Fuertes críticas de funcionario a políticas de ‘mano dura’ en El Salvador

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las recientes críticas a las políticas de seguridad de “mano dura” en El Salvador por parte del ministro de seguridad Benito Lara suponen un cambio abrupto en el discurso de una administración que ha implementado una estrategia militar para combatir las peligrosas pandillas callejeras en el país.

En una conferencia reciente en Madrid, Lara dijo que las iniciativas de “Mano Dura” implementadas por El Salvador  “no han dado resultados” para reducir la tasa de homicidios en el país y mejorar la seguridad, informó la agencia española de noticias EFE.

Estas políticas radicales no han logrado resolver los “problemas estructurales profundos” que incitan la violencia en El Salvador, como la exclusión social, señaló Lara. El ministro añadió que la educación es “clave” para evitar que los jóvenes se unan a las pandillas.

Lara elogió los esfuerzos de la administración del presidente Salvador Sánchez Cerén, y dijo que la actual crisis de seguridad del país “ha sido manipulada políticamente”. Los índices de violencia han alcanzado un pico desde el final de la cruenta guerra civil de El Salvador a comienzos de la década de 1990, y el país es ahora ampliamente considerado el más violento del mundo.

Lara también aplaudió el plan del gobierno “El Salvador Seguro”, implementado este año. Los principales objetivos del plan incluyen una mayor atención a los 50 municipios más violentos de El Salvador. Sin embargo, el plan depende de la aprobación legislativa del presupuesto de seguridad propuesto, que incluye un controvertido impuesto a las comunicaciones

Comentarios del ministro de Seguridad de El Salvador Benito Lara en Madrid

Análisis de InSight Crime

Es difícil aceptar la sinceridad de las críticas de Lara a las políticas de mano dura, si se tiene en cuenta que las mismas acciones de la administración de Sánchez Cerén han sido en gran medida una extensión de las mismas. Pese a evitar el término “mano dura”, el gobierno ha asumido una estrategia de seguridad cada vez más hostil con la clasificación de los miembros de las maras como “terroristas“, el despliegue de fuerzas especiales en zonas urbanas y la luz verde a la policía para disparar a delincuentes sospechosos.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

Por otro lado, los comentarios de Lara pueden indicar un giro filosófico en el gobierno. Ya antes la administración ha dado señales de que apoya una estrategia más suave, lo que incluye la propuesta de una ley de rehabilitación de maras, que sería la primera en su tipo en El Salvador. “El Salvador Seguro” también hace énfasis en la prevención del crimen y reformas al sistema de justicia penal.

Dada la deteriorada situación de seguridad en el país, es entendible que la administración de Sánchez Cerén esté buscando una alternativa a la estrategia militar. Las maras han lanzado un número de ataques sin precedentes a las fuerzas de seguridad e incluso paralizaron el transporte público en San Salvador durante varios días hace unos meses. Al mismo tiempo, los soldados han manifestado no estar satisfechos con su acentuado rol como policías y han sido acusados de armar a las pandillas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn