Índice de Corrupción revela resultados diversos en Latinoamérica

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los nuevos datos del índice de corrupción muestran que Venezuela y Haití son una vez más los países más corruptos del continente americano. Las deterioradas puntuaciones de Guatemala y Brasil llevan a preguntarse cuándo se podrán ver reflejados en los rankings los esfuerzos de lucha contra la corrupción en esos países.

El 27 de enero, Transparencia Internacional publicó su Índice de Percepción de Corrupción mundial, 2015 (IPC), que incluye datos que sugieren que Latinoamérica en general puede estar volviéndose menos corrupta. 17 países de la región mejoraron en el ranking con respecto a los resultados del índice de 2014; en efecto, sólo cuatro desmejoraron y dos se mantuvieron estables.

En particular, Brasil bajó siete puestos en el ranking y Guatemala bajó ocho. Ambos países enfrentaron graves casos de corrupción en 2015, de los cuales Transparencia Internacional, en el análisis de la corrupción en América que se presentó junto con la publicación del índice, mencionó específicamente el escándalo de La Línea en Guatemala y el de Petrobras en Brasil.

Colombia, República Dominicana, Honduras, Jamaica, Panamá y Paraguay tuvieron avances de dos dígitos en los rankings de este año con respecto a los del año pasado, mientras que Panamá y Paraguay subieron más de 20 posiciones cada uno.

Aunque Latinoamérica mostró mejoras en el ranking del IPC con respecto al año pasado, el panorama no es totalmente positivo. Dos de los diez países más corruptos del mundo (Venezuela y Haití) se encuentran en Latinoamérica, y 14 países de la región ocuparon posiciones por debajo de la línea media del IPC.

Transparencia International publica el IPC anualmente, después de reunir opiniones expertas de fuentes provenientes de los sectores privado y público. Los datos utilizados para generar los puntajes del más reciente índice fueron recogidos entre 2014 y 2015.

Análisis de InSight Crime

El persistente bajo desempeño de Haití y Venezuela en el índice no es sorpresivo. Haití todavía está intentando establecer normas sólidas de gobernabilidad y transparencia democráticas, después de seis años de enormes esfuerzos por recuperarse del terremoto de 2010 que devastó gran parte del país. En el año 2015, Venezuela protagonizó unas reñidas elecciones que quizá desviaron la atención que las autoridades les deben prestar a los asuntos de corrupción rampante, particularmente en las fuerzas de seguridad del país. El partido de oposición, que tiene predominio en el Congreso de Venezuela, se ha comprometido a combatir la corrupción, pero falta ver si esos esfuerzos serán realmente investigaciones imparciales o se quedarán en meros ataques partidistas.

Los mayores escándalos de corrupción en 2015 se presentaron en Brasil y Guatemala, y al parecer ambos países están pagando un precio muy alto por los escándalos en los rankings de este año. Si bien la revelación pública de los grandes escándalos de corrupción está claramente perjudicando a estos países en el corto plazo, como si hubieran destapado una herida, las olas de protestas populares y las consecuentes medidas de saneamiento de los elementos corruptos pueden llevar a ambos países a tener importantes avances contra la corrupción en el mediano plazo.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn