¿Impacto de la violencia en México se asemeja al de zonas de guerra?

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El impacto de la violencia relacionada con las drogas en México es similar al que experimentan las personas que viven en zonas de guerra, declaró el presidente de la Cruz Roja, en una controvertida comparación que no es nueva.

En una entrevista con El Universal el 21 de octubre, Peter Maurer afirmó que la violencia —ya sea perpetrada por la guerra o por los crímenes violentos— tiene las mismas consecuencias.

“El impacto que tiene la guerra en la desaparición, el desplazamiento de personas, la ruptura de las comunidades son los mismos problemas, tanto si la violencia está derivada de la guerra, es instigada o si es generada por un conflicto entre el estado y los carteles del crimen”, observó Maurer en entrevista con El Universal.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Maurer apuntó a una visita reciente al atribulado estado fronterizo de Tamaulipas en México el día siguiente de una intensa violencia. El impacto de la violencia podía observarse en los cierres de escuelas y las dificultades de los miembros de la comunidad  para acceder a servicios sociales básicos, señaló.

México y otros países acorralados por grupos criminales fuertemente armados están desplegando cada vez más fuerzas militares para ayudar a reforzar la seguridad en zonas devastadas por la violencia, comentó.

“No estoy diciendo que sea bueno, malo ni irreversible … pero si ocurre sin la necesaria instrucción, veremos más problemas”.

Análisis de InSight Crime

No es la primera vez que se compara a México con países en guerra. Año tras años se pone la violencia en México en la balanza con la de países asolados por la guerra, como Iraq, Afganistán y Siria. En 2016, se catalogó a México como el segundo país con mayor número de muertes violentas en el mundo, solo después de Siria, una afirmación que encontró vehementes reparos en representantes del gobierno mexicano.

Muchos expertos han recalcado que igualar la violencia por drogas en México con la de un conflicto armado o guerra civil es una “comparación desigual“. Eso bien puede ser verdad, pero Maurer acierta cuando habla de las consecuencias —y no de la naturaleza— de la violencia y el impacto que ejerce en la calidad de vida y el acceso a servicios básicos como salud, educación y justicia.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Desplazamiento

La violencia en México en la última década ha forzado el cierre de cientos de establecimientos escolares, y ha sacado a más y más personas de sus hogares. Casi una tercera parte de los municipios de México tienen menos habitantes que hace una década. La corrupción y la ineficiencia son los principales obstáculos para la justicia, y las víctimas de la violencia muchas veces se ven obligadas a vivir con las consecuencias, con poca o ninguna ayuda de las instituciones mexicanas. La escasa respuesta estatal ante la violencia no hace más que incrementar la desconfianza de los mexicanos en su sistema de justicia.

Las palabras de Maurer pueden ser también otro intento por poner los actuales índices de violencia en México en el marco de las violaciones a los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. En 2011, activistas mexicanos solicitaron a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigara al expresidente Felipe Calderón por presuntos crímenes de guerra durante la llamada “guerra contra las drogas” lanzada por este en 2006 poco después de asumir el cargo, pero el intento resultó infructuoso

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn