones antipandillas para incluir las zonas rurales del país. Hasta el momento el conflicto de baja intensidad que se fraguaba entre el gobierno y las pandillas callejeras se había centrado principalmente en las ciudades, donde se cree que son más fuertes las pandillas. En mayo de 2015, por ejemplo, las autoridades enviaron tres batallones de fuerzas especiales a las principales ciudades del país como apoyo a la guerra de la policía contra las pandillas.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

No cabe duda de que es plausible la teoría de que los cabecillas de las pandillas hayan buscado refugio fuera de las ciudades para escapar de la presión de los cuerpos de orden público. Ha habido informes previos de pandilleros salvadoreños que huyen a las vecinas Guatemala y Honduras por la misma razón.

Pero extender la campaña contra las pandillas a las zonas rurales no tiene muchas probabilidades de generar resultados mucho mejores que los que las autoridades han logrado hasta el momento en las ciudades. Los agentes de seguridad salvadoreños han adoptado una estrategia cada vez más dura en la lucha contra las pandillas callejeras, aun cuando los niveles de violencia suben a ritmo vertiginoso. En 2015, El Salvador se convirtió en el país sin guerra más violento del mundo, y las tasas de homicidios han seguido subiendo en los primeros meses de 2016.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn