Fuerzas de seguridad de Perú matan a número dos del Sendero Luminoso

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Las fuerzas de seguridad de Perú han infligido un golpe contra la guerrilla del Sendero Luminoso, después de matar al segundo al mando de los guerrilleros durante un combate en una región selvática al sur del país.

Orlando Alejandro Borda Casafranco, alias “Camarada Alipio”, fue dado de baja junto a otros dos guerrilleros luego de una operación conjunta de la policía peruana y unidades militares, a 200 millas al este de la capital, Lima.

Según El Comercio, la operación se puso en marcha para combatir la reciente oleada de incursiones armadas y actividades de extorsión llevadas a cabo por los guerrilleros en la región de Ayacucho del VRAEM, una colección de cuencas hidrográficas con vegetación densa, en donde se cultiva la mayor parte de los cultivos ilegales de coca del país.

La noticia se produce tres semanas después de que decenas de guerrilleros, posiblemente bajo el mando de Borda, incendiaron vehículos de construcción y equipo por el valor de US$5 millones, luego de que la compañía propietaria de estos se negara a pagar una cuota de extorsión de US$35.000.

Análisis de InSight Crime

La muerte de Borda es un golpe exitoso para las fuerzas de seguridad peruanas y el presidente Ollanta Humala en sus esfuerzos por combatir el resurgimiento del Sendero Luminoso en el VRAEM.

El año pasado, Humala anunció la derrota militar de la facción guerrillera ubicada más al norte, en la región de Huallaga, tras la captura de su líder, José Eleuterio Flores Hala, alias “Camarada Artemio”.

No obstante, la facción en el VRAEM ha continuado con sus actividades. Dentro del VRAEM –una región clave para los cultivos de coca y el narcotráfico–, el Sendero Luminoso apoya sus actividades mediante el cobro de impuestos y ofreciendo protección a los narcotraficantes, así como a través de la extorsión y la tala ilegal.

El terreno extenso e inhóspito hace que sea difícil para las fuerzas de seguridad peruanas localizar a los guerrilleros o mantener una presencia constante, y la guerrilla ha sido capaz de mantener su fuerza mediante el reclutamiento de niños y ejerciendo autoridad sobre la población ante la continua ausencia del estado.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha ofrecido una recompensa de US$5 millones por información que conduzca a la captura o condena del comandante de la facción, Víctor Quispe Palomino, alias “Camarada José”, quien sigue en libertad en el VRAEM.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+