Honduras duplicará la presencia de la Policía Militar en San Pedro Sula

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El jefe de la policía militar de Honduras ha esbozado planes para duplicar el número de agentes en las calles de San Pedro Sula, aunque el problema de cómo atacar las causas subyacentes de la criminalidad sigue sin abordarse.

En declaraciones a La Prensa, el Coronel Germán Alfaro declaró que la Policía Militar de Orden Público (PMOP), lanzada hace seis meses, ha sido un éxito, lo que sugiere que ésta ha contribuido a una importante reducción en crímenes como la extorsión y el robo en San Pedro Sula.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

En una declaración muy franca, Alfaro afirmó que algunos inversionistas en realidad favorecían la continua influencia de elementos criminales porque “les impide que vengan otros a competir y a desarrollar mejores perspectivas para el ciudadano“.

Según Alfaro, la PMOP se ha desplegado en cinco zonas clave de la ciudad, la cual fue declarada en enero la ciudad más violenta del mundo en tiempos de paz por una ONG mexicana, por tercer año consecutivo. Alfaro dijo que el número de agentes en la ciudad pasará de los actuales 1.000 a 2.000.

Análisis de InSight Crime

La PMOP es uno de los pilares de la política de seguridad de “mano dura” del recién inaugurado presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández y el incremento de las tropas hace parte de un plan que pondrá a 5.000 agentes en servicio en todo el país para finales de 2014.

Como congresista, Hernández fue el artífice de la PMOP, y usó su posesión en enero como presidente para enviarla a las calles de San Pedro Sula y a la capital Tegucigalpa, como parte de la “Operación Morazón”.

Mientras que las autoridades hondureñas recientemente han aclamado el éxito de mano dura en el desmantelamiento de las estructuras criminales y en la disminución de la violencia y el crimen en callejero, esas políticas han sido muy criticadas por su potencial para fortalecer las pandillas y grupos criminales. Ante la falta de programas sociales integrales para abordar las causas subyacentes de la criminalidad, también les falta ofrecer soluciones a largo plazo.

Aunque Hernández se comprometió a perseguir este tipo de políticas sociales durante su campaña presidencial, su administración al parecer se ha enfocado hasta ahora en poner los pies sobre la tierra y en llenar aún más las cárceles superpobladas del país; una política que, en el mejor de los casos, ofrece soluciones a corto plazo y en el peor de ellos, podría exacerbar la criminalidad en el futuro.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn