Homicidio en Bogotá, vinculado a guerra narcoparamilitar por el Oriente de Colombia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El jefe de uno de los varios grupos narcoparamilitares que se disputan los lucrativos bienes raíces del narcotráfico en los Llanos Orientales de Colombia, ha sido asesinado en Bogotá, lo que podría ayudar a inclinar la balanza en este conflicto a favor de un grupo aliado a los Urabeños.

Armando Carvajal Morales, alias “Mello”, fue asesinado a tiros en un salón de belleza de lujo en el norte de Bogotá el 4 de octubre, y su asesino escapó en una moto que lo esperaba. El asesinato inicialmente recibió poca cobertura, y se había informado que Carvajal era un ganadero y que era víctima de una “venganza”, informó El Tiempo.

No obstante, la policía ha confirmado que él era considerado como el comandante de un grupo conocido como los Rudos, que actualmente está luchando por el control de la producción de cocaína y el territorio del tráfico en la región de los Llanos Orientales del país. Según la policía, Carvajal tenía 50 hombres bajo su control directo y lideró a los Rudos junto con su hermano Martín Carvajal, alias “Kike”, señaló El Tiempo.

Los Rudos son una de las varias facciones del Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista Colombiano (ERPAC) en los Llanos Orientales, otrora bajo su dominio, que se encuentra combatiendo por su control. Se cree que la región generar ganancias de hasta US$300 millones anuales en ventas de cocaína.

Análisis de InSight Crime

A través del uso de la violencia, la corrupción y las alianzas estratégicas, el ERPAC, encabezado por Pedro Oliveiro Guerreo, alias “Cuchillo”, se convirtió en el principal actor en el tráfico de drogas de los Llanos Orientales, luego de la desmovilización de los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

VEA TAMBIÉN: Perfil del ERPAC

Sin embargo, a raíz de la muerte de Cuchillo, José Eberto López, alias “Caracho” trató de dirigir el ERPAC, pero se vio maniatado por las luchas internas. Caracho se desmovilizó a mediados del año 2012, dejando un vacío de poder que varios líderes de las facciones han tratado de llenar. La batalla se complicó con el arresto del narcotraficante Daniel Barrera, alias “El Loco”, en septiembre de 2012, quien había trabajado estrechamente con el ERPAC. La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los Urabeños también han tratado de ganar terreno en la región mediante la construcción de alianzas con las diversas facciones mencionadas anteriormente.

Entre los que luchan por el control de la región, se encuentra uno de los excomandantes del ERPAC: Martin Farfán Díaz, alias “Pijarbey”, quien el año pasado fue liberado de la cárcel tras cumplir tres años de una condena de cuatro años por conspiración criminal. Según la investigación de campo de InSight Crime, Pijarbey pudo haber llegado a un acuerdo con los Urabeños, lo que lo posiciona en un buen lugar para tomar el control de la región, sobre todo ahora que uno de sus rivales ha sido eliminado.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn