Hijos de líder de los Caballeros Templarios glorifican la narcocultura

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Los hijos de un líder de un cartel de drogas en México aparentemente se han convertido en cantantes de pop, y están compartiendo abiertamente su estilo de vida extravagante, glorificando la cultura del narcotráfico en las redes sociales.

Los grupos de autodefensa de Michoacán, México, han señalado a dos jóvenes estrellas del pop locales como los hijos del líder de los Caballeros Templarios, Enrique Plancarte. Las autodefensas publicaron fotos del interior de una casa, la cual tomaron durante los enfrentamientos recientes, y señalaron que ésta había sido el escenario de videos musicales de Melissa Plancarte y su hermano Kike Plancarte, informó Milenio.

En respuesta a sus acusaciones, Melissa publicó un video con imágenes de ella sobre la pista de audio de la canción “Me Vale Todo”.

Los hermanos, conocidos como la “Princesa de La Banda” y el “Príncipe de La Banda” (La Banda es una forma de música mexicana), comenzaron sus carreras en 2012, y lanzaron grabaciones en su propio sello, Plan Records, que tiene sólo cuatro artistas en sus libros.

VEA TAMBIÉN: Cobertura de los Caballeros Templarios

Tanto Melissa como Kike han publicado fotos de ellos mismos en Facebook y en Instagram montando a caballo, posando con músicos famosos y autos caros, y utilizando ropa con símbolos de los Caballeros Templarios.

Entre el repertorio de Melissa hay una canción dedicada al fundador de los predecesores de los Caballeros, la Familia Michoacana -el mesiánico Nazario Moreno González, alias “El Chayo” -con las líneas: “No soy narcotraficante, soy jefe de una familia (…) Si persiguieron a Cristo, que tiene que me persigan” (vea el video más abajo).

Análisis de InSight Crime

México tiene una cultura muy fuerte asociada al tráfico de drogas, y las vidas materialistas de los narcotraficantes mexicanos, con sus autos de lujo, ropa cara, y fiestas elaboradas, son un tema de fascinación pública. Esta glorificación de la cultura ayuda a los narcotraficantes a reclutar fácilmente a los jóvenes a sus filas y a operar con relativa impunidad.

Los narcotraficantes han cultivado este encanto y fascinación durante mucho tiempo. La Familia Michoacana es conocida por utilizar los llamados “narcocorridos” –baladas sobre las drogas, el dinero fácil y la violencia, que son cantadas en un estilo de música popular tradicional- para apelar a los sentimientos religiosos y justificar su comportamiento a los locales. Joaquín “El Chapo” Guzmán también ha encargado “narcocorridos” para contar su versión de la historia de su vida. Los narcocorridos se han vuelto tan populares que en algunas zonas los políticos les han prohibido tocar en lugares públicos.

Los Plancartes no son los primeros hijos de traficantes de drogas importantes en documentar abiertamente su estilo de vida en las redes sociales. En noviembre pasado, los medios de comunicación mexicanos revelaron fotos publicadas en las redes sociales de los hijos de Ismael Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán, líderes del Cartel de Sinaloa, que fueron utilizados por las autoridades de Estados Unidos para detener a Serafín Zambada.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+