Funcionarios niegan que ‘carteles’ sean culpables de violentos enfrentamientos en Ciudad de México

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Un enfrentamiento entre infantes de la Secretaría de Marina de México (SEMAR) y un grupo criminal en la Ciudad de México ha dejado como resultado ocho personas muertas, lo que una vez más lleva a preguntarse si se están dando cambios en la dinámica criminal del país y si la violencia vinculada al crimen organizado ha penetrado un área que hasta el momento ha estado libre de ella.

El 20 de julio, la SEMAR llevó a cabo una operación contra el llamado Cartel de Tláhuac en el suroeste de la Ciudad de México, tras el cual resultaron ocho personas muertas, entre ellas el supuesto líder del grupo, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos”, según un comunicado de prensa de la Marina.

Según los informes, los infantes de la Marina de México fueron agredidos con armas de “alta potencia” mientras patrullaban la zona en compañía de policías federales. Las autoridades confirmaron la muerte de ocho personas tras el tiroteo que se desató. Además, descubrieron que el grupo estaba en posesión de varias armas de fuego que se supone son privativas de las fuerzas armadas del país.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Según las autoridades, la operación se llevó a cabo luego de que concluyeron que el Cartel de Tláhuac estaba involucrado en actividades de narcotráfico, extorsión, secuestro y homicidio en y alrededor de las delegaciones de Iztapalapa, Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, de la Ciudad de México, como consta en el comunicado de prensa.

Según Reforma, el líder del grupo, Pérez Luna, presuntamente operaba en la Ciudad de México desde por lo menos 2012, y ha sido vinculado a unos 50 homicidios desde entonces, incluyendo el asesinato de un alto funcionario de seguridad en febrero de 2016 en Iztapalapa. El Cartel de Tláhuac también ha sido relacionado con al menos otros 32 homicidios en la Ciudad de México, según El Universal.

Tras la confrontación, otros presuntos miembros del grupo realizaron bloqueos en las vías de los barrios alrededor del sitio donde aquélla había ocurrido, lo que condujo al arresto de por lo menos 23 personas, según informó Aristegui Noticias. Además, un camión de materiales y tres autobuses fueron robados e incendiados.

Análisis de InSight Crime

Los recientes actos violentos en la Ciudad de México son un signo más de que la violencia relacionada con el crimen organizado puede estar penetrando en la capital del país, y muestran el poder de los llamados grupos de microtráfico que operan en uno de los centros urbanos más grandes de Latinoamérica.

Aun así, el alcalde de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, rechazó la idea de que los carteles estuvieran presentes u operaran en la Ciudad de México, y afirmó que el Cartel de Tláhuac era solamente un grupo de microtráfico porque “un cartel es una organización mucho mayor”, como le dijo a Televisa.

El alcalde no es el único que ha hecho esta afirmación. Otros funcionarios mexicanos, incluyendo el actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, han negado continuamente que los grandes y sofisticados grupos del crimen organizado que a menudo son descritos como “carteles” tengan presencia en la Ciudad de México, alegando que allí solamente existen grupos de microtráfico.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el microtráfico

Sin embargo, en la Ciudad de México ha habido violencia relacionada con el crimen organizado en otras ocasiones. En 2013, un capo del microtráfico orquestó el secuestro y asesinato de 13 personas. En julio de 2015 se cometió un homicidio múltiple vinculado al crimen organizado en el barrio Narvarte, y en el mes de octubre del mismo año se encontró un cadáver que colgaba de un puente en la delegación de Iztapalapa. 

El reciente incidente también puede ser un reflejo de la violencia que por mucho tiempo se ha venido desarrollando en las “orillas” de la Ciudad de México. Por ejemplo, Ecatepec, un distrito del norte de la Ciudad de México que no suele ser reconocido como un centro del crimen organizado, fue incluido en la lista de las ciudades con el mayor número de asesinatos durante el mandato del presidente mexicano Enrique Peña Nieto. La violencia en la Ciudad de México también se ha atribuido en parte al creciente tráfico local de drogas en la ciudad.

La creciente presencia del microtráfico y su alta rentabilidad pueden ser factores que contribuyen a estos incidentes de violencia en uno de los centros urbanos más grandes de Latinoamérica. En el mes de junio, se descubrió que un grupo de 20 personas vinculadas al Cartel de Tláhuac había estado operando en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El grupo supuestamente traficaba marihuana, cocaína, metanfetamina, LSD y hachís, obteniendo ganancias de más de 36,5 millones de pesos al año (más de US$2 millones).

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+