Fiscales y CICIG contra la corrupción municipal en Guatemala

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Ministerio Público de Guatemala y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala se aprestan a luchar contra la corrupción a nivel municipal en 2016, lo que llama la atención sobre el papel de los funcionarios locales en la creación de ejes de actividad criminal.

El 20 de enero, la fiscal general del país Thelma Aldana confirmó que en 2016 su despacho trabajará con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) para combatir la corrupción en los municipios, según una nota según informes de La Hora

Iván Velásquez, jefe de la CICIG, declaró: “la corrupción en las municipalidades es un tema importante para el país” que no puede pasarse por alto si se desea continuar con el trabajo que se ha hecho contra la corrupción.

Guatemala tiene 338 municipalidades.

Los fiscales guatemaltecos y los funcionarios de la CICIG se reunieron el 18 de enero para analizar la formación de equipos de investigación conjuntos, además de las prioridades y la estrategia de la investigación. Días después, el 21 de enero, las autoridades arrestaron a diez exfuncionarios municipales, entre ellos al exalcalde de la ciudad colonial Antigua por acusaciones de corrupción, según informes de La Hora.

Todd Robinson, el embajador de Estados Unidos en Guatemala, también intervino, señalando en una conferencia dictada a los alcaldes guatemaltecos que el gobierno de Estados Unidos tiene interés en formar alianzas y prestar apoyo a los funcionarios locales que estén preparados para erradicar la corrupción.

Análisis de InSight Crime

El énfasis en la corrupción en las municipalidades sigue a un año memorable para los fiscales en Guatemala. Las investigaciones sobre corrupción en la esfera nacional llevaron al arresto y el enjuiciamiento de  numerosos funcionarios de alto nivel, incluyendo el presidente Otto Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Guatemala

Como resultado de estas victorias históricas, los fiscales están volviendo su atención al ámbito local, donde la corrupción está quizás más generalizada. Sin duda, algunos funcionarios municipales han logrado establecer feudos criminales con la creación de redes de corrupción implicadas en sobornos y desfalcos, y con la colaboración con narcotraficantes. 

La formación de estos imperios criminales locales se ha facilitado en parte con la descentralización del poder en Guatemala, que lleva a lo que un funcionario guatemalteco describió a InSight Crime como la “democratización de la corrupción”. El mayor control sobre el presupuesto y las fuerzas de seguridad les ha dado a los alcaldes más oportunidades de participar en actividades criminales.

Este fenómeno también puede observarse en el vecino México. La entrega del poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los años noventa dio lugar a un sistema político más regionalizado y descentralizado, que facilitó la infiltración de intereses criminales y su intimidación a los gobiernos locales. Esta tendencia se ha acelerado con los cambios más amplios en el panorama criminal de México, donde grupos criminales de menor tamaño con portafolios criminales diversos buscan cada vez más cooptar a funcionarios dentro de su limitada esfera de influencia. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn