Hombres uniformados masacran a presuntos pandilleros en El Salvador

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La reciente masacre de diez presuntos pandilleros a manos de hombres vestidos como miembros de las fuerzas de seguridad aumenta la posibilidad de la existencia de escuadrones de la muerte en El Salvador, lo cual hace más confusa la ya turbulenta y violenta situación de seguridad del país.

Los presuntos pandilleros fueron asesinados en dos incidentes que ocurrieron el 10 de mayo en la zona rural del departamento de Usulután, al sureste del país, informó La Prensa Gráfica.

En el primer incidente, un testigo afirmó que vio a varios hombres vestidos con lo que parecían ser uniformes de la policía y el ejército, marchando de manera organizada hacia el lugar donde ocurrió la masacre. Según los informes, los hombres uniformados ordenaron a siete de las víctimas salir de dos casas diferentes, y los ejecutaron en una calle cercana con tiros en la cabeza y el pecho. Uno de los muertos es un presunto pandillero buscado por homicidio.  

La madre de una de las víctimas dijo que su hijo estaba con otras personas en una de las casas celebrando el día de la madre, pero la policía dijo haber recibido información que señalaba que el grupo estaba reunido para planear robos y extorsiones, según La Prensa Gráfica.

El segundo incidente, en el cual dos adolescentes y un hombre de 21 años fueron asesinados, ocurrió en un lugar ubicado a una hora de distancia. Se sospecha que las tres personas asesinadas también eran miembros de pandillas. Los autores del crimen aparentemente estaban vestidos de negro y usaban máscaras, informó elsalvador.com.

En declaraciones públicas, la policía salvadoreña y las fuerzas armadas negaron la posibilidad de que su personal estuviese involucrado en la masacre, enfatizando en el hecho de que no se realizaron operativos en la zona ni en la hora en la que ocurrieron los homicidios.

Análisis de InSight Crime

La confusión en torno a los asesinatos recientes ilustra lo turbulenta que se ha vuelto la situación de seguridad en El Salvador. Por un lado, la idea de que las fuerzas de seguridad de ese país pudiesen estar vinculadas con los hechos resulta probable, dados los antecedentes del uso de escuadrones de la muerte durante la guerra civil del país. Según varios informes, las pandillas más poderosas de El Salvador tienen un plan para ordenar el asesinato de policías, y la retórica de los organismos estatales es cada vez más agresiva. Por el otro lado, es bien sabido que las pandillas salvadoreñas han utilizado uniformes falsos que, según las autoridades, son usados por los delincuentes para camuflarse y perpetrar el asesinato de rivales y otros crímenes.  Así mismo, recientemente se han presentado casos en los que la policía incauta uniformes a pandilleros.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

Lo que sí es cierto es que la violencia y el caos han hecho que sea extremadamente difícil determinar quién está cometiendo este tipo de crímenes. En lo que va del año, en El Salvador han sido asesinadas 119 personas en 29 masacres, muchas más de las 16 reportadas durante 2014, según La Prensa Gráfica. En medio de la confusión que rodeó estos altercados, el anuncio reciente del presidente Sánchez Cerén sobre un plan para desplegar unidades militares élite resulta preocupante. De forma similar, la creciente militarización de la seguridad ciudadana en México ha sido vinculada a un incremento en la violación a los derechos humanos —un escenario que podría replicarse en El Salvador—.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn