Funcionarios de Brasil implicados en escándalo de lavado de dinero de Petrobras

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Tres gobernadores y varios otros políticos de Brasil han sido vinculados a un esquema multimillonario de lavado de dinero que presuntamente involucra a la compañía petrolera estatal Petrobras; un escándalo que podría alcanzar hasta los niveles más altos del gobierno de Brasil.

En su testimonio, como parte de una declaración frente a la Policía Federal, el exdirector de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa, nombró a varios políticos quienes según afirmó, participaron en el esquema de lavado de dinero, informó Veja. Entre los políticos se encuentran exgobernadores de Río de Janeiro y Pernambuco, el actual gobernador de Maranhão, y por lo menos tres senadores.

Según O Globo, las acusaciones más serias han apuntado hacia Roseana Sarney, la gobernadora de Maranhão, quien ha sido acusada de tener nexos con Alberto Youssef, líder del esquema de lavado de dinero que presuntamente operaba con la ayuda de Costa. Ha surgido evidencia de que Youssef también financió viajes para los asesores de dos senadores, uno de los cuales Costa nombró en su testimonio.

Análisis de InSight Crime

La investigación sobre el masivo lavado de dinero, denominada “Operação Lava Jato”, hasta ahora ha dado lugar a cargos contra por lo menos 46 personas por crímenes financieros tales como transferencias ilegales de dinero y lavado de dinero. Según unos documentos de la Corte a los que accedió Bloomberg, la organización criminal lavó US$4,4 mil millones que incluyó dinero de brasileños que buscaban evadir el pago de impuestos, ingresos del narcotráfico y dinero al parecer malversado de Petrobras.

Youssef trabajó como “doleiro”, un vendedor informal de divisas quien ayudaba a sus clientes a depositar su dinero en el extranjero sin notificarlo a las autoridades recaudadoras de impuestos. Él presuntamente colaboró con Costa para lavar dinero a través de Petrobras. Ambos fueron arrestados en marzo.

A pesar de que la presidenta Dilma Rousseff no ha sido implicada en ningún delito relacionado con la “Operação Lava Jato”, ella fue presidenta del Consejo de Administración de Petrobras de 2003 a 2010, y tener su nombre conectado a una compañía enredada en un escándalo probablemente no sea buen augurio para su campaña reeleccionista. Según una encuesta reciente, Dilma está detrás de su oponente Mariana Silva en las elecciones presidenciales de Brasil en octubre.

Rousseff ya había sido criticada por su rol en la compra en 2012 de una refinería de petróleo en Texas con sobreprecio, un acuerdo que empezó cuando Rousseff era aún presidenta del Consejo de Administración de Petrobras. Investigadores brasileños están averiguando si la compra de esta refinería podría estar relacionada con la “Operação Lava Jato”, sin embargo, tal vínculo no necesariamente significaría que Rousseff haya tenido conocimiento del esquema de lavado de dinero.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+