Enfrentamiento entre policía de Panamá y las FARC de Colombia en corredor transfronterizo de drogas

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La policía de fronteras de Panamá ha abatido a dos presuntos miembros de la guerrilla de las FARC durante un combate cerca de la frontera con Colombia, una densa región selvática donde las fuerzas de seguridad de ambos países se han coordinado para combatir al Frente 57 de la guerrilla y al tráfico de drogas.

Frank Ábrego, director del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá anunció que partir de las 9 de la mañana del 13 de julio se presentaron dos intercambios de disparos entre una patrulla del Senafront y seis hombres armados en la región selvática de Guna Yala, informó Crítica. Dos de los hombres armados murieron en el primer enfrentamiento y dos fueron arrestados durante el segundo.

Durante la operación, las fuerzas de seguridad incautaron un fusil M-16 y un rifle de asalto AK-47, así como una escopeta y una pistola.

Ese mismo día, Senafront envió un gran contingente armado para proporcionar refuerzos en la zona.

Según los informes, esta es la cuarta confrontación que se presenta en lo que va del año en la región fronteriza con Colombia.

Análisis de InSight Crime

El Frente 57 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha tenido durante algún tiempo presencia en ambos lados de la frontera entre Colombia y Panamá, en una boscosa e inhóspita región conocida como el Tapón del Darién. En los últimos años, los patrones de las incautaciones han indicado que Panamá se está convirtiendo, cada vez más, en un importante país para el tránsito de drogas, y el Frente 57 sirve como un eslabón vital en esta cadena. El grupo es conocido por colaborar con los Urabeños de Colombia y con los carteles mexicanos en el contrabando de drogas y armas a través de la frontera.

VEA TAMBIÉN: FARC, paz y posible criminalización

Los desafíos planteados por el Frente 57 y la naturaleza del territorio han llevado a que las fuerzas de seguridad panameñas y colombianas lleven a cabo operaciones coordinadas, y en junio de 2013 se acordó establecer una base conjunta para éstas en la región fronteriza.

El incidente más reciente, además del uso de fuerza letal en otro caso este año, sugiere que el país podría estar adoptando el enfoque más agresivo de sus colegas colombianos.

A raíz de los esfuerzos de las fuerzas de seguridad, el Frente 57 ha sufrido fuertes golpes, con el entonces líder Virgilio Antonio Vidal Mora, alias “Silver”, abatido por un ataque de la Fuerza Aérea de Colombia en agosto de 2013, y con otros dos presuntos comandantes aparentemente abatidos en diciembre. Sin embargo, el gobierno de Panamá todavía está lejos de liberar por completo al país de la presencia de las FARC, como el expresidente Ricardo Martinelli afirmó haber hecho.

A pesar de que es probable que los esfuerzos de las fuerzas de seguridad hayan impactado las operaciones del grupo en la región, y puedan haber dificultado el tráfico de drogas a través de ella, sería prácticamente imposible acabar por completo con las rutas o sacar al grupo de una región tan geográficamente complicada como lo es el Darién.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn